Ga­na Pu­tin elec­cio­nes en Ru­sia

Trabajadores - - PORTADA -

Es­ta­mos des­ti­na­dos al éxi­to, ase­gu­ró Vla­di­mir Pu­tin lue­go del cie­rre de los co­le­gios elec­to­ra­les que par­ti­ci­pa­ron en las pre­si­den­cia­les de la Fe­de­ra­ción Ru­sa es­te do­min­go. Re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res lo anun­cia­ron co­mo el gran triun­fa­dor, he­cho que lo co­lo­ca­rá a la ca­be­za del país más ex­ten­so del mun­do has­ta el 2024.

No hu­bo sor­pre­sa. Nin­guno de los sie­te con­ten­dien­tes —Ser­guéi Ba­bu­rin (Unión Po­pu­lar de Ru­sia), Pá­vel Gru­di­nin (Par­ti­do Co­mu­nis­ta), Kse­nia Sob­chak (Ini­cia­ti­va Ciu­da­da­na), Ma­xim Su­rai­kin (Co­mu­nis­tas de Ru­sia), Bo­rís Ti­tov (Par­ti­do del Cre­ci­mien­to), Gri­go­ri Ya­vlins­ki (Yá­blo­ko) y Vla­dí­mir Zhi­ri­novs­ki (Par­ti­do Li­be­ral De­mó­cra­ta)— se le acer­ca en po­pu­la­ri­dad.

A pe­sar de la cri­sis eco­nó­mi­ca que vi­ve el gi­gan­te eu­ro­asiá­ti­co des­de el 2012, mu­chos de los par­ti­da­rios de Pu­tin, quien se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to in­de­pen­dien­te, le re­co­no­cen ha­ber de­vuel­to al país la ca­pa­ci­dad de in­fluir en la po­lí­ti­ca mun­dial, más aho­ra cuan­do se vi­ven tiem­pos de cam­bios de fron­te­ras y re­in­ter­pre­ta­cio­nes de las re­glas que re­gu­lan la po­lí­ti­ca y el de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

“Los ru­sos se sien­ten po­si­ti­vos, de­cía un ar­tícu­lo re­cien­te pu­bli­ca­do en Re­be­lión. Las úl­ti­mas en­cues­tas in­di­can que el 63 % de la po­bla­ción ve el fu­tu­ro con op­ti­mis­mo, el por­cen­ta­je más al­to de los seis úl­ti­mos años. El nú­me­ro de los que se sien­ten op­ti­mis­tas so­bre la economía ha pa­sa­do del 11 % al 31 % en so­lo un año”.

Pe­ro el vo­to ten­dría­mos que en­ten­der­lo tam­bién co­mo un es­pal­da­ra­zo al ca­mino em­pren­di­do por Pu­tin en aras de re­cu­pe­rar el li­de­raz­go mi­li­tar que otro­ra tu­vo la URSS.

Ha­ce ape­nas unos días el lí­der de 65 años anun­ció an­te el Par­la­men­to de su país un nue­vo ti­po de ar­ma­men­to nu­clear su­per­só­ni­co que por aho­ra po­seen en ex­clu­si­va, lo cual so­nó a dis­pa­ro de arran­ca­da a la era de la ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta, cos­to­sa apues­ta que vi­vió el mun­do en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX.

“Ru­sia ha desa­rro­lla­do y si­gue per­fec­cio­nan­do dis­po­si­ti­vos de su­pera­ción de de­fen­sa an­ti­mi­si­les, mo­des­tos en su pre­cio pe­ro al­ta­men­te efi­ca­ces, con los que equi­pa­mos to­dos nues­tros sis­te­mas de mi­si­les ba­lís­ti­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les. Es­ta cla­se de ar­ma­men­to no la tie­ne na­die en el mun­do”, pre­ci­só.

No obs­tan­te, re­cal­có que tal po­de­río mi­li­tar no ame­na­za a na­die, pues exis­te úni­ca­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar su so­be­ra­nía, y so­lo se­ría em­plea­do si su país o cual­quie­ra de sus alia­dos son agre­di­dos.

Es de es­pe­rar aho­ra que se re­fuer­ce la reac­ción de los blo­ques agre­so­res, in­clui­da la Otan y Es­ta­dos Uni­dos, su con­trin­can­te de siem­pre, con la di­fe­ren­cia de que el pue­blo ru­so ha ha­bla­do. Ya no se tra­ta de ame­na­zar a un oso so­li­ta­rio. | Yi­mel Díaz Mal­mier­ca

| fo­to: Sput­nik

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.