In­con­ve­nien­tes sal­va­bles

Trabajadores - - NACIONALES -

del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial pa­ra que la CTC y sus sin­di­ca­tos pue­dan ha­cer su la­bor de cap­ta­ción y agre­gó que no cuen­tan a me­nu­do con el per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo pre­pa­ra­do pa­ra la aten­ción del te­ma de for­ma di­fe­ren­cia­da.

Otros di­ri­gen­tes sin­di­ca­les apun­ta­ron que an­te una re­cla­ma­ción no hay se­gui­mien­to por una mis­ma per­so­na, o sea, que cam­bian con fre­cuen­cia los fun­cio­na­rios que atien­den al tra­ba­ja­dor. Eso crea in­cer­ti­dum­bre y hay que co­men­zar de nue­vo el pro­ce­so.

Ar­gu­men­tos a te­ner en cuen­ta

Los tra­ba­ja­do­res no es­ta­ta­les tie­nen sus pro­pios ar­gu­men­tos. El son­deo, rea­li­za­do en la ciu­dad de San­ta Cla­ra, dio co­mo re­sul­ta­do que no se sien­ten re­pre­sen­ta­dos y ex­pre­sa­ron di­fe­ren­tes opi­nio­nes. Unos apun­ta­ron que cuan­do van a tres reunio­nes y los plan­tea­mien­tos no se re­suel­ven, no les in­tere­sa ir a nin­gu­na otra. Al­gu­nos afir­ma­ron ha­ber vi­vi­do ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas en el fun­cio­na­mien­to de sus sec­cio­nes sin­di­ca­les en sus an­ti­guos cen­tros la­bo­ra­les del sec­tor es­ta­tal, por lo que pe­sa en ellos más el re­fle­jo de las con­di­cio­nes an­te­rio­res que las po­si­bi­li­da­des que les ofre­ce la sin­di­ca­li­za­ción. Otros no lo con­si­de­ran ne­ce­sa­rio.

Sig­ni­fi­ca­ti­vo es que la ma­yo­ría no co­no­ce las ga­ran­tías que el Có­di­go de Tra­ba­jo es­ta­ble­ce pa­ra es­te sec­tor: no sa­ben de las re­gu­la­cio­nes pa­ra ser con­tra­ta­dos, de las po­si­bi­li­da­des de va­ca­cio­nes, cer­ti­fi­ca­do mé­di­co, ma­ter­ni­dad re­tri­bui­da, etc., ni que des­de el sin­di­ca­to pue­den for­mu­lar re­cla­ma­cio­nes y via­bi­li­zar si­tua­cio­nes con los or­ga­nis­mos de re­la­ción.

Es des­ta­ca­ble que to­dos re­co­no­cen es­tar dis­pues­tos a de­fen­der el pro­yec­to so­cial cu­bano, que for­man par­te del mo­de­lo eco­nó­mi­co del país y que par­ti­ci­pan en el Pri­me­ro de Ma­yo, por­que lo con­si­de­ran una fe­cha de al­ta tra­di­ción pa­trió­ti­ca. Es­tos cri­te­rios de­mues­tran sen­ti­mien­tos pro­fun­dos de iden­ti­fi­ca­ción con la Re­vo­lu­ción. Por otro la­do de­mues­tran que no siem­pre la aten­ción di­rec­ta ha si­do efi­cien­te, que el tra­ba­jo de re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal es im­pres­cin­di­ble y que son las ma­las de­ci­sio­nes las que aten­tan con­tra el cuen­ta­pro­pis­mo, por­que la política es­tá bien di­se­ña­da.

Buenas ex­pe­rien­cias

No obs­tan­te lo an­te­rior, exis­ten buenas ex­pe­rien­cias. Una de ellas es la de Er­nes­to Gar­cía Ramos, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la sec­ción sin­di­cal de arren­da­do­res de vi­vien­das de San­ta Cla­ra, quien ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de nu­clear a más de 80 afi­lia­dos, in­ter­ac­tuar con los ór­ga­nos de re­la­ción, exi­gir de­man­das, ha­cer cum­plir el Có­di­go de Tra­ba­jo en es­te sec­tor y es­ta­ble­cer con­ve­nios con en­ti­da­des es­ta­ta­les, lo que lo ha con­ver­ti­do en lí­der de es­tos tra­ba­ja­do­res en Vi­lla Cla­ra.

Pue­de se­ña­lar­se tam­bién a los her­ma­nos Gu­tié­rrez, de Pla­ce­tas, co­no­ci­dos co­mo Los Be­bos, de­di­ca­dos al pro­ce­sa­mien­to del alu­mi­nio, quie­nes han apor­ta­do pie­zas pa­ra re­vi­ta­li­zar es­pa­cios ur­ba­nos, hos­pi­ta­les y apo­yar ta­reas de prio­ri­dad, y es­tán sin­di­ca­li­za­dos.

De igual ma­ne­ra los agru­pa­dos en la en­ti­dad co­no­ci­da co­mo la Casa Ma­ní Bor­mey.

Pa­ra es­tos tra­ba­ja­do­res no es­ta­ta­les es­tar or­ga­ni­za­dos en las sec­cio­nes sin­di­ca­les de ba­se ha si­do una opor­tu­ni­dad y un apren­di­za­je. Han en­con­tra­do en la la­bor sin­di­cal opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to pa­ra po­ten­ciar sus producciones o ser­vi­cios, pues les da la po­si­bi­li­dad de re­unir­se de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, va­lo­rar to­das las op­cio­nes de ven­tas y ana­li­zar in­clu­so el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

La CTC y sus sin­di­ca­tos opi­nan

Ju­lio Mo­ra­les Ve­rea, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC en Vi­lla Cla­ra, con­si­de­ra es­te un te­ma vi­tal, de cons­tan­te se­gui­mien­to. Di­jo ade­más que en esa pro­vin­cia es­tá sin­di­ca­li­za­do el 83,19 %, y que­dan por afi­liar­se al­re­de­dor de 4 mil tra­ba­ja­do­res, con­cen­tra­dos fun­da­men­tal­men­te en los sin­di­ca­tos de Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, Agro­pe­cua­rios, Fo­res­ta­les y Ta­ba­ca­le­ros, Co­mu­ni­ca­cio­nes, Cons­truc­cio­nes, In­dus­tria, Trans­por­te y Co­mer­cio y Gas­tro­no­mía, con ma­yor in­ci­den­cia en los mu­ni­ci­pios de Ca­ma­jua­ní, Pla­ce­tas y San­ta Cla­ra.

Ex­pre­só que es­ta fuente de afi­lia­ción cons­ti­tu­ye una prio­ri­dad. Aun­que el te­rri­to­rio cuen­ta con 632 sec­cio­nes sin­di­ca­les, 18 de­le­ga­dos sin­di­ca­les di­rec­tos y dos bu­rós sin­di­ca­les, lo im­por­tan­te es po­ten­ciar el fun­cio­na­mien­to, ca­pa­ci­tar­los de for­ma sis­te­má­ti­ca, pa­ra que pri­me el tra­ba­jo per­so­na a per­so­na y el con­trol de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.