Ideas pa­ra to­dos los tiem­pos

Trabajadores - - NATALICIO 90 -

Con los pies en la tie­rra y la mi­ra­da en el cie­lo

En con­ver­sa­ción con Tir­so Sáenz, vi­ce­di­rec­tor de re­fi­na­ción del Mi­nis­te­rio de In­dus­trias, el Che le hi­zo un gru­po de pre­gun­tas ope­ra­ti­vas so­bre la ac­ti­vi­dad que aten­día, las cua­les fue­ron res­pon­di­das co­rrec­ta­men­te. A con­ti­nua­ción qui­so sa­ber cuá­les eran sus ideas so­bre la es­tra­te­gia de desa­rro­llo de las re­fi­ne­rías, a lo cual Tir­so tu­vo que res­pon­der­le que no ha­bía ni si­quie­ra pen­sa­do en ello. En­ton­ces el Che le di­jo: Que los pro­ble­mas pre­sen­tes no te im­pi­dan pen­sar en el fu­tu­ro, si no, los pa­sos que es­tás dan­do aho­ra no te lle­va­rán a nin­gu­na par­te. Un di­ri­gen­te tie­ne que es­tar con los pies en la tie­rra pe­ro con la mi­ra­da en el cie­lo. Ha­ce fal­ta que me bus­ques un pro­fe­sor de con­ta­bi­li­dad. Le bus­ca­mos a uno de los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas y se pu­so a es­tu­diar por las no­ches has­ta que lle­gó a do­mi­nar la ma­te­ria. Des­pués apren­dió Cos­to Es­tán­dar, una asig­na­tu­ra den­sa y di­fí­cil, y por úl­ti­mo se de­di­có a las ma­te­má­ti­cas, de mo­do que un día el maes­tro le di­jo: Mi­ra Che, no pue­do en­se­ñar­te más, por­que ya apren­dis­te to­do lo que sé. Fue en­ton­ces que el Che re­tó a su pro­fe­sor, el ya des­apa­re­ci­do Sal­va­dor Vi­la­se­ca, a es­tu­diar jun­tos in­ves­ti­ga­ción de ope­ra­cio­nes. Al fi­nal, era un te­rror exa­mi­nan­do los es­ta­dos fi­nan­cie­ros de las em­pre­sas.

La ca­li­dad, res­pe­to al pue­blo

“Ha­bía­mos ha­bla­do de ca­li­dad co­mo un sen­ti­do de res­pe­to al pú­bli­co, de res­pe­to al pue­blo y es­to tam­bién de­be apli­car­se a la ca­li­dad, no so­lo en su ter­mi­na­ción, sino tam­bién en el sur­ti­do, es de­cir, to­das las for­mas de ser­vir al pue­blo de la me­jor for­ma po­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.