To­le­ran­cia ce­ro

Trabajadores - - NACIONALES -

frau­des en nó­mi­nas y otras tram­pas in­te­gran la lis­ta de ac­cio­nes que al­gu­nos, dro­ga­dos por el “aro­ma del di­ne­ro fá­cil”, han prac­ti­ca­do o con­sen­ti­do, sin re­pa­rar en las grie­tas a la cre­du­li­dad de la ad­mi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca.

No en­ten­der que la corrupción es un pro­ble­ma “de to­dos pa­ra uno y uno pa­ra to­dos” nos cos­ta­rá pre­sen­ciar el caó­ti­co día en que, por las ba­ses per­fo­ra­das, se es­cu­rran con­quis­tas y se es­ca­bu­llan sueños.

Cier­ta­men­te es di­fí­cil en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas ac­tua­les aca­bar com­ple­ta­men­te con la tría­da per­ver­sa “ile­ga­li­da­des-de­li­tos-corrupción”, pe­ro con con­cien­cia so­cial y eco­nó­mi­ca es po­si­ble mi­ni­mi­zar­la y evi­tar que sus efec­tos ha­gan me­tás­ta­sis en el cuer­po de la na­ción.

Co­no­cer las cau­sas y con­di­cio­nes que pro­pi­cian esa de­plo­ra­ble ac­ción y no ata­car­las con la fuer­za y ra­pi­dez del rayo equi­va­le a en­gor­dar, co­mo gran­je­ro de­di­ca­do, el fe­nó­meno que el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz de­fi­nie­ra co­mo “uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos de la Re­vo­lu­ción, mu­cho más per­ju­di­cial que el mul­ti­mi­llo­na­rio pro­gra­ma sub­ver­si­vo e in­je­ren­cis­ta del Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos den­tro y fue­ra del país”.

Creo, apo­ya­da en los que me han an­te­ce­di­do en es­tas re­fle­xio­nes, que el em­pre­sa­ria­do cu­bano ne­ce­si­ta, en to­do mo­men­to, reoxi­ge­nar­se éti­ca­men­te. So­lo así la vi­da eco­nó­mi­ca y so­cial go­za­rá de me­jor sa­lud.

La apli­ca­ción ca­bal del sis­te­ma de con­trol in­terno, ne­ce­sa­rio ins­tru­men­to pa­ra la trans­pa­ren­cia de las ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, es otra car­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra el triun­fo en es­te te­rreno.

Nues­tro ac­cio­nar de­be­ría tam­bién es­tar en con­so­nan­cia con el pen­sa­mien­to del Após­tol Jo­sé Mar­tí, quien sen­ten­ció: “…de­bie­ra sin du­da ne­gar­se con­si­de­ra­ción so­cial, mi­rar­se co­mo a so­la­pa­dos enemi­gos del país, co­mo a la ro­ña y co­mo a va­gos, a los que prac­ti­can o fa­vo­re­cen el cul­to a la ri­que­za: pues así co­mo es glo­ria acu­mu­lar­la con un tra­ba­jo fran­co y brio­so, así es prue­ba pal­pa­ble de in­ca­pa­ci­dad y des­ver­güen­za, y de­li­to me­re­ce­dor de pe­na es­tric­ta, el fo­men­tar­la por mé­to­dos vio­len­tos o es­con­di­dos, que des­hon­ran al que los em­plea y co­rrom­pen la na­ción en que se prac­ti­can”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.