En nues­tros ba­rrios: ¿ve­ci­nos o qué so­mos?

Trabajadores - - SALUD - Yoel Al­ma­guer de Ar­mas

Al ve­cino del pri­mer pi­so no le gus­ta que la gen­te de su edi­fi­cio lan­ce co­mo pa­ra­caí­das las ja­bas de ba­su­ras, de co­mi­das echa­das a per­der, de pa­pe­les su­cios, de bo­te­llas y po­mos que se usan en la co­ci­na.

Ese ve­cino, que pue­de ser de cual­quier par­te del país, es quien más pa­de­ce la irres­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va por­que es a su ca­sa don­de lle­gan los roe­do­res, los olo­res des­agra­da­bles, las mos­cas y los mos­qui­tos.

La úl­ti­ma pro­ce­den­cia de ta­les vec­to­res es des­co­no­ci­da por to­dos. Qui­zá ven­gan de al­gún tan­que de basura des­ta­pa­do, de los que Co­mu­na­les tar­da has­ta días en re­co­ger; qui­zá el úl­ti­mo ali­men­to de esos in­sec­tos fue­ron las he­ces fe­ca­les del pe­rri­to de al­gún ve­cino que lo sa­ca a de­fe­car por el ba­rrio y nun­ca re­co­ge los de­se­chos; o qui­zá una de esas gua­sa­sas co­mió de al­gún ani­mal muer­to y lue­go se po­só en el bor­de de nues­tro pla­to de co­mi­da.

Es real la es­ca­sez de re­co­lec­to­res de ba­su­ras que cui­da­mos muy po­co. Tam­bién es cier­to que des­bor­da­mos esos re­ci­pien­tes, y los de­se­chos de cual­quier ti­po se con­vier­ten en los pro­ta­go­nis­tas de mu­chas ca­lles o es­qui­nas de ace­ras por don­de ni se pue­de tran­si­tar.

En es­te sen­ti­do, ha fal­ta­do el res­pe­to ha­cia no­so­tros mis­mos, ha­cia el pró­ji­mo, ha­cia la sa­lud de to­dos. Nos he­mos que­da­do en la ho­ja­ras­ca del asun­to, en la su­per­fi­cie, en el egoís­mo, en el mal pen­sar. No he­mos si­do los su­fi­cien­te­men­te res­pon­sa­bles pa­ra crear una so­cie­dad me­jor que ten­ga co­mo pre­mi­sa el sen­ti­do de per­te­nen­cia, y de es­ta ma­ne­ra, lo­grar un am­bien­te agra­da­ble y con hi­gie­ne pa­ra el bie­nes­tar de to­dos.

Ha­ce unos días, Ro­ber­to Mo­ra­les Oje­da, vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do y mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca, con­ver­sa­ba con los asis­ten­tes a la IX Le­gis­la­tu­ra de la Asam­blea Na­cio­nal so­bre va­rios asun­tos, en­tre es­tos los pa­de­ci­mien­tos de la dia­rrea.

De­cía que an­tes la ma­yo­ría de las per­so­nas acha­ca­ban ese pa­de­cer a una ma­la di­ges­tión, y que mu­chos re­sol­vían con una cu­ra de pa­rá­si­tos. Co­men­tó que hoy exis­ten ca­sos de den­gue en la pro­vin­cia de San­tia­go de Cu­ba, y que por la irres­pon­sa­bi­li­dad co­me­ti­da, los cau­san­tes de ese pro­ble­ma son ana­li­za­dos, in­clu­so, an­te los tri­bu­na­les.

Vi­vi­mos en un país tro­pi­cal, pro­pi­cio pa­ra la exis­ten­cia de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles, que pue­den ori­gi­nar­se de las in­ten­sas llu­vias y del ca­lor del ve­rano pa­ra con­ta­giar­nos, de­jar­nos se­cue­las, en­tris­te­cer a las fa­mi­lias, in­te­rrum­pir los mo­men­tos de fe­li­ci­dad por los cua­les vi­vi­mos y mu­chas ve­ces nos sa­cri­fi­ca­mos.

Si el ve­cino del edi­fi­cio no sin­tie­ra caer des­de las al­tu­ras las ja­bas car­ga­das de co­sas ra­ras, y si man­tu­vié­ra­mos ta­pa­dos los tan­ques de ba­su­ras ha­bi­li­ta­dos en las cua­dras, el com­ba­te con­tra el den­gue, el có­le­ra, la fie­bre ama­ri­lla y ti­foi­dea, la dia­rrea y otras tan­tas, dis­mi­nui­ría la po­si­bi­li­dad de per­der la vi­da, que se an­he­la más cuan­do sen­ti­mos el ries­go de que­dar­nos sin es­ta.

Ejem­plos co­mo es­te no se ven mu­cho, pe­ro el es­fuer­zo man­co­mu­na­do pa­ra lo­grar tal ob­je­ti­vo ga­ran­ti­za­rá la sa­lud y la ca­li­dad de vi­da de to­dos. | fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.