Cum­bre con­tra un mal en­dé­mi­co

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Yi­mel Díaz Mal­mier­ca

A pro­pó­si­to de la VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas y la co­rrup­ción, uno de sus ejes te­má­ti­cos

CO­MO par­te de las múl­ti­ples reunio­nes pre­vias a la VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas (Li­ma, Pe­rú, 13 y 14 de abril), la can­ci­ller an­fi­trio­na, Ca­ye­ta­na Al­jo­vín, ha in­sis­ti­do en que bus­ca­rán adop­tar me­di­das con­cre­tas, y no so­lo de­cla­ra­cio­nes, acer­ca de la go­ber­na­bi­li­dad, la de­mo­cra­cia y la co­rrup­ción, ejes te­má­ti­cos de la ci­ta.

Le­gar he­chos, no pa­la­bras, así pre­ten­den los pe­rua­nos mar­car la di­fe­ren­cia de las ci­tas pre­ce­den­tes, pero fren­te a te­mas co­mo esos, el te­ja­do de ese país, y de la re­gión, es de un vi­drio que se de­bi­li­ta ca­da vez más.

PPK, ¿ca­so ais­la­do?

“¿Para qué le va­mos a pa­gar al tío Sam y al se­ñor Trump un mon­tón de pla­ta que es­tá aquí en Pe­rú?”, di­jo el en­ton­ces presidente Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki (PPK) a la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Con­gre­so que eva­lua­ba la per­ti­nen­cia de su re­nun­cia. Su voz se es­cu­cha des­de una pis­ta de au­dio fil­tra­da a la pren­sa. Es ape­nas un frag­men­to de cua­tro minutos del lar­go in­te­rro­ga­to­rio de sie­te ho­ras a que fue so­me­ti­do el pa­sa­do 16 de mar­zo.

PPK fue ban­que­ro en Wall Street. Es de ori­gen po­la­co, es­tá casado con una es­ta­dou­ni­den­se, y os­ten­ta­ba la ciu­da­da­nía del gi­gan­te del nor­te, a la cual de­bió re­nun­ciar para as­pi­rar a la presidencia de su país en el 2016.

Du­ran­te el re­fe­ri­do in­te­rro­ga­to­rio, PPK con­fe­só ade­más que la com­pa­ñía offs­ho­re Do­ra­do As­set Ma­na­ge­ment Ltd. es­ta­ba con­tro­la­da por su hi­ja, y que se va­lió de ella para elu­dir, “le­gal­men­te”, los im­pues­tos que de­bía ha­ber pa­ga­do en EE. UU. por la ven­ta de una pro­pie­dad en Pe­rú.

“Hay un im­pues­to muy gran­de si uno deja (en­tre­ga) el pa­sa­por­te ame­ri­cano. Con­tra me­nos pro­pie­dad uno tie­ne, me­nos a pa­gar (…). En­ton­ces ten­go que sa­lir de las pro­pie­da­des que ten­go o yo me mue­ro po­bre”, ex­pre­só sin ta­pu­jos.

A es­ta mues­tra de inep­ti­tud mo­ral ha­bría que su­mar sus víncu­los con Ode­brecht, la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña cu­yos fun­cio­na­rios han con­fe­sa­do ha­ber so­bor­na­do a po­lí­ti­cos de la re­gión para ga­nar li­ci­ta­cio­nes he­chas en va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, y el in­dul­to con­ce­di­do a Alberto Fu­ji­mo­ri, he­cho que lan­zó a las ca­lles a mi­les de pe­rua­nos en se­ñal de pro­tes­ta.

Fi­nal­men­te Kuczyns­ki di­mi­tió un día an­tes de que el Par­la­men­to eva­lua­ra su sa­li­da. Por eso, des­de el pa­sa­do 23 de mar­zo, Pe­rú tie­ne a Mar­tín Viz­ca­rra co­mo nue­vo je­fe de Es­ta­do, quien jun­to a la ban­da pre­si­den­cial ha he­re­da­do la or­ga­ni­za­ción de un even­to que pre­ten­de pro­nun­ciar­se acer­ca de uno de los ma­les re­gio­na­les en­dé­mi­cos: la co­rrup­ción.

¿Pa­raí­sos o tram­pas fis­ca­les?

Elu­dir al fis­co se ha con­ver­ti­do en una de las ca­ras más la­va­das del fe­nó­meno. Es­cán­da­los de ese ti­po sal­pi­can lo mis­mo a un hi­jo de vecino que a per­so­na­li­da­des del de­por­te, la cul­tu­ra, la ciencia, los ne­go­cios, la ban­ca, la po­lí­ti­ca…, aun­que sean es­tos úl­ti­mos quie­nes aca­pa­ren ti­tu­la­res en los medios de co­mu­ni­ca­ción.

Un in­for­me de la ONG Ox­fam di­fun­di­do a fi­na­les del 2017 asegura que la uti­li­za­ción de pa­raí­sos fis­ca­les en La­ti­noa­mé­ri­ca cre­ció cin­co ve­ces en los úl­ti­mos 15 años, y que los des­ti­nos prin­ci­pa­les para ha­cer­lo a tra­vés de cuen­tas ban­ca­rias son Ho­lan­da, Pa­na­má, Sui­za y Lu­xem­bur­go.

No obs­tan­te, la Unión Eu­ro­pea ha pu­bli­ca­do una lis­ta de los Es­ta­dos que pro­pi­cian la eva­sión fis­cal, en la cual que­da­ron ex­clui­dos, de an­te­mano, sus pro­pios miem­bros.

“Sa­ber cuán­to di­ne­ro es­tá ocul­to es di­fí­cil —di­jo Su­sa­na Ruiz, responsable de jus­ti­cia de Ox­fam du­ran­te la pre­sen­ta­ción del in­for­me del 2017—, pre­ci­sa­men­te por la na­tu­ra­le­za mis­ma de es­tos flu­jos, aun­que in­ves­ti­ga­do­res es­ti­man que la su­ma po­dría ron­dar en­tre 20 y 32 bi­llo­nes de dó­la­res a ni­vel glo­bal, vo­lu­men equi­va­len­te al PIB de las dos po­ten­cias mun­dia­les, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, jun­tas”.

¿El hue­vo o la gallina?

Mu­cho se ha teo­ri­za­do acer­ca de la co­rrup­ción. El eco­no­mis­ta y doc­tor en So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin, Eduardo Lin­dar­te Midd­le­ton, por ejem­plo, sos­tie­ne que en La­ti­noa­mé­ri­ca ta­les prác­ti­cas pro­vie­nen de la con­quis­ta es­pa­ño­la, la cual en­tro­ni­zó una je­rar­quía de cas­tas fun­da­men­ta­da en la pu­re­za ra­cial, es­truc­tu­ra que es­tu­vo vi­gen­te por más de tres si­glos.

Lue­go, la in­de­pen­den­cia y la for­ma­ción de los Es­ta­dos na­cio­na­les, pro­ce­sos aus­pi­cia­dos por crio­llos blan­cos, abo­lie­ron for­mal­men­te las prác­ti­cas so­cia­les de ex­clu­sión o dis­cri­mi­na­ción por ra­zo­nes de san­gre, ar­gu­men­ta el ca­te­drá­ti­co, pero no las erra­di­ca­ron y hoy per­sis­ten re­la­cio­nes de de­pen­den­cia per­so­nal, “lo cual ha im­pe­di­do el de­sa­rro­llo de una so­li­da­ri­dad na­cio­nal de­mo­crá­ti­ca, ele­men­to esen­cial para una mo­ral co­lec­ti­va ge­nui­na. Más bien, la so­li­da­ri­dad se ha ejer­ci­do den­tro de re­des fa­mi­lia­res y de clien­te­lis­mo, que son muy li­mi­ta­das”.

Fi­nal­men­te, la con­so­li­da­ción de eco­no­mías de mercado je­rar­qui­za­ron el eco­nó­mi­co co­mo el prin­ci­pal cri­te­rio de éxi­to a to­dos los ni­ve­les: re­gio­nal, na­cio­nal, fa­mi­liar, per­so­nal... Tan­to tie­nes, tan­to va­les. Y se im­pu­so, des­de el neo­li­be­ra­lis­mo, la pri­ma­cía del con­su­mo cu­yo re­fe­ren­te, esen­cial­men­te in­di­vi­dua­lis­ta, ero­sio­na la éti­ca que sus­ten­ta va­lo­res ba­sa­dos en la so­li­da­ri­dad.

Es­to ha pro­pi­cia­do “una am­plia to­le­ran­cia so­cial ha­cia el go­ce de pri­vi­le­gios pri­va­dos” y la “exis­ten­cia de una cul­tu­ra de la ile­ga­li­dad” que fo­men­tan la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad, con­vir­tién­do­las en algunos paí­ses en ma­les sis­té­mi­cos.

El ám­bi­to de la po­lí­ti­ca es qui­zás una de las mues­tras más evi­den­tes, pues la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de un di­ri­gen­te par­ti­dis­ta fre­cuen­te­men­te se ini­cia con pac­tos que le ga­ran­ti­cen apoyo eco­nó­mi­co, el que ge­ne­ral­men­te pro­vie­ne de la ban­ca y el em­pre­sa­ria­do pri­va­do (in­clui­do el cri­men or­ga­ni­za­do), sec­to­res que lue­go con­di­cio­nan la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal del di­rec­ti­vo y la pla­ta­for­ma pro­gra­má­ti­ca de la agru­pa­ción.

Es­ta for­ma per­ver­sa de fi­nan­ciar la po­lí­ti­ca es, en mu­chos ca­sos, el ori­gen del des­cré­di­to de los par­ti­dos, de la apa­tía y la dis­mi­nu­ción, co­mo nor­ma, de la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en los pro­ce­sos elec­cio­na­rios de la re­gión.

La hon­ra­dez, la jus­ti­cia, la in­te­gri­dad, el res­pe­to… son va­lo­res ca­da vez más es­ca­sos en las so­cie­da­des de nues­tra re­gión. En es­te en­torno, no es po­si­ble con­fiar en que la jus­ti­cia, y su sis­te­ma de ins­ti­tu­cio­nes, pue­dan re­me­diar un mal que es ya vis­ce­ral, co­mo tam­po­co po­drá ha­cer­lo la VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas. Con­fia­mos en que la Cum­bre de los Pue­blos, or­ga­ni­za­da tam­bién en Pe­rú, pero des­de la cul­tu­ra de la re­sis­ten­cia, mar­que la di­fe­ren­cia.

Tras el es­cán­da­lo de los Pa­pe­les de Pa­na­má en el 2016, ac­ti­vis­tas por una fis­ca­li­dad jus­ta, con­vir­tie­ron a la plaza lon­di­nen­se de Tra­fal­gar en una pa­ro­dia de un pa­raí­so fis­cal con el pro­pó­si­to de im­pul­sar a los lí­de­res mun­dia­les a la ac­ción. Andy Hall/ /Ox­fam

| fo­to:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.