Sin­di­ca­tos más pro­ta­gó­ni­cos

Trabajadores - - PORTADA - | Ley­dis Lui­sa Her­nán­dez Mit­jans

El pa­pel de los sin­di­ca­tos en la ba­se fue re­sal­ta­do en la con­fe­ren­cia del mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino de La Li­sa, ce­le­bra­da en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes Lá­za­ro Peña co­mo par­te del cro­no­gra­ma de ac­ti­vi­da­des pre­vias al XXI Con­gre­so de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC).

“Los sin­di­ca­tos son de­ci­si­vos y pro­ta­gó­ni­cos en el es­ce­na­rio la­bo­ral cu­bano”, afir­mó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, Ulises Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, quien se­ña­ló ade­más la im­por­tan­cia de que los tra­ba­ja­do­res se sien­tan re­pre­sen­ta­dos y res­pal­da­dos.

Los par­ti­ci­pan­tes de­ba­tie­ron so­bre las po­lí­ti­cas sa­la­ria­les, la fluc­tua­ción del per­so­nal, la ob­so­les­cen­cia tec­no­ló­gi­ca y la es­ca­sez de ma­te­rias pri­mas pa­ra la producción, en­tre los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que in­ci­den en el sec­tor em­pre­sa­rial y que, por tan­to, afec­tan a to­do el per­so­nal.

De igual ma­ne­ra, la in­ser­ción de los tra­ba­ja­do­res no es­ta­ta­les en el sin­di­ca­to for­mó par­te de los de­ba­tes, en los cua­les fue uná­ni­me la pos­tu­ra de vin­cu­lar­los a la or­ga­ni­za­ción si así lo desean.

“A ve­ces se pien­sa —erró­nea­men­te— que no es po­si­ble con­tar con ellos, pe­ro en mu­chos ca­sos la reali­dad ha de­mos­tra­do lo con­tra­rio”, sen­ten­ció Án­gel Cabrera, del Sin­di­ca­to del Trans­por­te del sec­tor no es­ta­tal en La Li­sa.

Al res­pec­to, Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, miem­bro del Bu­ró Po­lí­ti­co, des­ta­có la ne­ce­si­dad de con­ti­nuar in­vo­lu­cran­do a quie­nes ejer­cen el tra­ba­jo no es­ta­tal, ya que ellos tam­bién son ac­to­res en la Cu­ba que se cons­tru­ye.

Asi­mis­mo, la pre­pa­ra­ción y su­pera­ción de los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les fue­ron abor­da­das, co­mo as­pec­tos vi­ta­les pa­ra que ten­gan las he­rra­mien­tas que les per­mi­tan ejer­cer su pa­pel de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

Los in­ter­cam­bios rea­li­za­dos res­pal­da­ron la idea, ex­pre­sa­da en la Con­vo­ca­to­ria al XXI Con­gre­so, de que es­te mo­men­to exi­ge de los tra­ba­ja­do­res re­for­zar la efi­cien­cia, la ca­li­dad de las pro­duc­cio­nes y los ser­vi­cios, a la par de en­fren­tar el de­li­to.

“El mo­vi­mien­to sin­di­cal es es­cu­cha­do y to­ma­do en cuen­ta por los más al­tos di­ri­gen­tes del país”, aco­tó Gui­lar­te De Na­ci­mien­to. Eso de­bie­ra ser aci­ca­te pa­ra que las má­xi­mas vo­ces de los sin­di­ca­tos en to­dos los ni­ve­les asu­man ple­na­men­te el pa­pel de­ci­si­vo que les co­rres­pon­de en ca­da es­pa­cio la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.