Dos Al­va­ra­do se re­pe­len

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

La ho­mo­fo­bia y el fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so to­da­vía pue­den ser re­di­tua­bles en la política la­ti­noa­me­ri­ca­na

Un can­di­da­to que has­ta di­ciem­bre úl­ti­mo no re­ba­sa­ba el 3 % de apo­yo en las en­cues­tas y el re­pre­sen­tan­te del par­ti­do que ac­tual­men­te go­bier­na Cos­ta Ri­ca con­ten­de­rán por la pre­si­den­cia de ese país cen­troa­me­ri­cano el pró­xi­mo 1.° de abril, lue­go de con­se­guir res­pec­ti­va­men­te al­re­de­dor del 24 y el 21 % de los vo­tos vá­li­dos en la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral.

Es­te re­sul­ta­do pa­re­ció sor­pren­der la pa­sa­da se­ma­na a va­rios me­dios de pren­sa ti­cos, en unos co­mi­cios don­de nin­guno de los 13 can­di­da­tos ob­tu­vo el 40 % de los vo­tos que la ley exige pa­ra pro­cla­mar ven­ce­dor, y con una abs­ten­ción su­pe­rior al 34 % en­tre más de 3 mi­llo­nes 300 mil ciu­da­da­nos con de­re­cho al su­fra­gio.

¿Qué su­ce­dió? Ana­lis­tas y re­pre­sen­tan­tes de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les coin­ci­den en que el de­to­nan­te del dra­má­ti­co gi­ro elec­to­ral fue una sen­ten­cia de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos del pa­sa­do 9 de enero, en la cual es­te ór­gano de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), an­te una con­sul­ta del pro­pio Go­bierno de Cos­ta Ri­ca, emi­tió un fa­llo que ins­ta a los paí­ses de la re­gión a “re­co­no­cer y ga­ran­ti­zar to­dos los de­re­chos que se de­ri­ven de un víncu­lo fa­mi­liar en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo”, in­clui­do el ma­tri­mo­nio, que has­ta di­ciem­bre pa­sa­do era le­gal en 25 es­ta­dos, de ellos cin­co la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Así, una cam­pa­ña elec­to­ral que has­ta ese mo­men­to de­ba­tía fun­da­men­tal­men­te pro­ble­mas co­mo el des­em­pleo, la co­rrup­ción y la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, dio un gi­ro ha­cia un en­co­na­do de­ba­te en­tre las pos­tu­ras más con­ser­va­do­ras en re­la­ción con la fa­mi­lia y las ten­den­cias con­tem­po­rá­neas más abier­tas e in­clu­si­vas que bus­can ga­ran­ti­zar y pro­te­ger los de­re­chos de to­das las per­so­nas.

De ese río re­vuel­to por los pre­jui­cios ho­mo­fó­bi­cos emer­gió la con­tro­ver­ti­da po­pu­la­ri­dad del can­di­da­to por el Par­ti­do Res­tau­ra­ción Na­cio­nal, Fa­bri­cio Al­va­ra­do Mu­ñoz, quien es pe­rio­dis­ta, can­tan­te evan­gé­li­co y has­ta es­ta elec­ción era el úni­co dipu­tado de esa fuer­za política de de­re­cha.

El po­lí­ti­co de 43 años apro­ve­chó una am­plia ba­se so­cial con fuer­tes sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos en una so­cie­dad don­de —se­gún es­ti­ma­dos que citan las agen­cias— el 76 % de los cos­ta­rri­cen­ses se iden­ti­fi­can co­mo ca­tó­li­cos y el 14 % co­mo evan­gé­li­cos.

En ese con­tex­to tan ad­ver­so, la sen­ten­cia de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na fa­vo­ra­ble a los de­re­chos de las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les pro­du­jo re­cha­zo en po­co más de dos ter­cios de la po­bla­ción, se­gún una en­cues­ta del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes en Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

Al­va­ra­do Mu­ñoz ca­pi­ta­li­zó ese sen­tir con un dis­cur­so na­cio­na­lis­ta que ca­li­fi­có la re­co­men­da­ción de los jue­ces in­ter­na­cio­na­les co­mo una in­tro­mi­sión en los asun­tos in­ter­nos del país y pro­me­tió des­co­no­cer­la si ga­na la pre­si­den­cia.

Co­mo reac­ción an­te la po­si­ción con­ser­va­do­ra tam­bién ob­tu­vo be­ne­fi­cios el joven can­di­da­to ofi­cia­lis­ta Car­los Al­va­ra­do Que­sa­da, igual­men­te pe­rio­dis­ta y ex­mi­nis­tro de Tra­ba­jo, por el Par­ti­do Ac­ción Ciu­da­da­na del ac­tual man­da­ta­rio Luis Gui­ller­mo So­lís.

Es­te otro Al­va­ra­do, de ape­nas 38 años, apo­yó los de­re­chos de las per­so­nas les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les y trans­gé­ne­ros, an­tes in­clu­so del pro­nun­cia­mien­to de la men­cio­na­da Cor­te, lo cual le re­por­tó en la úl­ti­ma eta­pa de la con­tien­da elec­to­ral un cre­ci­mien­to de sus par­ti­da­rios en las re­des so­cia­les, con es­pe­cial res­pal­do de los lla­ma­dos mi­llen­nials y cen­ten­nials, de­no­mi­na­ción que re­ci­ben las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes.

Es­te di­fe­ren­do, por una cues­tión que po­dría pa­re­cer po­co re­le­van­te pa­ra quie­nes no su­fren o com­pren­den los efec­tos de la dis­cri­mi­na­ción por orien­ta­ción se­xual e iden­ti­dad de gé­ne­ro, lle­gó a ex­tre­mos ta­les que has­ta An­drés Pas­tra­na, je­fe de la mi­sión de ob­ser­va­do­res de la OEA en los co­mi­cios, re­fi­rió su in­quie­tud por la ex­tre­ma po­la­ri­za­ción. El su­per­vi­sor co­lom­biano re­co­men­dó “que pa­ra la se­gun­da ron­da se bus­que una cam­pa­ña que in­te­gre los ejes pro­gra­má­ti­cos que preo­cu­pan a la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se”.

Más cla­ro, ni el agua: a re­sol­ver los ver­da­de­ros pro­ble­mas y que ca­da cual se ca­se con quien lo desee.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.