El Rey re­gre­sa a la pra­de­ra

Trabajadores - - DEPORTES - Joel Gar­cía

La no­ti­cia beis­bo­le­ra de la se­ma­na, en me­dio de los úl­ti­mos jue­gos del Cam­peo­na­to Sub-23 y la Se­rie Es­pe­cial rum­bo a Ba­rran­qui­lla, se la ga­nó Rey Vi­cen­te An­gla­da, tras acep­tar el re­torno a In­dus­tria­les co­mo men­tor en la ve­ni­de­ra tem­po­ra­da éli­te que, di­cho sea de pa­so, ofi­cia­li­zó su ini­cio pa­ra el 10 de agos­to, con una mo­di­fi­ca­ción en el sis­te­ma de com­pe­ten­cia pro­pues­ta des­de nues­tras pá­gi­nas.

La apro­ba­ción en­tre los par­cia­les azu­les del otro­ra camarero y tres ve­ces mo­nar­ca co­mo di­rec­tor (2003, 2004 y 2006) re­sul­tó ca­si to­tal, pues los de­más can­di­da­tos (Gui­ller­mo Car­mo­na, Lá­za­ro de la To­rre y Car­los Ta­ba­res) te­nían sus vai­ve­nes de sim­pa­tía e inex­pe­rien­cia pa­ra un con­jun­to de tan­to pe­so en la pe­lo­ta cu­ba­na.

An­gla­da y el men­tor sa­lien­te, Víc­tor Me­sa, po­seen va­rios pun­tos de con­tac­to si de jue­go agre­si­vo, téc­ni­co y mo­ti­va­dor se ha­bla. La gran di­fe­ren­cia es­tri­ba en el li­de­raz­go real que ejer­cen so­bre los ju­ga­do­res. En Rey es pon­de­ra­ble la con­duc­ta éti­ca sin es­tri­den­cia y sus vic­to­rias lle­ga­ron sin el am­plio apo­yo lo­gís­ti­co de la úl­ti­ma cam­pa­ña, que oja­lá se man­ten­ga, pues tam­po­co la re­ci­bie­ron así Ger­mán Me­sa, Lá­za­ro Var­gas y Ja­vier Mén­dez, los tres má­na­ger del 2009 al 2016.

La ge­ne­ra­ción ac­tual de ju­ga­do­res del equi­po ca­pi­ta­lino es muy in­fe­rior a la que en­con­tró en el 2002 —so­bre to­do en el pit­cheo— y so­lo seis ju­ga­do­res es­tu­vie­ron ba­jo sus ór­de­nes cuan­do res­pi­ra­ron los tí­tu­los. De ahí que el re­to ma­yor no se­rá re­cu­pe­rar la afi­ción, sino de­vol­ver el jue­go agra­da­ble, vis­to­so, téc­ni­co y en­tre­ga­do en el que to­dos los pe­lo­te­ros son ne­ce­sa­rios, mas nin­guno es im­pres­cin­di­ble, ya que lo im­por­tan­te no es el ren­di­mien­to per­so­nal, sino el apor­te al co­lec­ti­vo.

Bien­ve­ni­do An­gla­da aun­que sea por una se­rie. La me­to­do­lo­gía pa­ra se­lec­cio­nar a los di­rec­to­res en to­do el país, pe­ro es­pe­cial­men­te en La Ha­ba­na, si­gue sien­do un te­ma con­tro­ver­ti­do, pues hay múl­ti­ples ejem­plos de os­cu­ri­dad en esas de­sig­na­cio­nes. Des­de los que se en­te­ran que no eran ellos cuan­do lle­ga­ron al te­rreno pa­ra el ini­cio de la pre­pa­ra­ción (Pe­dro Me­di­na es­pe­ra que le sa­quen esa es­pi­na al­gún día), has­ta los que mos­tra­ron dis­po­si­ción a re­gre­sar tras re­sol­ver los pro­ble­mas fa­mi­lia­res y lo re­le­ga­ron sin sen­ti­do (Ja­vier Mén­dez es el ca­so más re­cien­te).

Es­ta se­ma­na de­be co­no­cer­se quién di­ri­gi­rá otra for­ma­ción in­sig­nia, Santiago de Cu­ba, di­la­ta­da de­ci­sión a par­tir de que Lio­nard Kin­de­lán emi­gra­ra en bus­ca de las Gran­des Li­gas. Es cier­to que re­sul­ta­ría du­ro pa­ra un pa­dre co­mo Ores­tes Kin­de­lán pe­dir­le a sus dis­cí­pu­los que de­fien­dan el uni­for­me de su pro­vin­cia y el béis­bol cu­bano cuan­do su vás­ta­go to­mó otro ca­mino, pe­ro en nues­tra so­cie­dad abun­dan ejem­plos así en otros sec­to­res y lo que de­be va­lo­rar­se es cuán­to es­ta­ría dis­pues­to a con­ti­nuar apor­tan­do el Tam­bor Ma­yor, a pe­sar de es­ta des­ga­rra­du­ra.

He­ri­ber­to Ro­sa­les tam­bién se en­cuen­tra en la mi­ri­lla de las au­to­ri­da­des in­dó­mi­tas tras sus dos éxi­tos en el cer­ta­men pa­ra me­no­res de 23 años. No se­ría una ma­la elec­ción si to­ma­mos en cuen­ta que bue­na par­te de la nó­mi­na la co­no­ce al de­di­llo, co­mo tam­po­co pa­re­ce des­ca­be­lla­do for­mar un bi­no­mio Kin­de­lán-Ro­sa­les pa­ra re­cu­pe­rar lo per­di­do.

Un cam­bio com­pren­si­ble

Tras ce­le­brar­se el se­mi­na­rio de men­to­res de equi­pos ya se co­no­ce que la 58 Se­rie Na­cio­nal ten­drá un nue­vo sis­te­ma pa­ra la se­gun­da fa­se: so­lo se arras­tra­rán los re­sul­ta­dos en­tre los equi­pos cla­si­fi­ca­dos, lo cual im­pli­ca va­rias for­ta­le­zas: jue­go du­ro des­de el prin­ci­pio por­que na­die sa­be qué se­lec­cio­nes pa­sa­rán (des­de la 52 edi­ción so­lo Guan­tá­na­mo y Ma­ya­be­que no han po­di­do in­cluir­se en la ron­da de­ci­si­va); la se­lec­ción de los re­fuer­zos se rea­li­za­rá tal y co­mo ter­mi­nen la pri­me­ra eta­pa no en or­den in­ver­ti­do co­mo has­ta aho­ra; en tan­to ha­brá ma­yor ri­va­li­dad en el pe­río­do con­clu­si­vo.

Asi­mis­mo la pro­pues­ta es­tá a tono con la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal (Clá­si­cos Mun­dia­les y otros even­tos), no per­ju­di­ca en cuan­to a es­ta­dís­ti­cas (son 90 jue­gos más la postemporada) y, so­bre to­do, bus­ca com­pe­ti­ti­vi­dad des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo en­cuen­tro, pues re­du­ce la di­fe­ren­cia en­tre los in­vo­lu­cra­dos en la se­gun­da par­te y to­dos con­ta­rán con op­cio­nes reales de ac­ce­der a los Play Off, al­go que aho­ra ca­si que­da re­ser­va­do pa­ra los cua­tro pri­me­ros, aun­que ten­gan desas­tro­sos los 45 desafíos fi­na­les.

Es­te do­min­go Las Tu­nas ob­tu­vo el pri­mer bo­le­to a la fi­nal de la Sub23 al do­mi­nar a Gran­ma 3-2 y 11-3, por lo que es­pe­ra aho­ra a su ri­val de Oc­ci­den­te, pen­dien­te aún da­dos los par­ti­dos sus­pen­di­dos a cau­sa de las llu­vias, en tan­to con­clu­yó la Se­rie Es­pe­cial con triun­fo de Orien­ta­les so­bre Oc­ci­den­ta­les (10-3).

| fo­to: Jo­sé Luis Ana­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.