El tru­co, en ta­bli­lla

Trabajadores - - NACIONALES - | Ga­bino Man­gue­la Díaz

Al­gu­nos —no po­cos— po­drían til­dar­me de in­ge­nuo, pe­ro no lle­go a com­pren­der las ra­zo­nes de la ca­si to­tal im­pu­ni­dad con que per­vi­ven he­chos su­ma­men­te cues­tio­na­bles en muy di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, por ejem­plo, en el co­mer­cio agro­pe­cua­rio mi­no­ris­ta.

In­ne­ga­bles grie­tas eco­nó­mi­cas in­ci­den de ma­ne­ra di­rec­ta en la ca­li­dad y trans­pa­ren­cia de ese ti­po de ac­ti­vi­dad co­mer­cial, pe­ro nun­ca po­dría asu­mir co­mo un he­cho sin so­lu­ción —aun­que sí pa­re­ce­ría ser­lo pa­ra mu­chos— la pro­li­fe­ra­ción de uni­da­des de ven­ta al pre­cio que li­te­ral­men­te les da la ga­na a quie­nes allí la­bo­ran, llá­men­se ad­mi­nis­tra­ti­vos o in­clu­so sim­ples tra­ba­ja­do­res, in­de­pen­dien­te­men­te de aque­llos que de­ben ve­lar pa­ra que eso no ocu­rra.

En la ma­yo­ría de las co­mer­cia­li­za­do­ras de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios se le ro­ba al clien­te. Pe­ro el de­ta­lle que quie­ro re­sal­tar hoy son los lu­ga­res don­de el ro­bo se pu­bli­ci­ta en las ya men­cio­na­das ta­bli­llas o pi­za­rras. ¡El col­mo de la des­fa­cha­tez!

No me re­fie­ro al ca­rre­ti­lle­ro, ni a los cen­tros don­de im­pe­ra la ofer­ta y la de­man­da, sino a los que tie­nen que ven­der se­gún la la Re­so­lu­ción 157 del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas y Pre­cios del 2016 que im­pu­so pre­cios má­xi­mos a esos pro­duc­tos.

La­men­ta­ble­men­te po­cos, muy po­cos, re­cuer­dan que en esas uni­da­des la libra de to­ma­te cues­ta 2.10 pe­sos de enero has­ta el mes de abril, y que has­ta igual fe­cha la gua­ya­ba no pue­de ex­ce­der el 1.95 la libra.

Si en la ofer­ta y de­man­da ta­les pre­cios se mul­ti­pli­can —le­gal­men­te— por cua­tro, por cin­co, o qui­zás más, en­ton­ces en los cen­tros a que me re­fie­ro so­lo se mul­ti­pli­ca por dos o tres, y el in­ge­nuo com­pra­dor has­ta agra­de­ce ha­ber en­con­tra­do un pro­duc­to más “ba­ra­to”. No hay que “tum­bar” na­da en la pe­sa, la ga­nan­cia es­tá en la ta­bli­lla.

Us­ted, ami­go lec­tor, ha­ga un sim­ple ejer­ci­cio y tra­te de re­cor­dar lo que le co­bra­ron por ta­les pro­duc­tos en la úl­ti­ma se­ma­na. Mu­chos de us­te­des se da­rán cuen­ta de lo que has­ta aquí les he co­men­ta­do.

Con asom­bro com­prue­bo el tre­men­do nú­me­ro de per­so­nas que ni si­quie­ra se de­tie­nen a pre­gun­tar cuán­to va­le de­ter­mi­na­do pro­duc­to. No mi­ran la ta­bli­lla o pi­za­rra. No com­prue­ban na­da. No dis­cu­ten. So­lo in­quie­ren “cuán­to es”. Y pa­gan des­preo­cu­pa­dos. Y que cons­te, no siem­pre son las per­so­nas que “pa­re­cen” te­ner buen di­ne­ro en sus bol­si­llos, sino que se tra­ta de gen­te que a sim­ple vis­ta se ve que vi­ven al día.

La fal­ta de in­for­ma­ción pro­vo­ca que la po­bla­ción con­fun­da un mer­ca­do con otro. No se sa­be cuál es uno y cuál el otro, ni cuá­les son los pre­cios. Na­da iden­ti­fi­ca el de ofer­ta y de­man­da con el de las coope­ra­ti­vas o el lla­ma­do es­ta­tal.

¿Por qué no se im­pri­men el ti­po de mer­ca­do y los pre­cios —con pun­ta­jes su­fi­cien­te­men­te gran­des— y se les exi­ge a los ad­mi­nis­tra­do­res que los pon­gan a la vis­ta de to­dos?

En una con­cu­rri­da uni­dad en la ca­pi­ta­li­na cal­za­da de Be­las­coaín pue­de leer­se —no ya en la pi­za­rra, sino en su pa­red— que la­bo­ran a te­nor de la ci­ta­da Re­so­lu­ción 157 del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas y Pre­cios del 2016. Pe­ro ha­ce unos días la gua­ya­ba y el to­ma­te eran ven­di­dos a ¡5 pe­sos la libra! ¿Una bur­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.