Alec­cio­na­do­ra ex­pe­rien­cia

El re­vés su­fri­do en ese in­ten­to de­ter­mi­nó la rea­li­za­ción de sus­tan­cia­les cam­bios en la es­tra­te­gia de lucha con­tra la ti­ra­nía

Trabajadores - - HISTORIA - Fe­li­pa Suá­rez Ra­mos

PA­RA en­ten­der el ori­gen de la huel­ga del 9 de abril de­be­mos re­mon­tar­nos a la huel­ga de ca­rác­ter es­pon­tá­neo sur­gi­da en San­tia­go de Cu­ba, con mo­ti­vo del ase­si­na­to de Frank País Gar­cía, el 30 de ju­lio de 1957, la cual se ex­ten­dió has­ta el 5 de agos­to”, afir­mó a Tra­ba­ja­do­res el Doc­tor en Cien­cias His­tó­ri­cas Ro­lan­do Dá­vi­la Ro­drí­guez, in­ves­ti­ga­dor de la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Es­ta­do.

“De ese he­cho, fuer­te en la re­gión orien­tal y con ma­ni­fes­ta­cio­nes muy ais­la­das en la oc­ci­den­tal y la central, se de­ri­vó la con­cep­ción de que las con­di­cio­nes es­ta­ban ma­du­ran­do pa­ra con­vo­car un mo­vi­mien­to huel­guís­ti­co que de­rro­ca­ra al ré­gi­men ti­rá­ni­co.

“La di­rec­ción na­cio­nal del Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio 26 de Ju­lio (MR-26-7) em­pe­zó a tra­ba­jar con ese ob­je­ti­vo, y en no­viem­bre de 1957 el bo­le­tín Van­guar­dia Obre­ra, ór­gano ofi­cial de la sec­ción obre­ra de esa or­ga­ni­za­ción, lla­mó a to­dos sus com­po­nen­tes a la cons­ti­tu­ción del Fren­te Obre­ro Na­cio­nal (FON)”.

In­di­ca el doc­tor Dá­vi­la que del 7 al 10 de mar­zo de 1958, en El Na­ran­jo, en la Sie­rra Maes­tra, Fi­del se reunió con la di­rec­ción na­cio­nal del Mo­vi­mien­to pa­ra ana­li­zar las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas y sub­je­ti­vas exis­ten­tes con vis­tas a con­vo­car al pue­blo a una huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria.

“Fi­del in­da­gó mu­cho en cuan­to a la fuer­za de las or­ga­ni­za­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias, la pre­pa­ra­ción si­co­ló­gi­ca y desa­rro­llo de es­tas; la la­bor del Mo­vi­mien­to de Re­sis­ten­cia Cí­vi­ca en el res­to de los sec­to­res de la po­bla­ción, y la for­ta­le­za mi­li­tar de las mi­li­cias en las ciu­da­des. Se acor­dó con­vo­car a la huel­ga, y por la im­por­tan­cia del lla­ma­mien­to a rea­li­zar se le pi­dió a él su redacción”.

En ese do­cu­men­to, es­cri­to el 12 de mar­zo de 1958 ba­jo el tí­tu­lo Del Mo­vi­mien­to al pue­blo de Cu­ba, tam­bién co­no­ci­do co­mo de los 21 pun­tos, se re­co­no­cía que es­ta­ban crea­das las con­di­cio­nes, tan­to ob­je­ti­vas co­mo sub­je­ti­vas, pa­ra pro­vo­car el derrocamiento de la ti­ra­nía de Ful­gen­cio Ba­tis­ta Zal­dí­var. En es­te sen­ti­do, es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que Fi­del se en­con­tra­ba en las mon­ta­ñas, ra­zón por la cual pen­sa­ba y ac­tua­ba se­gún la in­for­ma­ción re­ci­bi­da de la di­rec­ción na­cio­nal del MR-26-7 en re­la­ción con el es­ta­do de efer­ves­cen­cia y el en­fren­ta­mien­to a la ti­ra­nía en las ciu­da­des.

Tam­bién se pun­tua­li­za­ba que el Mo­vi­mien­to, a tra­vés del FON, di­ri­gi­ría y coor­di­na­ría to­das las ac­cio­nes de la huel­ga, así co­mo la con­ti­nui­dad de la lucha si des­pués de de­rro­ca­do el ré­gi­men el po­der lo asu­mía una jun­ta mi­li­tar, se­ña­la el his­to­ria­dor, quien acla­ra que es­to era al­go cons­tan­te en la es­tra­te­gia de lucha del lí­der re­vo­lu­cio­na­rio. Igual­men­te se plan­tea­ba que, una vez de­pues­to el ti­rano, el Ejér­ci­to Re­bel­de y las mi­li­cias se en­car­ga­rían del con­trol y el or­den pú­bli­co.

“Has­ta ese mo­men­to, tan­to la di­rec­ción del Mo­vi­mien­to co­mo Fi­del con­ce­bían la es­tra­te­gia de la lucha re­vo­lu­cio­na­ria así: in­su­rrec­ción ar­ma­da se­cun­da­da por una huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria, la cual en la ci­ta­da reunión se acor­dó cam­biar por la de: huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria se­cun­da­da por la lucha ar­ma­da”, apun­ta.

Se­ma­nas más tar­de, el 26 de ese mes, Fi­del ela­bo­ró otro lla­ma­mien­to ti­tu­la­do Del Mo­vi­mien­to a los tra­ba­ja­do­res; en él con­vo­ca a to­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de su fi­lia­ción política, por­que se es­ta­ban dan­do ya ma­ni­fes­ta­cio­nes de sec­ta­ris­mo en la con­vo­ca­ción, acla­ra.

Dos días des­pués, la di­rec­ción na­cio­nal se reunió en San­tia­go de Cu­ba pa­ra fi­jar la fe­cha. Los res­pon­sa­bles en La Ha­ba­na pro­po­nían lan­zar el lla­ma­mien­to el 29 y des­en­ca­de­nar las ma­nio­bras el 31, pe­ro era ne­ce­sa­rio con­sul­tar con Fi­del, quien da­ría la res­pues­ta de­fi­ni­ti­va. Mas el cor­to tiem­po y la dis­tan­cia a la Sie­rra, don­de él se en­con­tra­ba, ha­cían im­po­si­ble ha­cer­lo de ese mo­do. Tras prolongado de­ba­te acor­da­ron con­vo­car­la pa­ra el 9 de abril, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra re­ci­bir la re­fe­ri­da apro­ba­ción y un car­ga­men­to de ar­mas que se es­pe­ra­ba del ex­te­rior.

“Los pre­pa­ra­ti­vos con vis­tas a esa fe­cha se ini­cia­ron ace­le­ra­da­men­te. En La Ha­ba­na se ins­ta­ló una ra­dio clan­des­ti­na, en un edi­fi­cio de la ca­lle 15, en­tre K y L, en el Ve­da­do, pa­ra ha­cer el lla­ma­mien­to a las on­ce de la ma­ña­na. Tam­bién co­men­zó la or­ga­ni­za­ción de los co­man­dos ar­ma­dos que apo­ya­rían a los huel­guis­tas, mas por esos días el apa­ra­to re­pre­si­vo del ré­gi­men en la ca­pi­tal cap­tu­ró y ase­si­nó a va­rios je­fes de los más im­por­tan­tes, en­tre ellos a Ser­gio Gon­zá­lez Ló­pez, el Cu­ri­ta, y Ju­lio Ifraín Al­fon­so Li­riano, Che­ché.

“El lla­ma­mien­to co­gió des­pre­ve­ni­dos a to­dos, por­que a las on­ce de la ma­ña­na la ma­yo­ría de la gen­te es­ta­ba tra­ba­jan­do. A es­to se su­mó la inexis­ten­cia de una pre­pa­ra­ción pre­via de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a cau­sa de lo cual no se lo­gró con­ca­te­nar las ac­cio­nes.

“En la ca­pi­tal del país los he­chos más tras­cen­den­tes fue­ron el asal­to a una ar­me­ría en La Ha­ba­na Vie­ja y la de­ten­ción del trán­si­to en los ele­va­dos en la zo­na de Ta­lla­pie­dra, pe­ro los sec­to­res fun­da­men­ta­les no se pa­ra­li­za­ron: el trans­por­te, las co­mu­ni­ca­cio­nes, el ser­vi­cio eléc­tri­co, ex­cep­to en una par­te de la ciu­dad don­de se ex­plo­ta­ron dos o tres re­gis­tros sub­te­rrá­neos. O sea, no hu­bo ope­ra­cio­nes con­tun­den­tes, ni con­tra­po­si­ción al apa­ra­to re­pre­si­vo”.

Pre­ci­sa que el lu­gar en que más tiem­po se man­tu­vo la huel­ga fue en Sa­gua la Gran­de, don­de la guar­dia ru­ral se re­ple­gó a sus cuar­te­les y los re­vo­lu­cio­na­rios pu­die­ron to­mar la ciu­dad. Al­re­de­dor de las cin­co de tar­de, al co­no­cer que el mo­vi­mien­to ha­bía fra­ca­sa­do en la ca­pi­tal, la guar­dia ru­ral se lan­zó a las ca­lles y em­pren­dió una bru­tal re­pre­sión.

Tam­bién hu­bo acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes en San­tia­go de Cu­ba, don­de Re­né Ra­mos La­tour, Da­niel, en­ca­be­zó un in­fruc­tuo­so ata­que al cuar­tel de la cár­cel de Bo­nia­to. El lu­gar don­de por más tiem­po se pro­lon­gó fue en Guan­tá­na­mo, con el apo­yo de las fuer­zas del Se­gun­do Fren­te Frank País. Tam­bién en el Pri­mer y el Ter­cer Fren­tes se rea­li­za­ron ac­ti­vi­da­des en apo­yo al Mo­vi­mien­to en las ciu­da­des.

En opinión del his­to­ria­dor, va­rios son los fac­to­res que ex­pli­can el fra­ca­so:

- So­bre to­do en la ca­pi­tal, no se con­tó con los je­fes de los co­man­dos en­tre­na­dos, por ha­ber si­do ase­si­na­dos, y por lo tan­to, des­de el pun­to de vis­ta ar­ma­do fue im­po­si­ble con­tra­rres­tar al apa­ra­to re­pre­si­vo.

- El lla­ma­mien­to fue re­pen­tino; la con­vo­ca­to­ria a un even­to de esa mag­ni­tud re­quie­re de una pre­pa­ra­ción pre­via, in­clu­so de la di­vul­ga­ción de la fe­cha.

- La hora en que hi­cie­ron el lla­ma­do, on­ce de la ma­ña­na, fue inapro­pia­da por­que ya to­dos es­ta­ban en sus cen­tros de tra­ba­jo.

- Las ar­mas tan es­pe­ra­das lle­ga­ron ese mis­mo día por la no­che, en la ex­pe­di­ción de El Co­ro­jo, des­em­bar­ca­da en La Co­lo­ma y cap­tu­ra­da por la ti­ra­nía.

- En Cu­ba no se con­vo­ca­ba a una huel­ga ge­ne­ral des­de 1935, o sea, no ha­bía cul­tu­ra de huel­ga en la cla­se obre­ra y se ca­re­cía de ex­pe­rien­cia de có­mo con­vo­car­la. Ade­más, el mo­vi­mien­to obre­ro es­ta­ba con­tro­la­do por Mu­jal.

- Uno de los fac­to­res que más da­ño hi­zo fue que se tra­tó de ca­pi­ta­li­zar la con­duc­ción de la huel­ga a tra­vés del Mo­vi­mien­to, es de­cir, se pen­só de una ma­ne­ra sec­ta­ria. El Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio 13 de Mar­zo y el Par­ti­do So­cia­lis­ta Po­pu­lar qui­sie­ron par­ti­ci­par, pe­ro si no les da­ban un es­pa­cio en la di­rec­ción có­mo iban a lle­var a sus afi­lia­dos.

“Los fac­to­res fun­da­men­ta­les que die­ron lu­gar al fra­ca­so fue­ron ana­li­za­dos el 3 de ma­yo, en Al­tos de Mom­pié, don­de se re­to­mó la in­su­rrec­ción ar­ma­da co­mo fun­da­men­tal, se­cun­da­da por una huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria, y se cen­tra­li­zó en ma­nos de Fi­del la di­rec­ción de la lucha, por­que has­ta ese mo­men­to ha­bía exis­ti­do cier­ta in­de­pen­den­cia del llano con res­pec­to a la Sie­rra. Des­de ese día la di­rec­ción na­cio­nal ra­di­có en la Sie­rra, con Fi­del co­mo Co­man­dan­te en Je­fe del Ejér­ci­to Re­bel­de y las mi­li­cias del Mo­vi­mien­to, y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del MR-26-7”.

Uno de los he­chos más tras­cen­den­ta­les fue el asal­to a una ar­me­ría en La Ha­ba­na Vie­ja. | fo­to: Archivo de la re­vis­ta Bohe­mia

Doc­tor en Cien­cias His­tó­ri­cas Ro­lan­do Dá­vi­la. | fo­to: Eddy Martin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.