¿Con o sin ape­lli­do?

Trabajadores - - NACIONALES - Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

Una de las se­pa­ra­tas EconoMía pu­bli­ca­da en a me­dia­dos del pa­sa­do año y que es­tu­vo de­di­ca­da a la con­ta­bi­li­dad, mo­ti­vó en aque­lla oca­sión a un gru­po nu­me­ro­so de lec­to­res a es­cri­bir­nos o lla­mar­nos por te­lé­fono. Unos agra­de­cían ha­ber abor­da­do el te­ma, otros elo­gia­ban las con­si­de­ra­cio­nes ex­pues­tas en dis­tin­tos ma­te­ria­les de opi­nión y plan­tea­ban du­das so­bre lo con­te­ni­do en el glo­sa­rio.

Ese es­pa­cio re­se­ñó di­fe­ren­tes ti­pos de con­ta­bi­li­dad, se­gún las cla­si­fi­ca­cio­nes ac­tua­les, se­lec­ción que ba­sa­mos fun­da­men­tal­men­te en las po­nen­cias pre­sen­ta­das en el XI En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Con­ta­bi­li­dad, Au­di­to­ría y Fi­nan­zas, efec­tua­do en La Ha­ba­na en ma­yo del 2017. Pe­ro al­gu­nos in­sis­tían —y con razón— en el cri­te­rio de que “la con­ta­bi­li­dad es una so­la y no re­quie­re ape­lli­do”.

Co­mo es un te­ma es­pe­cia­li­za­do que man­tie­ne vi­gen­cia, tra­ta­ré de ex­pli­car­lo.

Aun­que exis­ten va­rios con­cep­tos, los tér­mi­nos bá­si­cos son si­mi­la­res y coin­ci­den en que el pro­pó­si­to esen­cial y los prin­ci­pios de esa cien­cia —hay quie­nes la lla­man ar­te— es pro­por­cio­nar in­for­ma­ción de he­chos eco­nó­mi­cos, fi­nan­cie­ros y so­cia­les sus­ci­ta­dos en una em­pre­sa y or­ga­ni­za­ción, de for­ma or­de­na­da, continua y sis­te­má­ti­ca. El ob­je­ti­vo, se­gún de­ter­mi­na­dos au­to­res, es con­tar y lue­go me­dir, o sea, re­gis­trar y rea­li­zar ano­ta­cio­nes pa­ra pro­por­cio­nar in­for­ma­cio­nes y po­der co­no­cer con exac­ti­tud el desempeño de un área o de to­da la en­ti­dad.

Esa, en esen­cia, es la ba­se. Pe­ro de ese tron­co, co­mo re­co­no­cen ex­per­tos, sa­len ra­mi­fi­ca­cio­nes que son cla­si­fi­ca­das, por lo ge­ne­ral, de acuer­do con el ori­gen de los re­cur­sos o la ac­ti­vi­dad es­pe­cí­fi­ca que re­gis­tra. Su­ce­de —sal­van­do las di­fe­ren­cias,

Tra­ba­ja­do­res

por su­pues­to— co­mo en la me­di­ci­na, la que tam­bién tie­ne una raíz co­mún de la cual se des­pren­den las es­pe­cia­li­da­des.

Por eso en­con­tra­mos la con­ta­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal, privada, in­dus­trial, co­mer­cial, de ser­vi­cios, fi­nan­cie­ra, ad­mi­nis­tra­ti­va, fis­cal, de costos, am­bien­tal…

Se han rea­li­za­do in­ten­tos de de­fi­nir una cla­si­fi­ca­ción que sir­va pa­ra to­dos los paí­ses, co­mo la pro­pues­ta he­cha por el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio pe­ruano Ro­mán Ar­tu­ro Valdivia Ra­mos, y que apa­re­ce en la re­vis­ta de la Fa­cul­tad de Cien­cias Con­ta­bles, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ma­yor de San Mar­cos, de Li­ma. Es­ta con­tie­ne 10 di­vi­sio­nes y más de 100 ti­pos de con­ta­bi­li­dad, y ad­vier­te que po­drá in­cre­men­tar­se a me­di­da que pa­se el tiem­po.

La reali­dad evi­den­cia que se bus­can y rea­li­zan ade­cua­cio­nes de acuer­do con la ac­ti­vi­dad es­pe­cí­fi­ca don­de se eje­cu­te el ejer­ci­cio con­ta­ble.

En nues­tro país, aun­que la la­bor de los con­ta­do­res no tie­ne el apo­yo re­que­ri­do y el re­co­no­ci­mien­to me­re­ci­do en mu­chas en­ti­da­des, y en otras fal­ta for­ta­le­za en la ges­tión con­ta­ble, exis­te un am­plio do­mi­nio de esa pri­mor­dial cien­cia y se dis­po­ne de es­pe­cia­lis­tas de muy ele­va­do ni­vel en las di­fe­ren­tes es­truc­tu­ras de di­rec­ción, quie­nes do­mi­nan con exac­ti­tud sus fun­da­men­tos y prin­ci­pios, con o sin ape­lli­do.

To­do pa­re­ce in­di­car que el mun­do ac­tual y el desa­rro­llo han con­ver­ti­do la con­ta­bi­li­dad en un ár­bol con di­ver­sas ra­mas.

No obs­tan­te, lo más im­por­tan­te es te­ner siem­pre pre­sen­te lo ex­pre­sa­do por el Co­man­dan­te Er­nes­to Che Gue­va­ra a ini­cios de la Re­vo­lu­ción: “La con­ta­bi­li­dad es la ra­dio­gra­fía del pro­ce­so eco­nó­mi­co, tie­ne que ser ade­cua­da y con­fia­ble, por­que si no, no es con­ta­bi­li­dad, y la economía no sa­le ade­lan­te si no se re­suel­ve el pro­ble­ma de la con­ta­bi­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.