In­te­rrup­ta de­nun­cia de vio­la­cio­nes

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

La vi­lla­cla­re­ña Day­si Gar­cía Ro­drí­guez quie­re lle­gar a la ju­bi­la­ción en el pues­to que desem­pe­ñó por 17 años, pero eso se­rá im­po­si­ble si per­sis­ten las vio­la­cio­nes que, se­gún su de­nun­cia, ha co­me­ti­do la ad­mi­nis­tra­ción de la Em­pre­sa Pro­vin­cial de Plás­ti­cos, Ar­ti­fi­cios Pi­ro­téc­ni­cos y Tex­ti­les, ra­di­ca­da en el re­par­to Es­cam­bray, en la ciudad de San­ta Cla­ra.

En el mo­men­to de es­cri­bir a es­ta sec­ción per­ma­ne­cía en su ca­sa, des­em­plea­da y pre­gun­tán­do­se si con 51 años de edad, no­veno gra­do, se­gún cons­ta en su ex­pe­dien­te la­bo­ral, y algunos pro­ble­mas de en­fer­me­dad, pue­de en­con­trar dón­de tra­ba­jar.

Cuen­ta que en el 2017 la de­cla­ra­ron in­te­rrup­ta an­te la fal­ta de ma­te­ria pri­ma para la fa­bri­ca­ción de es­co­bas, fun­ción que rea­li­za­ba. En fe­bre­ro de ese año, di­ce, la ci­ta­ron a una reunión para re­ubi­car­la en una em­pre­sa con ob­je­to so­cial di­fe­ren­te, pero ade­más en una plaza que re­quie­re 12.º, mo­ti­vos por los cua­les de­ne­gó la pro­pues­ta y re­ci­bió co­mo con­tes­ta la ba­ja in­me­dia­ta.

“Exi­gí mis de­re­chos an­te la ad­mi­nis­tra­ción y no ob­tu­ve re­sul­ta­do al­guno”, se que­ja Day­si, quien afir­ma no ser una ma­la tra­ba­ja­do­ra. Por eso ape­ló al ór­gano de jus­ti­cia la­bo­ral (OJL) cu­ya vis­ta oral se efec­tuó a los ocho días de la re­cla­ma­ción, so­lo que de su ta­ller no par­ti­ci­pó na­die por­que lo des­co­no­cían, asegura la lec­to­ra.

An­te el fa­llo en su con­tra so­li­ci­tó en un bu­fe­te co­lec­ti­vo los ser­vi­cios del abo­ga­do Yan­kiel Ro­drí­guez Cár­de­nas. El jui­cio en el Tri­bu­nal mu­ni­ci­pal tu­vo lu­gar en ju­lio, aun­que con dis­gus­to para la que­re­llan­te, pues fue­ron ex­pues­tas co­mo prue­bas el nom­bra­mien­to de un co­mi­té de ex­per­tos cu­ya exis­ten­cia des­co­no­cía, y que ella ha­bía pa­sa­do un cur­so de dos años para adies­trar­se, lo cual es in­cier­to.

En su mi­si­va apor­ta otro da­to que le­jos de ayu­dar res­ta más luz al ca­so, pues si la afec­ta­da pre­sen­tó re­cla­ma­ción an­te el OJL, có­mo plan­tea que la re­pre­sen­tan­te del sin­di­ca­to des­co­no­cía las me­di­das adop­ta­das.

Lo cier­to es que tras el ve­re­dic­to en el jui­cio pi­dió ver su ex­pe­dien­te la­bo­ral, don­de no es­ta­ban los pa­pe­les mos­tra­dos en el li­ti­gio.

Re­fie­re que en agos­to vol­vió a ver al abo­ga­do para que ele­va­ra el ca­so a la ins­tan­cia su­pe­rior y cuan­do lo in­ter­pe­ló en di­ciem­bre le res­pon­dió que to­da­vía no te­nía res­pues­ta.

Una con­sul­ta pre­li­mi­nar con abo­ga­dos del De­par­ta­men­to de Asun­tos La­bo­ra­les y So­cia­les de la CTC evi­den­ció vio­la­cio­nes en el ca­so que pu­bli­ca­mos. En la ca­lle Ro­ble no. 236, en­tre Ro­dri­go y Cir­cun­va­la­ción, es­pe­ra al­guien que so­lo pi­de se le res­ti­tu­ya su hu­mil­de pues­to de tra­ba­jo. | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.