El gor­di­to Ba­la­do

Trabajadores - - DEPORTES - Ah­med Pé­rez Mo­re­jón

La in­te­rro­gan­te lle­va en sí mis­ma la pe­ga­da de­mo­le­do­ra in­he­ren­te a va­rias de nues­tras lu­mi­na­rias so­bre los cua­dri­lá­te­ros. No me atre­vo, en reali­dad, a dar una res­pues­ta ca­te­gó­ri­ca. En mi de­fen­sa, el he­cho de que la es­cue­la cu­ba­na de bo­xeo ha for­ma­do a una cons­te­la­ción de atle­tas de pri­me­rí­si­mo or­den a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Se tra­ta, y ello es­tá tam­bién a mi fa­vor, de una his­to­ria que, le­jos de lan­gui­de­cer, in­cor­po­ra nue­vas proezas. Bas­ta­ría echar una mi­ra­da al me­da­lle­ro del úl­ti­mo Cam­peo­na­to Mun­dial, ce­le­bra­do en Ham­bur­go en el 2017 —en el cual la na­ve an­ti­lla­na al­can­zó cin­co per­ga­mi­nos do­ra­dos— pa­ra co­rro­bo­rar es­ta afir­ma­ción.

Quie­ro re­fe­rir­me, eso sí, a uno de esos pu­gi­lis­tas ex­tra­cla­ses, quien la­bró su ac­cio­nar de en­sue­ño en un cor­to pe­río­do. Den­tro del fir­ma­men­to na­cio­nal Ro­ber­to Ba­la­do tie­ne la sin­gu­la­ri­dad de que dis­pu­so de muy po­co tiem­po pa­ra cin­ce­lar su tra­yec­to­ria den­tro del en­ce­ra­do.

Un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co aquel fa­tí­di­co 2 de ju­lio de 1994, en las in­me­dia­cio­nes de su que­ri­da Fin­ca Hor­beín Que­sa­da del Wa­jay, apa­gó su vi­da, jus­to cuan­do se con­so­li­da­ba co­mo un fue­ra de se­rie. Era el ins­tan­te don­de es­pe­cia­lis­tas y pú­bli­co va­ti­ci­na­ban con ra­zón que los éxi­tos se mul­ti­pli­ca­rían por do­quier.

Ba­la­do pa­ra en­ton­ces ya ex­hi­bía una fo­ja que no es po­si­ble re­su­mir en po­cas lí­neas. En la cús­pi­de de los lau­ros sus tres co­ro­nas uni­ver­sa­les y el cin­tu­rón ba­jo los cin­co aros. En la ci­ta de Bar­ce­lo­na 1992 (inol­vi­da­ble pa­ra Cu­ba por múl­ti­ples mo­ti­vos, en­tre es­tos ha­ber con­se­gui­do su me­jor fae­na en es­tas li­des), el hom­bre que na­ció en Jo­ve­lla­nos, pe­ro hi­zo to­da su ca­rre­ra co­mo ído­lo del mu­ni­ci­pio de La Li­sa, ob­tu­vo la Co­pa Val Bar­ker que lo acre­di­tó co­mo el bo­xea­dor más re­le­van­te de la com­pe­ti­ción olím­pi­ca.

Es cier­to que Ba­la­do no era un su­per­pe­sa­do clá­si­co. Ni por la com­ple­xión fí­si­ca ni por el es­ti­lo den­tro del ring. Su atri­bu­to prin­ci­pal (he ahí pro­ba­ble­men­te la ma­yor di­fe­ren­cia con Joe Luis, Teó­fi­lo Ste­ven­son o Mi­ke Ty­son) no fue pro­pi­nar gol­pes de im­pac­to de­mo­le­dor. Sí dis­pu­so de una ve­lo­ci­dad en­de­mo­nia­da, con la que des­con­cer­tó a los opo­nen­tes for­ni­dos. El rit­mo de des­pla­za­mien­to tre­pi­dan­te que im­po­nía —sal­van­do las dis­tan­cias y com­pa­ra­cio­nes es­té­ri­les— se ase­me­ja­ba, en mu­chos sen­ti­dos, al del gran Moha­med Ali, quien “vo­la­ba co­mo un ma­ri­po­sa” so­bre las cuer­das.

En la re­la­ción de los de­por­tis­tas cu­ba­nos in­mor­ta­les apa­re­ce­rá por siem­pre aquel gor­di­to que pu­so de pie a las tri­bu­nas, dan­zan­do con ele­gan­cia an­te la mi­ra­da ató­ni­ta de sus con­trin­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.