¿Al­gún día ter­mi­na­rá mi des­pro­tec­ción?

Trabajadores - - NACIONALES - Ga­bino Man­gue­la Díaz

Es fá­cil, muy fá­cil, que mis de­re­chos co­mo con­su­mi­dor sean hoy vio­len­ta­dos en el sis­te­ma de co­mer­cio na­cio­nal, pues to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que eso ocu­rra; y ase­gu­ro que no ha­bría que ser muy ob­ser­va­dor pa­ra com­pro­bar el sin­nú­me­ro de he­chos de­mos­tra­ti­vos de la li­te­ral “agre­sión” de la cual es ob­je­to el con­su­mi­dor, más allá del ti­po de tien­da y de mo­ne­da que se em­plee.

Por ello, nun­ca he creí­do mu­cho —más bien na­da— en el ab­sur­do Li­bro de Que­jas, o en los mu­ra­les que ex­hi­ben nu­me­ro­sos cen­tros la­bo­ra­les del co­mer­cio y la gas­tro­no­mía, don­de apa­re­ce el Co­mi­té de Pro­tec­ción al Con­su­mi­dor. Pa­re­cen bur­las.

No sé us­ted, pe­ro no me sien­to pro­te­gi­do, sino muy des­pro­te­gi­do —fra­se que no es un jue­go de pa­la­bras, se tra­ta de al­go muy real— des­de an­tes de sa­lir de mi ca­sa, ja­ba en mano, pa­ra com­prar el pan u otro producto de la ca­nas­ta fa­mi­liar nor­ma­da. Si fue­ra a con­sig­nar ejem­plos de lo que afir­mo, ne­ce­si­ta­ría es­pa­cio pa­ra lle­nar una ver­da­de­ra en­ci­clo­pe­dia. Y, por de­más, se­ría llo­ver so­bre mo­ja­do.

Aho­ra pa­ra fe­li­ci­dad de mu­chos en­tra en ac­ción la lla­ma­da Re­so­lu­ción 54 del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio In­te­rior, un do­cu­men­to más en la —lar­ga y aún no triun­fan­te— ba­ta­lla gu­ber­na­men­tal por de­fen­der­nos; pe­ro la­men­ta­ble­men­te, no soy muy op­ti­mis­ta en cuan­to a su efi­ca­cia pa­ra que mis de­re­chos sean res­pe­ta­dos, un ver­da­de­ro en­tuer­to cu­ya so­lu­ción se­gún mi pa­re­cer, exi­ge la pre­sen­cia, asi­mis­mo, de ins­ti­tu­cio­nes y vo­lun­ta­des, es­fuer­zos y pro­yec­cio­nes.

In­clu­so sin co­no­cer a ple­ni­tud sus de­re­chos re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, nues­tra po­bla­ción sí per­ci­be que en la re­la­ción de in­ter­cam­bio es ob­je­to ca­da vez más de abu­sos por par­te de los ven­de­do­res. A no du­dar­lo, el clien­te, fren­te a pro­vee­do­res y ven­de­do­res, es­tá en una po­si­ción de in­de­fen­sión, en cla­ra des­ven­ta­ja.

¿Se­rá ver­dad que co­mo con­su­mi­dor siem­pre ten­go la ra­zón? ¿Ha­brá cam­bia­do en las con­di­cio­nes de Cu­ba ese axio­ma? ¿A quién me que­jo? ¿Quién res­pon­de? ¿Qué su­ce­de­rá con el vio­la­dor o vio­la­do­res de mis de­re­chos? ¿Quién ha­ce cum­plir lo es­ta­ble­ci­do en el ci­ta­do do­cu­men­to le­gal? No, no voy a con­ti­nuar con las in­te­rro­gan­tes.

Cier­ta­men­te, no ha­bría que co­men­zar una cru­za­da des­ca­be­lla­da pro­ta­go­ni­za­da por fran­co­ti­ra­do­res, pe­ro an­te tan­tas vio­la­cio­nes la Re­so­lu­ción de­be­rá ir acom­pa­ña­da del cum­pli­mien­to es­tric­to de lo es­ta­ble­ci­do en el Có­di­go Pe­nal y te­ner pre­sen­te que el “de­jar ha­cer”, la de­sidia, el “pa­sar la mano”, cons­ti­tu­yen prác­ti­cas su­ma­men­te per­ni­cio­sas.

Ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na re­cuer­dan que en fe­cha tan tem­pra­na co­mo enero de 1960 en nues­tro país se apro­bó la Ley 697 de Pro­tec­ción al Con­su­mi­dor con el fin de evi­tar el en­ca­re­ci­mien­to in­jus­ti­fi­ca­do de la vi­da, im­pe­dir la es­pe­cu­la­ción mer­can­til y que los ven­de­do­res pri­va­dos se apro­ve­cha­ran de la es­ca­sez de mer­can­cías y ele­va­ran in­dis­cri­mi­na­da­men­te los pre­cios. Pe­ro “con la pos­te­rior so­cia­li­za­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la ley se hi­zo ob­so­le­ta”.

Pa­ra mu­chos la am­plia­ción de las for­mas de pro­pie­dad y de ven­ta, la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos a gra­nel, el cre­ci­mien­to de la red de tien­das mi­no­ris­tas, y otros ele­men­tos, han de­ter­mi­na­do la cre­cien­te des­pro­tec­ción del con­su­mi­dor, pe­ro soy de los que creen que la ra­zón fun­da­men­tal es­tri­ba en que las ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les no pres­ta­ron la de­bi­da aten­ción a un fe­nó­meno que po­co a po­co fue co­rro­yen­do ese im­por­tan­te sec­tor, y co­rrom­pien­do a tan­tos de los que en él la­bo­ran.

Otros te­mo­res me asal­tan, en­tre ellos el “po­co fi­ja­dor” que han te­ni­do un gran nú­me­ro de me­di­das y dis­po­si­cio­nes que im­ple­men­ta­mos, y que las que­jas, de ma­ne­ra ma­yo­ri­ta­ria, van a un or­ga­nis­mo u ofi­ci­na del pro­pio sis­te­ma de co­mer­cio, por lo que se eri­ge en juez y par­te.

Oja­lá el le­ga­jo le­gal sur­ta el efec­to que se es­pe­ra, pues en­ton­ces, en­tre otras co­sas, no ten­dré que sa­lir de mi ca­sa con la in­cer­ti­dum­bre de si abrió o no la bo­de­ga, si po­dré ad­qui­rir la bol­sa de yo­gur de so­ya por el pre­cio es­ta­ble­ci­do, si el “sa­bla­zo” del pues­te­ro se­rá ma­yor que la úl­ti­ma vez, si la ca­fe­te­ría cer­ca­na es­ta­rá sur­ti­da co­mo de­bía ser, si es­te mes no me tum­ban la pa­pa que me co­rres­pon­de, en fin, si en mi re­la­ción con el co­mer­cio al­gún día ten­dré la ra­zón, si al­gún día ter­mi­na­rá mi des­pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.