Su obra crea­do­ra en to­das par­tes

Trabajadores - - PORTADA - | Yu­leiky Obre­gón Ma­cías

El in­te­rés por crear ini­cia­ti­vas, que le per­mi­tan in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo y crear­se un es­pa­cio de re­co­no­ci­mien­to so­cial, fue­ron ra­zo­nes pa­ra que San­cti Spí­ri­tus ga­na­ra la se­de por las ac­ti­vi­da­des cen­tra­les por el 8 de Mar­zo. Las pri­me­ras mu­je­res in­se­mi­na­do­ras de Cu­ba, que ob­ten­drán su di­plo­ma ese día, lo ejem­pli­fi­can

La mu­jer cu­ba­na cons­tru­ye su pro­pia reali­dad. Cuan­do es­te 8 de Mar­zo las es­pi­ri­tua­nas Leidy Ma­rian Sal­va­dor, Tan­ya He­rre­ra, Ye­ris­leidy Cruz, Mis­laidy Pi­za­rro, Yo­lan­da Sie­rra, So­nia de la Paz y Lis­mely Por­tie­les re­ci­ban los cer­ti­fi­ca­dos acre­di­ta­ti­vos co­mo in­se­mi­na­do­ras de ga­na­do, y lue­go sal­gan a ejer­cer su la­bor co­mo las pri­me­ras del país en prac­ti­car el ofi­cio, ma­te­ria­li­za­rán un sue­ño.

“La ini­cia­ti­va es nues­tra. Fue una idea no­ve­do­sa que na­ció de una ne­ce­si­dad. Al­gu­nas éra­mos des­em­plea­das y otras vi­mos que rescatar la ge­né­ti­ca ga­na­de­ra era im­pres­cin­di­ble pa­ra ob­te­ner me­jo­res pro­duc­cio­nes en nues­tras pro­pias fin­cas. Al prin­ci­pio na­die cre­yó que fué­ra­mos ca­pa­ces por­que esa ta­rea siem­pre fue pa­ra va­ro­nes”, co­men­ta Tan­ya, cam­pe­si­na de 19 años aso­cia­da a la coope­ra­ti­va de cré­di­tos y ser­vi­cios (CCS) Bien­ve­ni­do Par­di­llo, de Gua­si­mal, al sur de la pro­vin­cia de San­cti Spí­ri­tus, a la cual to­das es­tán vin­cu­la­das, unas co­mo ve­te­ri­na­rias y otras co­mo so­cias.

Ha­ce más de un año, esas mu­cha­chas es­bo­za­ron ob­je­ti­vos y es­tra­te­gias que fue­ron apro­ba­das por la jun­ta di­rec­ti­va de la CCS. Así sur­gió el pro­yec­to Mu­je­res al res­ca­te de la efi­cien­cia ga­na­de­ra, una ini­cia­ti­va lo­cal, con los pro­pó­si­tos de me­jo­rar la ge­né­ti­ca del ga­na­do va­cuno de esa zo­na emi­nen­te­men­te ga­na­de­ra y de su­mar otro pun­to a la equi­dad de gé­ne­ro.

“Tu­vi­mos que ca­pa­ci­tar­nos, pa­sa­mos la es­cue­la de ga­na­de­ría, don­de ex­ce­len­tes pro­fe­so­res nos ins­tru­ye­ron en la teo­ría y en la prác­ti­ca du­ran­te unos 15 me­ses. Prac­ti­ca­mos con ani­ma­les de desecho, y apren­di­mos que el sis­te­ma re­pro­duc­tor de la va­ca es de lu­jo. Si te equi­vo­cas en el más mí­ni­mo de­ta­lle na­da fun­cio­na. Tie­nes que ser muy exac­ta por­que es­tás tra­ba­jan­do con se­res vi­vos y cual­quier des­cui­do pue­de da­ñar el sis­te­ma re­pro­duc­tor del ani­mal o ha­cer fra­ca­sar la fe­cun­da­ción”, ilus­tra Tan­ya.

“To­do co­bró ma­yor fuer­za al en­con­trar el apo­yo del pro­yec­to Agro­ca­de­nas, aus­pi­cia­do por la Unión Eu­ro­pea, el cual tri­bu­tó ex­pe­rien­cia y re­cur­sos ma­te­ria­les del pri­mer mun­do co­mo un ma­le­tín con to­do el ins­tru­men­tal ne­ce­sa­rio, equi­pos de gi­ne­co­obs­te­tri­cia y lle­ga­rá otro pa­ra rea­li­zar ul­tra­so­ni­dos. Ade­más de bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas, ca­ba­llos, mon­tu­ras y ma­te­rial de ofi­ci­na pa­ra la me­jor or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo”, ar­gu­men­ta Ley­di Ma­rian, ve­te­ri­na­ria de la CCS.

Se­gún ex­pli­ca Tan­ya, muy pron­to unos 245 ga­na­de­ros ra­di­ca­dos en pa­ra­jes co­mo Me­lo­nes, Ya­guá, Pas­ca­sio, Van­guar­dia, Ma­yá­bu­na o El Ja­gual po­drán op­tar por el uso de la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial co­mo una al­ter­na­ti­va al mé­to­do tra­di­cio­nal. “Se avi­zo­ra mu­cho tra­ba­jo. Te­ne­mos con­ta­bi­li­za­das mil 475 va­cas y unas 700 no­vi­llas con po­si­bi­li­da­des de in­se­mi­nar. Vi­si­ta­mos a los cam­pe­si­nos pa­ra con­ven­cer­los de los be­ne­fi­cios que pue­den ob­te­ner con nues­tra ayu­da. Pe­ro al­gu­nos no nos aceptan, pues pre­fie­ren la vía na­tu­ral de­pen­dien­do del to­ro. Ade­más, cho­ca­mos con los ma­chis­tas que no con­ci­ben a una mu­jer en es­te ofi­cio. Pe­ro no nos ren­di­mos. De­ci­mos hoy no, pe­ro re­gre­sa­mos al día si­guien­te”, en­fa­ti­za.

Con ese cri­te­rio con­cuer­da el equi­po. Cuen­tan que al ini­cio hu­bo bur­las, des­con­fian­za, de­sin­te­rés, pre­jui­cios, “pe­ro lle­var nues­tro en­tre­na­mien­to, a la par de la ca­pa­ci­ta­ción de los cam­pe­si­nos, ha he­cho cam­biar esa pers­pec­ti­va. La in­se­mi­na­ción po­si­bi­li­ta de­fi­nir re­sul­ta­dos, si quie­res un ga­na­do de car­ne, de le­che o com­bi­na­do, y en ese sen­ti­do se han mo­ti­va­do los ga­na­de­ros. To­da­vía no po­de­mos can­tar vic­to­ria, pe­ro cuan­do ellos vean nues­tro tra­ba­jo y la efi­cien­cia que va­mos a te­ner pien­so que se unan”, apun­ta con­ven­ci­da Leidy Ma­rian.

El gru­po de in­se­mi­na­do­ras es­tá in­te­gra­do por jó­ve­nes, pe­ro tam­bién por fé­mi­nas con más de 60 años de queha­cer co­mo ve­te­ri­na­rias in­te­gra­les. Esas son So­nia y Yo­lan­da. “Ellas han si­do nues­tras ma­dres, co­mo te­nían un co­no­ci­mien­to pre­vio nos han ayu­da­do mu­cho. Esa co­mu­nión en­tre ex­pe­rien­cia y el atre­vi­mien­to ca­rac­te­rís­ti­co de la ju­ven­tud nos ha for­ta­le­ci­do pa­ra en­fren­tar los obs­tácu­los. Si que­ría­mos sa­lir ade­lan­te te­nía­mos que ser fuer­tes y uni­das co­mo he­mos si­do has­ta el mo­men­to”, agre­gó Tan­ya.

La jo­ven Tan­ya

He­rre­ra ase­gu­ra que to­das es­tán muy bien pre­pa­ra­das y lis­tas pa­ra in­se­mi­nar, les gus­ta el ofi­cio y el tra­to con el ga­na­do.

| fo­to: Cor­te­sía de la CCS Bien­ve­ni­do Par­di­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.