Ma­ña­na se­rá tar­de

Trabajadores - - NACIONALES - | Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

Ca­si re­sul­ta ex­tra­ño pa­ra los cu­ba­nos po­ner la ra­dio o la te­le­vi­sión al des­per­tar y no es­cu­char la in­faus­ta no­ti­cia de un ac­ci­den­te de tránsito, con ci­fras de muer­tos y le­sio­na­dos que des­ga­rran el al­ma y la­ce­ran los sen­ti­mien­tos.

Uno de los más re­cien­tes, el ocu­rri­do en el ki­ló­me­tro 268 de la Au­to­pis­ta Na­cio­nal, en el que fa­lle­cie­ron seis per­so­nas y en­tre ellas una ni­ña, me in­du­jo a es­cri­bir nue­va­men­te so­bre el te­ma.

Pe­ro mien­tras me­di­ta­ba en un asun­to tan sen­si­ble y en los as­pec­tos a abor­dar, su­ce­dió otro en San­tia­go de Cu­ba, al sa­lir­se de la vía un ca­mión que for­ma­ba par­te del en­tra­ma­do lo­gís­ti­co del gi­ro ci­clís­ti­co de Ba­ra­coa a La Ha­ba­na. Sen­ci­lla­men­te, es uno de­trás de otro.

No cuen­to con las ci­fras que re­fle­jan de mo­do cuan­ti­ta­ti­vo el com­por­ta­mien­to de la ac­ci­den­ta­li­dad vial en Cu­ba el pa­sa­do año. Con so­lo ima­gi­nar­las bas­ta. Pa­ra quie­nes las ana­li­zan con asi­dui­dad de­ben ser alar­man­tes, y mo­ti­var a re­fle­xio­nes, que si has­ta el mo­men­to po­co o na­da han re­suel­to, sí de­ben con­du­cir a me­di­das más ade­cua­das y enér­gi­cas pa­ra que las vías en el ar­chi­pié­la­go no si­gan sien­do ver­da­de­ras jun­glas en las que tran­si­tar de­vie­ne re­to con al­to pe­li­gro pa­ra la vi­da.

Va­ya­mos por par­tes.

An­te to­do, re­sul­ta evi­den­te una im­pu­ni­dad des­me­di­da de los con­duc­to­res de to­do ti­po de vehícu­lo (in­clu­yo a los de trac­ción ani­mal). Mu­chos —y es fá­cil apre­ciar­lo— se sien­ten due­ños de las ca­lles, ave­ni­das y ca­rre­te­ras, no se de­tie­nen en los pa­res y zo­nas con se­má­fo­ros y cir­cu­lan a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad o con­tra el trá­fi­co y, por lo ge­ne­ral, en ese mo­men­to no hay una au­to­ri­dad, léa­se pa­tru­lle­ro, que los de­tec­te y mul­te con se­ve­ri­dad, so­bre to­do en el ho­ra­rio noc­turno.

Pá­rra­fo apar­te me­re­ce la in­ges­tión de be­bi­das al­cohó­li­cas mien­tras se con­du­ce o se va a con­du­cir. Las me­di­das es­ta­ble­ci­das pa­ra con­tra­rres­tar esa ac­ti­tud irres­pon­sa­ble no son aún su­fi­cien­tes pa­ra fre­nar­la o al me­nos dis­mi­nuir­la de mo­do no­ta­ble. Se re­quie­ren dis­po­si­cio­nes aún más es­tric­tas y ma­yor can­ti­dad de con­tro­les de al­coho­le­mia en las vías, prin­ci­pal­men­te en los días festivos y el ve­rano o du­ran­te las fies­tas po­pu­la­res y car­na­va­les­cas.

¿Y qué de­cir de las ca­rre­te­ras? Lo que se ex­pre­se se­rá siem­pre po­co. La in­men­sa ma­yo­ría de es­tas se ven des­trui­das. La prin­ci­pal, la Au­to­pis­ta Na­cio­nal, que une a va­rias pro­vin­cias del país tie­ne ba­de­nes y ba­ches que ya son ver­da­de­ros crá­te­res, en los que mu­chos han caí­do, per­di­do el con­trol del vehícu­lo o en el me­jor de los ca­sos tu­vie­ron afec­ta­cio­nes se­rias en las go­mas y llan­tas y el sis­te­ma de di­rec­ción.

Cier­to es, co­mo afir­mó un co­le­ga en un comentario pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te so­bre ese asun­to, re­pa­rar, que tan­to las ne­ce­si­tan, la vía prin­ci­pal del país y las ca­rre­te­ras de­no­mi­na­das “de in­te­rés na­cio­nal”, o sea, las más usa­das y que co­mu­ni­can ciu­da­des y lo­ca­li­da­des im­por­tan­tes, le cos­ta­ría al país mi­llo­nes de pe­sos y mi­les de to­ne­la­das de mez­cla as­fál­ti­ca. Tam­bién es ver­dad que el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma es­tre­me­ció el ar­ca fi­nan­cie­ra de la na­ción y que per­sis­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, pe­ro al­go hay que ha­cer pa­ra al me­nos, “co­ger” los ba­ches o se­ña­li­zar­los de ma­ne­ra tal que los con­duc­to­res se per­ca­ten a tiem­po y no cai­gan es­tre­pi­to­sa­men­te en es­tos.

Otro pro­ble­ma que per­sis­te por años sin una ac­ción con­se­cuen­te y per­ma­nen­te es el de los ani­ma­les suel­tos en las vías. ¿Has­ta cuán­do?, hay que pre­gun­tar­se. So­lo se eje­cu­tan ac­cio­nes es­po­rá­di­cas. Po­cos días des­pués to­do se ol­vi­da y apa­re­ce de nue­vo el pe­li­gro en las ca­rre­te­ras. ¿Quién de­be ocu­par­se de eso: los di­rec­ti­vos de las uni­da­des ga­na­de­ras, los cam­pe­si­nos, la Po­li­cía…? Pien­so que to­dos, de ma­ne­ra uni­da, sin cul­par­se unos a los otros o qui­tar­se res­pon­sa­bi­li­da­des con jus­ti­fi­ca­cio­nes es­té­ri­les. Eso sí, la preo­cu­pa­ción tie­ne que ser cons­tan­te, de día y de no­che, los fi­nes de se­ma­na y las jor­na­das fe­ria­das, sin ex­cep­ción. Aver­güen­za, sin­ce­ra­men­te, con­vi­vir aún con esa si­tua­ción.

A quie­nes les co­rres­pon­da de­ben ana­li­zar con pro­fun­di­dad lo que ocu­rre con la ac­ci­den­ta­li­dad vial en el país y to­mar car­tas más se­rias en el asun­to, con ener­gía y de­ci­sio­nes que se ha­gan sen­tir en ma­yor me­di­da. Si la so­lu­ción es­tá en re­cru­de­cer las pe­na­li­za­cio­nes por vio­lar lo es­ta­ble­ci­do, ha­brá que re­eva­luar la ley. Lo que no pue­de per­sis­tir es lo que pa­sa hoy. Y des­te­rre­mos la ar­gu­men­ta­ción de que “en to­dos los lu­ga­res del mun­do su­ce­den in­ci­den­tes en la vía”. Esa es una afir­ma­ción fa­ci­lis­ta. Las ca­rre­te­ras de Cu­ba son nues­tras y los que más mue­ren y se le­sio­nan son nues­tros con­ciu­da­da­nos. Ac­tue­mos aho­ra o ma­ña­na se­gui­rá sien­do demasiado tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.