Ma­ri­ne­ros en tie­rra

Trabajadores - - NACIONALES - Lourdes Rey Vei­tía

La mon­ta­ña vi­lla­cla­re­ña se vol­vió lu­gar de ma­ri­ne­ros tras las llu­vias de la tor­men­ta sub­tro­pi­cal Al­ber­to. Tres re­me­ros sue­len ver­se por es­tos días dan­do via­jes por el Va­lle de Ji­ba­coa; y los bar­cos de ex­cur­sión del ho­tel Ha­na­ba­ni­lla se des­pla­zan con­ti­nua­men­te por el la­go.

Es que el su­mi­de­ro de es­ta zo­na, al que lle­gan to­dos los ríos, arro­yos y ma­nan­tia­les que cir­cun­dan el lo­me­río, se re­bo­sa cuan­do re­ci­be un gol­pe tan in­ten­so de agua. Con ello el Va­lle de Ji­ba­coa que­da co­mo un es­pe­jo de nue­ve ki­ló­me­tros, por lo que per­ma­ne­cen ais­la­das las co­mu­ni­da­des Gua­ya­bal, Luis La­ra, Jun­co, Can­cán y Rin­cón Na­ran­jo.

Sus po­bla­do­res, quie­nes han apren­di­do a sen­tir esa ex­tra­ña cir­cuns­tan­cia de es­tar rodeados de agua, en­cuen­tran so­lu­ción a las ad­ver­si­da­des de la na­tu­ra­le­za. “Es que el hom­bre no se mi­de por las ve­ces que se cae, sino por las que se le­van­ta”, di­jo uno de los via­je­ros de uno de los bo­tes. Mien­tras, el ti­mo­nel re­ma­ba con rit­mo acom­pa­sa­do y ve­lo­ci­dad en­tre­na­da pa­ra es­tos su­ce­sos.

Las bar­ca­zas, que son tres bo­tes del Mi­nis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra, tam­bién trans­por­tan pan, ga­lle­ta, la ca­nas­ta fa­mi­liar nor­ma­da, medicamento y a las per­so­nas. Otras ve­ces lle­van una car­ga que­ri­da y muy es­pe­cial: el mé­di­co del lo­me­río, quien en es­ta oca­sión, ade­más de vi­si­tar a en­fer­mos, da orien­ta­cio­nes pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad epi­de­mio­ló­gi­ca y efec­túa la­bo­res pro­fi­lác­ti­cas.

El lo­me­río se con­vir­tió en un ca­yo en el cen­tro de la is­la y aque­llos tres hom­bres de­vi­nie­ron ma­ri­ne­ros, co­mo atle­tas de al­to ren­di­mien­to.

En 57 años, es­ta es la ter­ce­ra vez que la pre­sa Ha­na­ba­ni­lla, que ali­via de ma­ne­ra na­tu­ral, lo ha­cía a un ni­vel tan al­to. Es el úni­co la­go in­tra­mon­tano ar­ti­fi­cial del país, pe­ro a pe­sar del fe­nó­meno no per­dió su vi­ta­li­dad, aun­que sí que­dó in­co­mu­ni­ca­do. Des­de la ba­se náu­ti­ca los lan­che­ros se co­mu­ni­can cons­tan­te­men­te con el mue­lle pro­vi­sio­nal ubi­ca­do al otro la­do y van al en­cuen­tro de los clien­tes. Así se con­vier­te es­te en un via­je mu­cho más atrac­ti­vo, al de­cir de al­gu­nos que lle­gan a pa­sar días de des­can­so en el cen­tro tu­rís­ti­co. Mien­tras, con­ti­núan su mar­cha las ac­cio­nes de re­cu­pe­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.