Sú­per Ma­rio

Trabajadores - - DEPORTES - | Ro­ber­to Ra­mí­rez, es­pe­cial pa­ra Tra­ba­ja­do­res

Ate­nas, 28 de agos­to del 2004. Un ta­len­to­so bri­tá­ni­co de so­lo

17 años lla­ma­do Amir Khan es cen­tro de gran se­gui­mien­to me­diá­ti­co en la fi­nal bo­xís­ti­ca de los XXVIII Jue­gos Olím­pi­cos.

Su nom­bre suena con fuer­za co­mo fu­tu­ra es­tre­lla ren­ta­da y la po­si­bi­li­dad de que des­po­je del tí­tu­lo al en­cum­bra­do li­ge­ro cu­bano Ma­rio Kin­de­lán ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas exa­cer­ba­das por nu­me­ro­sos re­por­te­ros.

Fiel a la vo­lun­tad de triun­fo que le lle­vó a la éli­te el mu­cha­cho hi­zo has­ta lo in­de­ci­ble so­bre el en­ce­ra­do, pe­ro el zur­do ca­ri­be­ño im­pu­so las re­glas del jue­go y los jue­ces de­cre­ta­ron con­tun­den­te fa­llo 30-22.

Sú­per Ma­rio ba­ña­ba así en oro el cie­rre de su pa­so por los es­ce­na­rios más exi­gen­tes, don­de ge­ne­ró aplau­sos en pre­mio a la maes­tría con que di­ser­tó en el plano tác­ti­co, apo­ya­do en ha­bi­li­da­des con­so­li­da­das con mu­cha en­tre­ga.

Tri­ple ti­tu­lar del mun­do, al­zó la

Co­pa Rus­sell al me­jor atleta de la edi­ción de

Bel­fast 2001, ape­nas ne­ce­si­tó seis tem­po­ra­das pa­ra rei­nar en to­dos los cer­tá­me­nes ofi­cia­les de la

Ai­ba, y de­rro­tó a otros va­rios con­tra­rios de al­to vue­lo.

Bas­ta­ría men­cio­nar a los puertorriqueños Fé­lix Ti­to

Tri­ni­dad y Mi­guel Cot­to, o el ucra­niano An­dreas Ko­tel­nik, to­dos dis­tin­gui­dos des­pués co­mo pro­fe­sio­na­les, sin ob­viar al ru­so Ale­xan­der Ma­le­tin o al tai­lan­dés Som­luck Kam­sing.

Dos ve­ces ti­tu­lar en Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos y

Cen­tro­ca­ri­bes, tam­bién be­bió triun­fos en par de co­pas del or­be y al de­cir de su en­tre­na­dor Ju­lián González Ce­de­ño,

“fue el má­xi­mo ex­po­nen­te del con­cep­to re­vo­lu­cio­na­dor de la es­cue­la cu­ba­na en ma­te­ria de dis­tan­cias.

“Mien­tras se pe­lea bá­si­ca­men­te en tres (lar­ga, me­dia y cor­ta), él do­mi­na­ba la extralarga, la lar­ga, la me­dia, la cor­ta y el cuer­po a cuer­po, y el trán­si­to por es­tas du­ran­te los asal­tos era un ar­gu­men­to tác­ti­co que le re­por­tó ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos”, di­jo el pre­pa­ra­dor.

Es cier­to que el as­tro hol­gui­ne­ro no fue un gran pe­ga­dor, pe­ro tam­po­co le hi­zo fal­ta. Téc­ni­co co­mo po­cos, com­bi­na­ba sus gol­pes con ca­den­cia, exac­ti­tud y ex­plo­si­vi­dad de ma­nual y ello le per­mi­tía des­ha­cer a los más connotados.

Pa­só a los li­bros co­mo alumno ejem­plar en la di­fí­cil ta­rea de sa­tis­fa­cer lo acor­da­do en el or­den de la dis­ci­pli­na tác­ti­ca, que so­lo va­ria­ba an­te in­di­ca­cio­nes de la es­qui­na, y des­lum­bró con un es­ti­lo real­za­do por ra­pi­dez, des­pla­za­mien­tos ele­gan­tes y de­fen­sa efec­ti­va.

Na­die lo du­de: el hol­gui­ne­ro fue de los GRAN­DES. Así, en ma­yús­cu­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.