Iraq, 15 años des­pués

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

ob­je­ti­vos im­pe­ria­lis­tas en tan su­cia aven­tu­ra bé­li­ca.

De na­da va­lió que la exis­ten­cia de ta­les ti­pos de ar­mas en Iraq fue­ra des­men­ti­da en in­for­mes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad del año 1998 y por las ins­pec­cio­nes de es­pe­cia­lis­tas de la Or­ga­ni­za­ción de Naciones Uni­das, la cua­les cul­mi­na­ron el 17 de mar­zo del 2003. La in­mo­ral “gue­rra pre­ven­ti­va” con­tra ese pue­blo ha­bía si­do de­ci­di­da des­de mu­cho tiem­po atrás por los hal­co­nes del Pen­tá­gono y la Ca­sa Blan­ca.

Ni si­quie­ra des­pués de la in­va­sión, las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en­con­tra­ron ves­ti­gios de esos le­ta­les ar­ma­men­tos en ar­se­na­les ira­quíes.

Quin­ce años des­pués de ini­cia­da la gue­rra pre­va­le­cen las hue­llas de agre­sión que per­sis­tió ba­jo la pre­si­den­cia de Ba­rack Oba­ma, quien no cum­plió su pro­me­sa elec­to­ral de po­ner­le fin al con­flic­to.

Iraq no ha po­di­do re­cu­pe­rar­se aún de la de­vas­ta­ción cau­sa­da por las hor­das in­va­so­ras, quie­nes co­bra­ron la vi­da de 1 mi­llón de per­so­nas, mien­tras otros 2 mi­llo­nes se vie­ron for­za­dos a bus­car re­fu­gio en paí­ses ve­ci­nos.

Co­mo aves de ra­pi­ña las em­pre­sas trans­na­cio­na­les se vol­ca­ron so­bre los vas­tos ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo ira­quí pa­ra ejer­cer el con­trol en su pro­duc­ción y ven­ta. El al­to ni­vel de vi­da que dis­fru­ta­ba la po­bla­ción des­apa­re­ció y fue sus­ti­tui­do por la mi­se­ria, las pri­va­cio­nes y una al­ta ta­sa de des­em­pleo, sin que la pro­me­sa de re­cons­truc­ción he­cha por Es­ta­dos Uni­dos se hi­cie­ra reali­dad.

Es­ta gue­rra mar­có tam­bién, con el signo de la bes­tia­li­dad, a

las en­ton­ces Ad­mi­nis­tra­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do. Años des­pués al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas pre­ten­die­ron rea­li­zar un mea cul­pa, re­co­no­cien­do el error de ha­ber­la pro­vo­ca­do, en­tre ellos es­tu­vie­ron el ex­pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Ant­hony Blair, y la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton. Pe­ro ni si­quie­ra a esos ac­tos tar­díos se su­ma­ron Bush y Jo­sé Ma­ría Az­nar, otros de los gran­des cul­pa­bles.

En re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes el nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca, Do­nald Trump, ase­gu­ró que la de­ci­sión de la Ad­mi­nis­tra­ción del ex­man­da­ta­rio Geor­ge W. Bush de in­va­dir el te­rri­to­rio ira­quí en el año 2003 ha si­do y si­gue sien­do una de las peo­res que se ha­ya to­ma­do en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Lo que no re­co­no­ció fue que la peor par­te la lle­vó el pue­blo ira­quí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.