TRA­BA­JA­DO­RES El Che en el XI Con­gre­so de la CTC

Trabajadores - - NATALICIO 90 -

El do­min­go 26 de no­viem­bre de 1961 se inau­gu­ró el XI Con­gre­so de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC).

En­tre los ora­do­res es­tu­vo el Che, en­ton­ces mi­nis­tro de In­dus­trias, quien se di­ri­gió a los de­le­ga­dos el mar­tes 28 pa­ra ex­po­ner cuá­les eran a su jui­cio “las ta­reas más im­por­tan­tes du­ran­te los años ve­ni­de­ros”.

Co­men­tó que nos es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do “pa­ra ini­ciar el pri­mer año de lo que se­rá el cua­trie­nio de 1962 a 1965 (en la in­dus­tria)”, de que “ya to­dos co­no­ce­mos que la pla­ni­fi­ca­ción es al so­cia­lis­mo, lo que la anar­quía de la pro­duc­ción es al ca­pi­ta­lis­mo”, de la ne­ce­si­dad del desa­rro­llo in­dus­trial del país; de que una par­te im­por­tan­te del éxi­to de­pen­día de la cla­se obre­ra; de la im­por­tan­cia de ele­var­se a una con­cien­cia so­cial su­pe­rior, pues sin com­pren­der es­to, el plan eco­nó­mi­co se­rio del Go­bierno fra­ca­sa­ría, y se­ña­ló que ha­bía­mos te­ni­do de­fec­tos de or­ga­ni­za­ción y que las de­fi­cien­cias no es­ta­ban su­pe­ra­das to­da­vía. Re­cal­có que “la or­ga­ni­za­ción era uno de los pun­tos cla­ves”.

Con el es­pí­ri­tu crí­ti­co que lo ca­rac­te­ri­za­ba, afir­mó que “en es­ta lu­cha ha ha­bi­do mu­chos mo­men­tos en que da­ba la im­pre­sión que la cla­se obre­ra no en­ten­día bien el nue­vo pa­pel que te­nía que ju­gar”, pe­ro re­co­no­ció que des­de ha­cía unos me­ses “he­mos em­pe­za­do a fun­dir­nos en una so­la ma­sa”.

Ha­bló del fu­tu­ro Par­ti­do Uni­do de la Re­vo­lu­ción y el pa­pel que desem­pe­ña­rían en él los tra­ba­ja­do­res de vanguardia.

Ar­gu­men­tó que “el Sin­di­ca­to, co­mo re­pre­sen­tan­te de to­dos los obre­ros, te­nía la do­ble ta­rea de re­pre­sen­tar­los —pa­ra cual­quier dis­cu­sión de ti­po sin­di­cal— y, al mis­mo tiem­po, desa­rro­llar las gran­des ta­reas que es ne­ce­sa­rio cum­plir a ca­ba­li­dad den­tro de la ma­sa obre­ra”.

Plan­teó que ha­bía dos lí­neas que era pre­ci­so se­guir­las has­ta el fi­nal: “desa­rro­llar la téc­ni­ca y desa­rro­llar la pro­duc­ti­vi­dad en el tra­ba­jo”; que “el es­tu­dio de­be ser una de nues­tras nor­mas de con­duc­ta en el fu­tu­ro” y ga­ran­ti­zó que “va­mos a li­qui­dar to­tal­men­te el des­em­pleo”, que to­da­vía gra­vi­ta­ba so­bre Cu­ba.

Ex­pu­so que el Mi­nis­tro del Tra­ba­jo y los de­más com­pa­ñe­ros ha­bían ha­bla­do de las co­sas bue­nas, pe­ro “a mí me to­ca ha­blar de los sa­cri­fi­cios y de las co­sas ma­las”, afir­ma­ción que mo­ti­vó aplau­sos pro­lon­ga­dos, e in­me­dia­ta­men­te con­cre­tó , en­tre otras co­sas que “ne­ce­si­ta­mos au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad” y uno de los frenos eran al­gu­nos de los vie­jos convenios de tra­ba­jo. Agre­gó que “cuan­do hay al­go que es­té fre­nan­do nues­tro desa­rro­llo, de­be de­cir­se y de­be lla­mar­se a dis­cu­tir­lo, am­plia y abier­ta­men­te”.

Se­ña­ló que ha­cía más de un año es­ta­ba es­tu­dian­do las nor­mas de tra­ba­jo, y sub­ra­yó que era pre­ci­so tec­ni­fi­car el cor­te y al­za de la caña, pa­ra lo cual en esos mo­men­tos se es­ta­ban pro­ban­do cua­tro má­qui­nas.

Re­afir­mó que otra for­ma de orien­tar la pro­duc­ti­vi­dad era la emu­la­ción y que los sin­di­ca­tos de­bían to­mar­la en sus ma­nos co­mo una ta­rea fun­da­men­tal del año ve­ni­de­ro.

Ha­bló de las asam­bleas de pro­duc­ción, de la ne­ce­si­dad de los cur­sos de se­gui­mien­to pa­ra con­ti­nuar ele­van­do el ni­vel de ins­truc­ción de los tra­ba­ja­do­res; de nue­vas in­dus­trias, de la su­cro­quí­mi­ca, co­mo me­dio de di­ver­si­fi­ca­ción de la agroin­dus­tria azu­ca­re­ra, de bo­rrar las di­fe­ren­cias en­tre el tra­ba­jo ma­nual y el in­te­lec­tual y en­tre la ciu­dad y el cam­po, y ex­hor­tó a li­qui­dar las cla­ses, a crear la so­cie­dad sin cla­ses, “la so­cie­dad del por­ve­nir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.