Voz de Cu­ba fren­te a la im­po­si­ción yan­qui

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

En una car­ta con fe­cha del 12 de abril de 1901, pa­ra T. Roo­se­velt, el go­ber­na­dor mi­li­tar Leonardo Wood, im­pues­to tras la ocupación mi­li­tar de Es­ta­dos Uni­dos a la Ma­yor de las An­ti­llas, ex­pre­sa­ba: “Hay unos ocho, de los trein­ta y un miem­bros de la Con­ven­ción, que es­tán en con­tra de la En­mien­da. Son los de­ge­ne­ra­dos de la Con­ven­ción, di­ri­gi­dos por un ne­gri­to de nom­bre Juan Gual­ber­to Gó­mez, hom­bre de he­dion­da repu­tación así en lo mo­ral co­mo en lo po­lí­ti­co”.

Wood sustituyó pos­te­rior­men­te la pa­la­bra de­ge­ne­ra­dos por agi­ta­do­res, pe­ro man­tu­vo sus ofen­sas a un hom­bre digno e in­ta­cha­ble, en­tre­ga­do por en­te­ro a la cau­sa de la in­de­pen­den­cia.

Se­me­jan­te odio del re­pre­sen­tan­te del im­pe­rio no re­fle­ja­ba otra co­sa que su ra­bia an­te la po­si­ción vertical de un pa­trio­ta que se opu­so re­suel­ta­men­te al ver­gon­zo­so apén­di­ce cons­ti­tu­cio­nal con el cual Was­hing­ton qui­so ase­gu­rar su do­mi­nio en la an­ti­gua po­se­sión es­pa­ño­la.

Juan Gual­ber­to ha­bría po­di­do res­pon­der a ese gro­se­ro ataque con las mis­mas palabras que uti­li­zó pa­ra con­tes­tar el que le hi­cie­ron al­gu­nos au­to­no­mis­tas en 1887: “Soy, so­bre to­do, y an­tes que otra co­sa, un cu­bano que nun­ca ha de­ja­do de ser­lo, y que no ha soñado con ser otra co­sa, y que se cree por to­do es­to con el per­fec­to derecho de emi­tir sus opi­nio­nes so­bre las co­sas y los hom­bres que quie­ren in­fluir en el des­tino de Cu­ba”.

Y no so­lo de­fen­dió des­de su ju­ven­tud con la pa­la­bra y su plu­ma de sa­gaz pe­rio­dis­ta el ideal de una pa­tria li­bre, sino con la ac­ción, que lo lle­vó a con­ver­tir­se en el re­pre­sen­tan­te per­so­nal de Jo­sé Mar­tí en Cu­ba du­ran­te la pre­pa­ra­ción y es­ta­lli­do de la con­tien­da li­ber­ta­do­ra de 1895, y que por sus ideas su­frió per­se­cu­cio­nes, pri­sio­nes y des­tie­rros, sin que nun­ca la ad­ver­si­dad lo apar­ta­ra de la fe en la vic­to­ria que le in­fun­die­ra el Após­tol, su ami­go que­ri­dí­si­mo.

Tal repu­tación de Juan Gual­ber­to se en­gran­de­ció una vez ter­mi­na­da la gue­rra, al eri­gir­se co­mo miem­bro de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te, con­vo­ca­da pa­ra re­dac­tar y adop­tar la Ley Su­pre­ma de la fu­tu­ra Re­pú­bli­ca de Cu­ba, en pa­la­dín de otra ba­ta­lla por la in­de­pen­den­cia: la que li­bró con­tra el in­ten­to de me­dia­ti­zar nues­tra so­be­ra­nía con la En­mien­da Platt.

En una no­ta di­ri­gi­da a mís­ter Atkins, un es­ta­dou­ni­den­se ane­xio­nis­ta con pro­pie­da­des en Cu­ba y con­fi­den­te del pre­si­den­te de su país, el propio se­na­dor Platt le con­fe­só que la en­mien­da, cu­yo ver­da­de­ro au­tor era el se­cre­ta­rio de la gue­rra, Elihu Root, y él so­lo ha­bía pues­to la fir­ma, cons­ti­tuía un sus­ti­tu­to de la ane­xión. Por una par­te, por­que exis­tía la Re­so­lu­ción Con­jun­ta me­dian­te la cual Es­ta­dos Uni­dos de­cla­ra­ba el derecho de Cu­ba a ser li­bre e in­de­pen­dien­te, por lo tan­to se re­que­ría una mo­da­li­dad di­fe­ren­te de so­me­ti­mien­to; y por otra, por el fuerte re­cha­zo que los cu­ba­nos ha­bían de­mos­tra­do de ma­ne­ra inequí­vo­ca a la idea ane­xio­nis­ta.

Por lo tan­to Juan Gual­ber­to, en el seno de la Cons­ti­tu­yen­te, en­car­nó el sen­ti­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de su pue­blo y lo de­fen­dió con va­len­tía y vehe­men­cia.

Mues­tra su­pre­ma de ello fue su po­nen­cia del 26 de mar­zo de 1901, co­mo miem­bro de la co­mi­sión de­sig­na­da pa­ra pro­po­ner la res­pues­ta a la co­mu­ni­ca­ción del go­ber­na­dor mi­li­tar de Cu­ba en la que es­te tras­la­da­ba a los miem­bros de la Asam­blea, “pa­ra su con­si­de­ra­ción y ac­ción”, una en­mien­da a la Ley de pre­su­pues­to del Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos, adop­ta­da por el Con­gre­so de aquel país y san­cio­na­da ya por su po­der eje­cu­ti­vo.

En el tex­to Juan Gual­ber­to de­nun­ció abier­ta­men­te el pro­pó­si­to de la en­mien­da, al de­cir que “tien­de, por los tér­mi­nos de sus cláu­su­las prin­ci­pa­les a co­lo­car a la Is­la de Cu­ba ba­jo la ju­ris­dic­ción, do­mi­nio y so­be­ra­nía de Es­ta­dos Uni­dos (…) pues­to que an­tes de crear­se aquí un Go­bierno cu­bano, la en­mien­da exi­ge que se es­ta­blez­ca en la Cons­ti­tu­ción de que ha­ya de na­cer di­cho go­bierno, o en una or­de­nan­za a ella agre­ga­da, pa­ra ser des­pués in­ser­ta­dos en un tra­ta­do per­ma­nen­te, el or­den de re­la­cio­nes en que Cu­ba ha de que­dar res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos”.

Y va­lo­ra­ba que ese or­den de re­la­cio­nes “que de­fi­ne la si­tua­ción de Cu­ba, co­mo la de un pue­blo va­sa­llo, el propio Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos, que so­lo pue­de le­gis­lar pa­ra el te­rri­to­rio de la Unión, se sir­ve dic­ta­mi­nar­lo en sus lí­neas ge­ne­ra­les y de un mo­do sus­tan­cial”.

Asi­mis­mo agre­ga­ba que pa­ra que no que­da­ran du­das de la na­ción nor­te­ña con­si­de­ra­ba su derecho a se­guir per­ma­nen­te­men­te ejer­cien­do ac­tos de do­mi­nio, ju­ris­dic­ción y so­be­ra­nía en nues­tro país, lle­va­ba “su fir­me­za de pro­pó­si­to y su au­to­ri­dad al ex­tre­mo de dar­nos a es­co­ger en­tre la acep­ta­ción li­sa y lla­na de la so­be­ra­nía de Es­ta­dos Uni­dos o la con­ti­nua­ción de su in­ter­ven­ción mi­li­tar”.

Una por una ana­li­zó Juan Gual­ber­to en su po­nen­cia las cláu­su­las de la en­mien­da, y re­cha­zó enér­gi­ca­men­te las que es­ta­ble­cían el derecho de in­ter­ven­ción en nues­tro país, la ex­clu­sión de la Is­la de Pi­nos de los lí­mi­tes na­cio­na­les, y la ven­ta de te­rri­to­rios pa­ra carboneras y es­ta­cio­nes na­va­les. Tam­bién re­cal­có que con­sig­nar ta­les dis­po­si­cio­nes en un tra­ta­do per­ma­nen­te “se­ría sub­yu­gar­nos pa­ra siem­pre”.

No pu­do evi­tar Juan Gual­ber­to que se im­pu­sie­ra a Cu­ba la hu­mi­llan­te en­mien­da, mas en es­ta ba­ta­lla co­mo en las que li­bra­ría en lo ade­lan­te no des­ma­ya­ría en el pro­pó­si­to plas­ma­do en la úl­ti­ma car­ta que le es­cri­bió Mar­tí: “Con­quis­ta­re­mos to­da la jus­ti­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.