Valor, sa­cri­fi­cio y com­pro­mi­so

Trabajadores - - DEPORTES - | Ro­ber­to M. Ló­pez de Vi­vi­go

Glo­ria de­por­ti­va es si­nó­ni­mo de valor, sa­cri­fi­cio y com­pro­mi­so. No so­lo atle­tas per­te­ne­cen a es­te se­lec­to club, sino tam­bién en­tre­na­do­res, mé­di­cos, fe­de­ra­ti­vos y cual­quie­ra que ha­ya con­tri­bui­do con su gra­ni­to de are­na tan­to en la ba­se co­mo en el al­to ren­di­mien­to, y por su­pues­to, ob­te­ni­do re­sul­ta­dos so­bre­sa­lien­tes.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes, Edu­ca­ción Fí­si­ca y Re­crea­ción, a tra­vés de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Aten­ción a Atle­tas (CNAA) brin­da apo­yo a esas des­ta­ca­das fi­gu­ras en lo ma­te­rial, pro­fe­sio­nal y has­ta fa­mi­liar. La CNAA rea­li­za ba­lan­ces anua­les, lo que per­mi­te una ac­tua­li­za­ción cons­tan­te en cuan­to a los desafíos a en­fren­tar.

Con fre­cuen­cia ve­mos par­ti­ci­par a glo­rias de­por­ti­vas en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des. Du­ran­te sus vi­si­tas a hospitales, escuelas y co­mu­ni­da­des tras­mi­ten ex­pe­rien­cias y va­lo­res del olim­pis­mo, que son im­por­tan­tes en cual­quier es­fe­ra de la vi­da. Tam­bién via­jan al ex­te­rior pa­ra mos­trar nues­tros lo­gros en el mun­do gra­cias a un sis­te­ma ma­si­vo im­ple­men­ta­do des­de 1959. Son ver­da­de­ros ejem­plos de que, no obs­tan­te ser una na­ción pe­que­ña y ter­cer­mun­dis­ta, so­mos una po­ten­cia de­por­ti­va.

Sin em­bar­go, no en to­dos los te­rri­to­rios del país se re­co­no­ce a esos cam­peo­nes. Son mu­chos los que per­ma­ne­cen en el ol­vi­do y des­vin­cu­la­dos del mí­ni­mo re­co­no­ci­mien­to. Allí es­tá el pri­mer re­to, vin­cu­lar­los a la for­ma­ción, sea en com­bi­na­dos de­por­ti­vos, pro­yec­tos co­mu­ni­ta­rios o el al­to ren­di­mien­to. In­clu­so, pue­den te­ner ma­yor pro­ta­go­nis­mo cuan­do se ha­bla de tra­ba­jo po­lí­ti­coi­deo­ló­gi­co en el ba­rrio y en equi­pos na­cio­na­les, pues son pa­ra­dig­mas a se­guir.

Ade­más, Cu­ba tie­ne al me­nos una glo­ria de­por­ti­va por ca­da mu­ni­ci­pio, aun­que las más co­no­ci­das re­sul­tan, de for­ma ge­ne­ral, las que tie­nen ma­yor aten­ción o pre­sen­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La res­pon­sa­bi­li­dad de cam­biar eso nos to­ca a to­dos.

Nues­tro pue­blo sa­be que ellas siem­pre han te­ni­do des­ven­ta­jas en lo ma­te­rial y tec­no­ló­gi­co, pe­ro la for­ta­le­za más gran­de siem­pre re­ca­yó en lo mo­ral, en ha­ber da­do lo me­jor de sí en ca­da even­to pa­ra traer la pre­sea a ca­sa.

Su valor, sa­cri­fi­cio y com­pro­mi­so me­re­cen el res­pe­to y aten­ción de los cu­ba­nos, en es­pe­cial, de los or­ga­nis­mos que pue­den con­tri­buir a que con­ti­núen apor­tan­do a la gi­gan­tes­ca ta­rea de se­guir lle­van­do el de­por­te tan le­jos co­mo sea po­si­ble, tal y co­mo lo so­ñó el lí­der his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción, Fidel Cas­tro Ruz.

| Ilus­tra­ción: Yoan Ma­nuel Fi­gue­re­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.