Pa­sa­por­tes vs. je­rin­gas

Trabajadores - - DEPORTES - | Roberto M. Ló­pez de Vi­vi­go

El La­bo­ra­to­rio An­ti­do­ping de La Ha­ba­na cum­ple es­te 13 de fe­bre­ro 17 años. conversó con una de sus fun­da­do­ras, quien tam­bién se re­fi­rió al do­ping genético y al pa­sa­por­te bio­ló­gi­co

El La­bo­ra­to­rio An­ti­do­ping de La Ha­ba­na ce­le­bra­rá ma­ña­na su de­ci­mo­sép­ti­mo cum­plea­ños. La Uni­dad Cien­tí­fi­co-Téc­ni­ca y Edu­ca­ti­va nun­ca ha per­di­do su acre­di­ta­ción y es hoy uno de los seis cen­tros que lucha en el con­ti­nen­te con­tra el do­pa­je.

La li­cen­cia­da en Quí­mi­ca, ase­so­ra cien­tí­fi­ca y pro­fe­so­ra, Te­re­sa Co­rrea, ya es­ta­ba en el re­cin­to de ca­lle 100 y Al­da­bó cuan­do se inau­gu­ró en el 2001. Tam­bién en el 2003, año en que el francés Pa­trick Scha­masch, di­rec­tor del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal en aquel mo­men­to, re­co­no­ció in­ter­na­cio­nal­men­te al la­bo­ra­to­rio.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es rea­li­zar aná­li­sis fi­de­dig­nos y se­gu­ros pa­ra los atle­tas cu­ba­nos e in­ter­na­cio­na­les, tra­ba­jan­do siem­pre en la ve­ra­ci­dad de los re­sul­ta­dos. He­mos ma­du­ra­do mu­cho. Ejemplo de ello son la gran can­ti­dad de mues­tras que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad. Em­pe­za­mos con mil 500 y era di­fí­cil lle­gar a esa ci­fra, lue­go subimos al do­ble y en el 2017 al­can­za­mos casi las 5 mil”.

Sus ser­vi­cios se ex­tien­den a na­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, y al La­bo­ra­to­rio Cen­tral de Cri­mi­na­lís­ti­ca, el Cen­tro Na­cio­nal de To­xi­co­lo­gía y el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de La Ha­ba­na.

“Da­das las con­di­cio­nes y ex­ce­len­te prepa­ración de nues­tros es­pe­cia­lis­tas, te­ne­mos con­tra­tos vin­cu­la­dos al do­ping con Pe­rú, Bo­li­via, Chi­le, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co, Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca. En el ca­so de Cu­ba, he­mos co­la­bo­ra­do con me­di­ci­na le­gal, to­xi­co­lo­gía y cri­mi­na­lís­ti­ca. So­bre todo pa­ra de­tec­tar dro­gas o al­gu­na muerte que se sos­pe­che sea por in­to­xi­ca­ción”.

En­tre los más de 30 la­bo­ra­to­rios del or­be y cuan­do va­rios han per­di­do su acre­di­ta­ción en cier­to pe­río­do, el de La Ha­ba­na siem­pre ha es­ta­do ac­ti­vo, in­clu­so con tec­no­lo­gía in­fe­rior en gran me­di­da por el blo­queo es­ta­dou­ni­den­se.

“En Amé­ri­ca han per­di­do su li­cen­cia cen­tros de Bra­sil, Co­lom­bia y Mé­xi­co. Eso pue­de ocu­rrir si se fa­lla en una sus­tan­cia o con­cen­tra­ción, o se da un fal­so po­si­ti­vo. Si bien so­mos de los la­bo­ra­to­rios más mo­des­tos, aho­ra po­see­mos tres equi­pos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, pues las au­to­ri­da­des se han in­tere­sa­do en pro­veer­nos a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que tie­ne el país. Todo ello nos per­mi­te ana­li­zar mues­tras con gran es­pe­ci­fi­ci­dad. A cor­to pla­zo se com­pra­rán dos dis­po­si­ti­vos ul­tra­mo­der­nos”.

En com­pa­ra­ción con otras na­cio­nes de la re­gión, los ca­sos po­si­ti­vos de do­pa­je de atle­tas cu­ba­nos son me­no­res.

“No hu­bo mu­chos en el 2017. He­mos de­tec­ta­do po­si­ti­vos, por ejemplo con diu­ré­ti­cos, y siem­pre han si­do de de­por­tis­tas no éli­tes, aun­que pue­den es­tar en el equi­po na­cio­nal”. Las in­ter­ven­cio­nes ge­né­ti­cas pue­den ser en las cé­lu­las pa­ra mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra ge­né­ti­ca de se­res ya exis­ten­tes, y an­tes de que los in­di­vi­duos ha­yan na­ci­do. Hay de­fen­so­res y de­trac­to­res de es­tas prác­ti­cas. Los de­fen­so­res ase­ve­ran que po­dría ser­vir pa­ra su­pe­rar la na­tu­ral des­ven­ta­ja de cier­tos de­por­tis­tas, en es­pe­cial, de las mu­je­res res­pec­to de los hom­bres, por ejemplo.

“Es un fe­nó­meno fu­tu­ris­ta. To­da­vía no exis­te. No nos preo­cu­pa a no­so­tros co­mo la­bo­ra­to­rio. Hay mu­cha con­tro­ver­sia en el mun­do cien­tí­fi­co, una es­pe­cu­la­ción ma­yor de lo que real­men­te se ha­ce hoy.

“Se pro­du­cen sus­tan­cias es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra do­par. La hor­mo­na de cre­ci­mien­to y la in­su­li­na se con­si­de­ran co­mo do­pa­je, sin em­bar­go, el in­di­vi­duo tie­ne am­bas de for­ma na­tu­ral. Es muy di­fí­cil di­fe­ren­ciar en­tre la na­tu­ral y la sin­té­ti­ca”.

El di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Bio­fí­si­ca y Bio­quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Montpellier, Mi­chel Au­dran, di­jo que el do­pa­je es un ne­go­cio tan bueno co­mo la dro­ga.

“La gen­te se arriesga por ob­te­ner mi­llo­nes. El de­por­te en el mun­do ca­pi­ta­lis­ta es un te­rreno pro­pi­cio pa­ra acu­mu­lar ga­nan­cias, tan­to en los pro­pios re­sul­ta­dos co­mo en la pu­bli­ci­dad. El di­ne­ro en jue­go ha in­flui­do en que se in­cre­men­ten las sus­tan­cias do­pan­tes y a la vez es más com­pli­ca­da la de­tec­ción des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, se necesita for­mar es­pe­cia­lis­tas en ca­da cam­po”.

Es­pe­cia­lis­tas y téc­ni­cos en Far­ma­cia y Quí­mi­ca son la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res del cen­tro. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.