Com­pro­me­ti­dos con una con­quis­ta

Trabajadores - - NACIONALES - | Jor­ge Pé­rez Cruz | fotos: Án­gel Chi­meno Pé­rez

TO­DO lo que ha­ce­mos tri­bu­ta a la economía del país, por­que sus­ti­tu­ye im­por­ta­cio­nes, y a pro­pó­si­to de al­can­zar la ex­ce­len­cia en los ser­vi­cios, una prio­ri­dad de nues­tro sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud”, afir­ma sin am­ba­ges el in­ge­nie­ro Fer­nan­do An­to­nio Fe­rre­ra Núñez, sub­di­rec­tor eco­nó­mi­co ad­mi­nis­tra­ti­vo de la uni­dad pre­su­pues­ta­da Cen­tro Pro­vin­cial de Elec­tro­me­di­ci­na, de Las Tu­nas.

Ac­to se­gui­do re­cuer­da que esa ins­ti­tu­ción fue inau­gu­ra­da el 25 de ju­nio de 1985, co­mo re­sul­ta­do de la con­cep­ción del Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz de cons­truir el Com­bi­na­do de la Sa­lud, al es­te de la ciu­dad de Las Tu­nas, in­te­gra­da por un con­jun­to de ins­ta­la­cio­nes del sec­tor que se com­ple­men­tan en­tre sí.

“Sur­ge, abun­da, con el en­car­go de pres­tar ser­vi­cios téc­ni­cos al equi­pa­mien­to mé­di­co, mue­bles clí­ni­cos e ins­tru­men­tal de to­das las uni­da­des del sec­tor en la pro­vin­cia, y la mi­sión de pro­te­ger las in­ver­sio­nes que se han rea­li­za­do en la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca, y ga­ran­ti­zar el fun­cio­na­mien­to con­fia­ble de los equi­pos y sis­te­mas de uso mé­di­co pa­ra la pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud, me­dian­te los pro­gra­mas de ingeniería y man­te­ni­mien­to”.

Los ri­ño­nes ar­ti­fi­cia­les

Es­te co­lec­ti­vo ha cum­pli­do con cre­ces las ta­reas en­co­men­da­das y su desempeño es un ba­luar­te en la sostenibilidad de los ser­vi­cios mé­di­cos, los cua­les re­quie­ren de tec­no­lo­gías muy cos­to­sas, ca­si inac­ce­si­bles pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo.

La re­cu­pe­ra­ción de ri­ño­nes ar­ti­fi­cia­les, por ejem­plo, es una im­por­tan­te con­tri­bu­ción a es­te pro­pó­si­to, “co­men­za­mos a ha­cer­la el año 2006, con una má­qui­na del hos­pi­tal Gui­ller­mo Do­mín­guez, del mu­ni­ci­pio de Puer­to Pa­dre; y ya he­mos reha­bi­li­ta­do 101, por va­lor eco­nó­mi­co su­pe­rior al mi­llón de pe­sos con­ver­ti­bles, y pres­ta­do esos ser­vi­cios a otras pro­vin­cias, in­clui­do el oc­ci­den­te”, se­ña­la Ale­xan­der Es­ca­mu­che­ro Té­llez, es­pe­cia­lis­ta A en Elec­tro­me­di­ci­na.

Es­ca­mu­che­ro Té­llez di­ce que gra­cias a ese es­fuer­zo fue po­si­ble abrir el año pa­sa­do una sa­la de he­mo­diá­li­sis en el hos­pi­tal Luis Al­da­na Pa­lo­mino, en el mu­ni­ci­pio de Aman­cio, con la ins­ta­la­ción de ocho má­qui­nas re­cu­pe­ra­das en ese cen­tro, sin acu­dir a una cos­to­sa in­ver­sión, lo que co­ro­na su im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial, pues acer­ca el tra­ta­mien­to a ne­ce­si­ta­dos en los te­rri­to­rios del sur de la pro­vin­cia.

En lo que res­pec­ta a la re­cu­pe­ra­ción de mue­bles clí­ni­cos y no clí­ni­cos, con aten­ción es­pe­cial del MINSAP, tam­bién el país se ha tra­za­do una po­lí­ti­ca que fa­vo­re­ce el aho­rro y la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes.

El in­ge­nie­ro Wíl­ber Luis Pra­do Mon­te­ro, sub­di­rec­tor téc­ni­co del Cen­tro Pro­vin­cial de Elec­tro­me­di­ci­na, ejem­pli­fi­ca con las si­llas de rue­das, “nues­tro Mi­nis­te­rio, re­fie­re, ha in­ver­ti­do en la ad­qui­si­ción de un im­por­tan­te nú­me­ro de re­cur­sos, co­mo son pie­zas de re­pues­to y otros adi­ta­men­tos que nos per­mi­ten de­vol­ver­les el va­lor de uso a es­tos me­dios, a pe­sar de su de­te­rio­ro”.

Lo que ha­cen es una mues­tra de có­mo el co­lec­ti­vo res­pon­de con ini­cia­ti­vas con­cre­tas a es­tos es­fuer­zos es­ta­ta­les, y Wíl­ber ha­bla de la la­bor eje­cu­ta­da en el ho­gar de an­cia­nos de la ciu­dad ca­pi­tal, un cen­tro mé­di­co so­cial, don­de en el año que cul­mi­nó re­vi­ta­li­za­ron el cien­to por cien­to del mo­bi­lia­rio clínico y no clínico, y la to­ta­li­dad de las si­llas de rue­das.

En esas ta­reas se des­ta­ca el in­ge­nie­ro Fa­bio Gas­par Ro­mán Mo­reno, quien li­de­rea un gru­po de tra­ba­jo con sus­tan­cia­les apor­tes a la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes en me­dios que dan res­pues­ta al en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal. La con­tri­bu­ción por esas ac­cio­nes su­pera el mi­llón de pe­sos.

Re­mar­ca que, en el trans­cur­so del 2017, en la pro­vin­cia se les hi­cie­ron re­pa­ra­ción, man­te­ni­mien­to o re­cu­pe­ra­ción a 27 mil 759 de es­tos mue­bles, y con­ta­bi­li­za­ron mil 207 si­llo­nes de rue­das, 90 ca­mi­llas de Sis­te­mas de Ur­gen­cias Mé­di­cas, 683 ban­que­tas es­to­ma­to­ló­gi­cas, y 3 mil 126 ca­mas Fow­ler y pla­nas, en lo que so­bre­sa­le el es­pí­ri­tu in­no­va­dor y el buen fun­cio­na­mien­to de la Anir.

Man­co­mu­nar es­fuer­zos

Pa­ra Án­gel Blai­sel Pa­che­co Cam­po, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la sección sin­di­cal del cen­tro, los éxi­tos son re­sul­ta­do del es­fuer­zo man­co­mu­na­do de los fac­to­res: po­lí­ti­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos y sin­di­ca­les.

“Sin exa­ge­rar, ob­ser­va Án­gel, no­so­tros no te­ne­mos días festivos, ni días fe­ria­dos, ni des­can­so, si de ello de­pen­de que el equi­pa­mien­to mé­di­co fun­cio­ne. Eso lo tie­ne cla­ro ca­da tra­ba­ja­dor y ellos es­tán iden­ti­fi­ca­dos con la ta­rea.

“To­dos co­no­cen y acep­tan de buen gus­to su mi­sión fun­da­men­tal, pues se les ex­pli­ca muy bien su res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do son cap­ta­dos pa­ra su pre­pa­ra­ción, por eso lle­gan cons­cien­tes del rol, de lo que sig­ni­fi­ca su tra­ba­jo, por­que so­mos los guar­dia­nes de la sostenibilidad de las pres­ta­cio­nes gra­tui­tas de la Sa­lud Pú­bli­ca”, en­fa­ti­za Án­gel.

Cuen­ta que los 153 tra­ba­ja­do­res del cen­tro es­tán afi­lia­dos al sin­di­ca­to. “So­mos un co­lec­ti­vo, abun­da, de una au­to­es­ti­ma muy al­ta, gra­cias a un sis­te­ma emu­la­ti­vo que ha pren­di­do y a un pro­gra­ma de ca­pa­ci­ta­ción par­ti­cu­la­ri­za­do, y que per­mi­te la su­pera­ción cons­tan­te, una he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra en­fren­tar los desafíos.

“En­tre otras ac­cio­nes he­mos im­ple­men­ta­do, ar­gu­men­ta, un sis­te­ma

Las nue­vas tec­no­lo­gías

Su pa­pel es el im­pe­ra­ti­vo de de­vol­ver­les la vi­da útil a los equi­pos, da­ña­dos por pro­lon­ga­dos pe­río­dos de ex­plo­ta­ción y, en no po­cos ca­sos, por el mal­tra­to de sus be­ne­fi­cia­rios —pa­cien­tes o acom­pa­ñan­tes—, a quie­nes to­ca el de­ber de cui­dar­los.

Pe­ro va más allá. Así lo acu­ña el in­ge­nie­ro Wíl­ber: “Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer una mi­nu­cio­sa eva­lua­ción de las con­di­cio­nes exis­ten­tes pa­ra la ins­ta­la­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías que se ad­quie­ren, en lo re­fe­ri­do a la fac­ti­bi­li­dad de su ubi­ca­ción, si son apro­pia­das las con­di­cio­nes; y lue­go en su mon­ta­je”.

Al res­pec­to men­cio­na la ins­tau­ra­ción el año pa­sa­do, en el hos­pi­tal Doc­tor Er­nes­to Gue­va­ra, de un to­mó­gra­fo mul­ti­cor­tes (16 cor­tes) mar­ca Phi­llips, una tec­no­lo­gía de pun­ta que fa­vo­re­ce la pre­ci­sión de los diag­nós­ti­cos en la par­te mé­di­ca, “no­so­tros, ade­más, asu­mi­mos la ins­ta­la­ción jun­to a es­pe­cia­lis­tas del Cen­tro Na­cio­nal de Elec­tro­me­di­ci­na, in­clui­do un es­pe­cia­lis­ta nues­tro”.

Los re­co­no­ci­mien­tos

Con­si­de­ra Án­gel Blai­sel que a los lo­gros han con­tri­bui­do la im­ple­men­ta­ción de la emu­la­ción sin­di­cal Ba­jo la guía de Fi­del, la cual rin­de tri­bu­to al Co­man­dan­te en Je­fe y es­ta­ble­ce la eva­lua­ción in­di­vi­dual por sus fun­cio­nes, sus ob­je­ti­vos de tra­ba­jo, sus ini­cia­ti­vas y par­ti­ci­pa­ción en to­dos los ámbitos, lo que re­don­dea un buen am­bien­te la­bo­ral y es­ti­mu­la la dis­ci­pli­na, la ar­mo­nía y la vin­cu­la­ción de las áreas pa­ra me­jo­rar el desempeño.

“Des­de el VII Con­gre­so de los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud os­ten­ta­mos la con­di­ción de Co­lec­ti­vo Mo­ral, el es­la­bón más al­to pa­ra los cen­tros de nues­tro sec­tor. Ade­más dos co­le­gas fue­ron me­re­ce­do­res del Pre­mio Anual de Ma­yor Im­pac­to Eco­nó­mi­co y So­cial que otor­ga la Anir”, re­su­me Án­gel.

El co­lec­ti­vo li­de­rea en el país la re­cu­pe­ra­ción de má­qui­nas de he­mo­diá­li­sis.

¡Se no­ta el cam­bio! (a la de­re­cha la si­lla re­cu­pe­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.