Che ha­bla del Ti­tán

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

Na­ci­dos un 14 de ju­nio, am­bos se con­vir­tie­ron, en épo­cas dis­tin­tas, en ti­ta­nes de la lu­cha por la li­ber­tad. El co­man­dan­te ar­gen­ti­no­cu­bano ha­bló de Ma­ceo en un dis­cur­so pro­nun­cia­do en 1962, de su con­tri­bu­ción a la his­to­ria pa­tria, en el pa­sa­do y en la co­yun­tu­ra que vi­vía el país des­pués de la vic­to­ria.

“Hoy, di­jo el Che, que em­pe­za­mos una nue­va eta­pa de la his­to­ria de Amé­ri­ca, el re­cuer­do de Antonio Ma­ceo ad­quie­re luces pro­pias. Em­pie­za a es­tar más ín­ti­ma­men­te li­ga­do al pue­blo, y to­da la his­to­ria de su vi­da, de sus lu­chas ma­ra­vi­llo­sas y de su muer­te he­roi­ca, ad­quie­re el sen­ti­do com­ple­to, el sen­ti­do del sa­cri­fi­cio pa­ra la li­be­ra­ción de­fi­ni­ti­va del pue­blo.

“Antonio Ma­ceo tie­ne dos mo­men­tos, los más im­por­tan­tes de su vi­da, los que lo de­fi­nen co­mo hom­bre y co­mo ge­nio mi­li­tar.

“El pri­me­ro de ellos es cuan­do con­tra to­das las co­rrien­tes, con­tra to­dos los con­for­mis­mos, con­tra to­dos los de­ses­pe­ra­dos que que­rían al­can­zar al­gún ti­po de paz des­pués de 10 años de lu­cha cuan­do se de­sin­te­gra el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción y se fir­ma la Paz del Zan­jón, Antonio Ma­ceo ex­pre­sa la Pro­tes­ta de Ba­ra­guá y so­lo tra­ta de se­guir la lu­cha en con­di­cio­nes im­po­si­bles. (…). Fue in­fruc­tuo­sa en ese mo­men­to, pe­ro se con­ti­nuó en la idea. Y to­dos los gran­des pa­trio­tas, al­gu­nos en Cu­ba, otros di­se­mi­na­dos por el Ca­ri­be o por otros paí­ses de Amé­ri­ca (…) iban in­ten­tan­do una y otra vez vol­ver a la Pa­tria pa­ra dar­le su li­ber­tad.

“En el año 95 lo lo­gra­ron por fin. (…) Y en­ton­ces se pre­pa­ró la se­gun­da de las ha­za­ñas de­fi­ni­to­rias de la vi­da de Ma­ceo: la In­va­sión.

“Pa­ra ha­cer es­to que hoy se pue­de re­fe­rir en po­cas pa­la­bras, se ne­ce­si­ta­ba un in­men­so po­der de or­ga­ni­za­ción, una in­men­sa fe en la vic­to­ria, y en la ca­pa­ci­dad de lu­cha de sus hom­bres, y un po­der de man­do ex­tra­or­di­na­rio (…) Cuan­do Ma­ceo de­ja el Ejér­ci­to de Oc­ci­den­te, cru­za la Tro­cha y lle­ga a es­ta zo­na don­de per­die­ra la vi­da, se ha­bía cum­pli­do su ta­rea fun­da­men­tal, la Re­vo­lu­ción es­ta­ba en­cen­di­da en to­do el te­rri­to­rio de Cu­ba.

“La muer­te de Ma­ceo prác­ti­ca­men­te se­lló la suer­te de las tro­pas de Oc­ci­den­te co­mo po­der com­ba­tien­te, y que­da­ron, en lo fun­da­men­tal, las tro­pas de Las Vi­llas, di­ri­gi­das per­so­nal­men­te por Gómez, y las tro­pas de Orien­te di­ri­gi­das por Ca­lix­to Gar­cía, sos­te­nien­do el pe­so fun­da­men­tal de la lu­cha.

“Des­pués vino el Mai­ne, vi­nie­ron los nor­te­ame­ri­ca­nos, vino la En­mien­da Platt, vi­nie­ron cin­cuen­ta años de pe­num­bra en nues­tra vi­da, de pre­pa­ra­ción pa­ra las nue­vas ba­ta­llas, de in­ten­tos re­pe­ti­dos por dis­tin­tos pa­trio­tas que fra­ca­sa­ban y a ve­ces mo­rían en el em­pe­ño (…).

“Pe­ro he­mos lle­ga­do a un mo­men­to don­de el ma­che­te de Ma­ceo vuel­ve a es­tar pre­sen­te y vuel­ve a ad­qui­rir su an­ti­gua di­men­sión. He­mos pa­sa­do por la prue­ba más du­ra que pue­de pa­sar pue­blo al­guno, he­mos es­ta­do fren­te a la des­truc­ción ató­mi­ca (…).

“Nues­tro pue­blo to­do fue un Ma­ceo, nues­tro pue­blo to­do es­tu­vo dis­pu­tán­do­se la pri­me­ra lí­nea de com­ba­te.

“Por eso, sus pa­la­bras, sus frases tan queridas re­sue­nan tan hon­do en el co­ra­zón de los cu­ba­nos, y es de obli­ga­da re­cor­da­ción esa fra­se que es­tá ins­crip­ta al cos­ta­do del mo­nu­men­to: ‘Quien in­ten­te apo­de­rar­se de Cu­ba, re­co­ge­rá el pol­vo de su sue­lo anega­do en san­gre, si no pe­re­ce en la lu­cha’. Ese fue el es­pí­ri­tu de Ma­ceo y ese fue el es­pí­ri­tu de nues­tro pue­blo.

“Por eso hoy le­van­ta­mos el pen­sa­mien­to de nues­tros gran­des hé­roes, de los lu­cha­do­res de aque­lla gue­rra glo­rio­sa, y lo ha­ce­mos nues­tro y lo re­pe­ti­mos una y otra vez, por­que no han si­do na­da más que fa­ses de la mis­ma lu­cha de la hu­ma­ni­dad por des­ha­cer­se de la ex­plo­ta­ción. Por­que to­das las frases de Antonio Ma­ceo, de Mar­tí o de Gómez, son apli­ca­bles hoy en es­ta eta­pa de la lu­cha con­tra el im­pe­ria­lis­mo, por­que to­da su vi­da y to­da su obra, y el fi­nal de su vi­da, no es na­da más que un ja­lón que mar­ca el mis­mo lar­go ca­mino de li­be­ra­ción de los pue­blos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.