¿Qué ocu­rre con sus ta­lle­res?

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

Sin lle­gar a los pro­ble­mas de­nun­cia­dos en es­ta pá­gi­na en di­ciem­bre úl­ti­mo res­pec­to al fun­cio­na­mien­to de los ta­lle­res pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Ba­ra­coa, to­do pa­re­ce in­di­car que los de Ma­tan­zas atra­vie­san por si­tua­cio­nes na­da agra­da­bles, se­gún es­cri­be Ra­món A. Tiherss Pé­rez, pre­si­den­te de la fi­lial de la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Cie­go (An­ci) en esa pro­vin­cia.

Pe­ro su tex­to tras­pa­sa las fron­te­ras de la or­ga­ni­za­ción y se ex­pre­sa en nom­bre de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad del te­rri­to­rio, a quie­nes tal pa­re­ce se les han ido ce­rran­do las puer­tas, no obs­tan­te “la ne­ce­si­dad de em­pleo pa­ra esas per­so­nas es cre­cien­te y re­sul­ta plan­tea­mien­to per­ma­nen­te de los afi­lia­dos a la An­ci y las Aso­cia­cio­nes Na­cio­na­les de Sor­dos e Hi­poa­cú­si­cos y de Li­mi­ta­dos Fí­si­co-Mo­to­res”.

Con­si­de­ra que se vio­la la Re­so­lu­ción no. 4/1996 del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, que apro­bó la crea­ción del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra la Aten­ción a las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (Co­na­ped), y no son te­ni­dos en cuenta pa­ra par­ti­ci­par en los lo­gros pro­duc­ti­vos del Gru­po Em­pre­sa­rial Gar­dis, al cual per­te­ne­cen los ci­ta­dos cen­tros fa­bri­les, que su­man 15 en la pro­vin­cia.

Re­cuer­da que se crea­ron por la en­ton­ces Em­pre­sa de In­dus­trias Lo­ca­les, a fin de pre­pa­rar y adies­trar a di­chas per­so­nas con vistas a su in­ser­ción al em­pleo or­di­na­rio. Pe­ro su ca­rác­ter tran­si­to­rio de­jó de ser­lo y cuen­tan con 137 tra­ba­ja­do­res fi­jos con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

El re­cla­mo ra­di­ca en que en la me­di­da en que se han ido re­ti­ran­do, no se per­mi­te la en­tra­da de otros afi­lia­dos de las men­cio­na­das aso­cia­cio­nes, y “en más de un mu­ni­ci­pio se ha­bla de pla­zas con­ge­la­das, ar­gu­men­tán­do­se la inexis­ten­cia de ma­te­rias pri­mas”, aun­que es­to pu­die­ra atri­buir­se en al­gu­nos ca­sos a la fal­ta de ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va, pre­ci­sa Tiherss Pé­rez.

Ejem­pli­fi­ca que en Jo­ve­lla­nos, mu­ni­ci­pio don­de vi­ve, el ta­ller es de con­fec­cio­nes tex­ti­les, lo cual da muy po­cas po­si­bi­li­da­des a quie­nes pre­sen­tan dis­ca­pa­ci­dad se­ve­ra, mo­ti­vo es­te de reite­ra­das que­jas y pe­ti­cio­nes de en­cuen­tros con las ins­tan­cias de­ci­so­ras, sin res­pues­ta has­ta el mo­men­to.

Allí he­mos cons­ta­ta­do —plan­tea— que pro­du­cen ho­jas de pa­pel blan­co, que el mer­ca­do in­dus­trial no com­pra, pe­ro tam­po­co las tie­ne a la ven­ta, y los va­sos có­ni­cos de pa­pel la Em­pre­sa de Co­mer­cio los ad­quie­re en otra pro­vin­cia con igual o peor ca­li­dad.

Es evi­den­te que ha­cen fal­ta el diá­lo­go y la in­for­ma­ción, por­que la ne­ce­si­dad de la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca no pue­de es­tar re­ñi­da con el pre­cep­to de nues­tra Re­vo­lu­ción de no de­jar a na­die des­am­pa­ra­do. | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.