El em­pe­dra­do de las buenas in­ten­cio­nes

Un cer­cano es­tu­dio de la CTC re­ve­ló irre­gu­la­ri­da­des en el cum­pli­mien­to del Có­di­go de Tra­ba­jo en es­ta­ble­ci­mien­tos don­de la­bo­ran tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia

Trabajadores - - NACIONALES - | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na | fo­tos: Agus­tín Bo­rre­go To­rres

NA­DIE DU­DA de la va­li­dez del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia co­mo fuen­te de ocu­pa­ción, de pro­duc­cio­nes y ser­vi­cios para la po­bla­ción, ni que me­re­ce de­fen­der­se lo lo­gra­do en ma­te­ria ju­rí­di­ca para res­pal­dar a quie­nes lo ejer­cen.

Pe­ro, y siem­pre hay un pe­ro, el re­cien­te lla­ma­do del Pre­si­den­te cu­bano Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez a de­tec­tar, con­tro­lar y en­fren­tar vio­la­cio­nes ma­ni­fes­ta­das en ma­te­ria de em­pleo en el sec­tor no es­ta­tal, co­rrió una cor­ti­na que nun­ca de­bió es­tar ce­rra­da, por­que ve­la­ba trans­gre­sio­nes de lo le­gis­la­do en el Có­di­go de Tra­ba­jo para ese seg­men­to de la po­bla­ción, que ca­si al­can­za el mi­llón 300 mil per­so­nas.

Su re­fle­xión, su­pi­mos des­pués, alu­día a los re­sul­ta­dos de una prue­ba in­da­ga­to­ria de los es­pe­cia­lis­tas de la es­fe­ra de Asun­tos La­bo­ra­les y So­cia­les de la CTC y de sus or­ga­ni­za­cio­nes pro­vin­cia­les, que evi­den­ció irre­gu­la­ri­da­des en cuan­to a la con­cer­ta­ción de los con­tra­tos y el dis­fru­te y pa­go de las va­ca­cio­nes anua­les en 11 te­rri­to­rios.

“Es­to ocu­rre so­bre to­do en or­ga­nis­mos co­mo los mi­nis­te­rios de Tu­ris­mo y Co­mer­cio In­te­rior, en una mues­tra de 778 per­so­nas per­te­ne­cien­tes a 78 co­lec­ti­vos”, pre­ci­sa a

Tra­ba­ja­do­res el in­ge­nie­ro Ro­ber­to Bet­har­te Ma­zo­rra, je­fe del De­par­ta­men­to de Asun­tos La­bo­ra­les y So­cia­les de la CTC.

Las ac­ti­vi­da­des en que más ocu­rre —di­ce— son en las de ela­bo­ra­dor ven­de­dor de ali­men­tos y be­bi­das en res­tau­ran­tes (pa­la­da­res) y en pun­tos fi­jos de ven­ta (ca­fe­te­rías), así co­mo en áreas de con­cen­tra­ción de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia (TPCP).

Un pa­lo no ha­ce mon­te, pe­ro…

Un pa­lo no ha­ce mon­te, sin em­bar­go, bas­ta la que­ja de un tra­ba­ja­dor para que la CTC y el sin­di­ca­to im­pli­ca­do de­ban rea­li­zar to­das las ges­tio­nes en aras de ven­ti­lar ade­cua­da­men­te el asun­to. Y ya en la ins­tan­cia na­cio­nal ha­bían re­ci­bi­do car­tas y lla­ma­das con du­das o de­nun­cias res­pec­to al te­ma ex­pues­to y re­co­gi­do preo­cu­pa­cio­nes en las vi­si­tas de ri­gor.

A fin de co­rro­bo­rar­lo fue­ron su­fi­cien­tes las in­ves­ti­ga­cio­nes efec­tua­das en ma­yo y ju­nio del pre­sen­te año. ¿Re­sul­ta­do? Se vio­la lo ins­ti­tui­do para esos asun­tos en la ley su­pre­ma la­bo­ral cu­ba­na, que ins­tau­ra por pri­me­ra vez un ca­pí­tu­lo con las fa­cul­ta­des in­dis­pen­sa­bles de los TPCP.

El 38 % de los 391 en­cues­ta­dos fi­jan su re­la­ción la­bo­ral me­dian­te con­tra­to ver­bal y más de un 40 % no per­ci­ben re­mu­ne­ra­ción en sus va­ca­cio­nes, sub­ra­ya Bet­har­te.

“La pri­me­ra ci­fra equi­dis­ta de lo plan­tea­do en la Ley 116, res­pec­to a que la re­la­ción con­trac­tual que de­be pre­do­mi­nar es la es­cri­ta, pues reúne los acuer­dos de am­bas par­tes y los fun­da­men­tos de de­re­cho mí­ni­mos del tra­ba­ja­dor, en­tre es­tos, el sa­la­rio, las pau­sas de las jor­na­das, las con­di­cio­nes y ho­ra­rios de la­bor, el des­can­so.

“Sin con­tra­to no hay de­re­cho a va­ca­cio­nes anua­les pa­ga­das y una co­pia de la es­cri­tu­ra es la que re­ci­be el tra­ba­ja­dor, con la cual pue­de re­cla­mar an­te el Tri­bu­nal Mu­ni­ci­pal, ins­tan­cia de­sig­na­da por la nor­ma ju­rí­di­ca para es­ta­ble­cer de­man­da”, es­pe­ci­fi­ca.

Ca­li­fi­ca al con­tra­to ver­bal co­mo una al­ter­na­ti­va y aler­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de que es­te sea para el em­plea­dor una ma­ne­ra de eva­dir al fis­co y su res­pon­sa­bi­li­dad an­te quien con­tra­ta.

El tra­ba­ja­dor tie­ne que co­no­cer sus de­re­chos, con el da­to adi­cio­nal de que un al­to por­cen­ta­je de los em­plea­dos en aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos son jó­ve­nes, mu­chos con su pri­me­ra ex­pe­rien­cia la­bo­ral, sig­ni­fi­ca.

Si a eso agre­ga­mos la fal­ta de cul­tu­ra ju­rí­di­ca, no se­ría ra­ro ha­llar con­di­cio­nes que ocul­ten una jor­na­da ex­ce­si­va de tra­ba­jo sin des­can­so y en nu­me­ro­sos ca­sos sin la re­tri­bu­ción ade­cua­da, por­que no se co­rres­pon­de con el es­fuer­zo fí­si­co y men­tal des­ple­ga­do, re­sal­ta el di­ri­gen­te sin­di­cal.

CUC en­mas­ca­ra­do

Y en es­te pun­to el mo­vi­mien­to sin­di­cal tam­bién de­nun­cia pues en­tre las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des detectadas so­bre­sa­le ade­más, que so­lo el 54 % de los en­tre­vis­ta­dos dis­fru­ta las va­ca­cio­nes anua­les sin re­mu­ne­ra­ción, y una ci­fra im­por­tan­te ma­ni­fes­tó no te­ner in­te­rés en re­ci­bir ese des­can­so o úni­ca­men­te ha­cer­lo por pe­río­dos cor­tos.

So­la­pa­dos en esas opiniones es­tá el in­te­rés por el mon­to que ob­tie­nen dia­ria­men­te por con­cep­to de pro­pi­nas o in­gre­sos, su­pe­rio­res a los del sec­tor es­ta­tal y que al cam­bio de Ca­de­ca les re­pre­sen­ta una al­ta re­mu­ne­ra­ción que ob­nu­bi­la, y les ha­ce sos­la­yar can­san­cio y cual­quier inade­cua­da con­di­ción la­bo­ral.

“Es­to re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te por­que cam­bian sa­lud por di­ne­ro”, afir­ma el je­fe del De­par­ta­men­to de Asun­tos La­bo­ra­les y So­cia­les de la CTC, quien apun­ta a otro as­pec­to vin­cu­la­do con las va­ca­cio­nes anua­les pa­ga­das: un 5 % se­ña­ló que el em­plea­dor de­ci­dió otor­gár­se­las uni­la­te­ral­men­te, vio­lan­do lo le­gis­la­do, por­que es­ta, se­gún el Có­di­go de Tra­ba­jo, es otra re­la­ción de mu­tuo acuer­do.

Es en­fá­ti­co al plan­tear que com­pro­ba­ron un mo­dus ope­ran­di de al­gu­nos em­plea­do­res: es­ti­mar co­mo va­ca­cio­nes el ce­se del tra­ba­jo en tem­po­ra­da ba­ja del tu­ris­mo y por re­pa­ra­ción del in­mue­ble, así co­mo rea­li­zar con­tra­tos por tiem­po de­ter­mi­na­do que en la prác­ti­ca son in­de­ter­mi­na­dos y así man­tie­nen a los tra­ba­ja­do­res du­ran­te años.

Bo­rrón y cuen­ta nue­va

Es ob­via la res­pon­sa­bi­li­dad de los in­di­vi­duos en co­no­cer y de­fen­der sus de­re­chos, y tam­bién la del sin­di­ca­to para ha­cer pre­va­le­cer la le­ga­li­dad y uti­li­zar a fon­do el ines­ti­ma­ble mo­men­to que brin­dan las asam­bleas en esos co­lec­ti­vos de afi­lia­dos.

¿Se­rá coin­ci­den­cia que don­de fun­cio­nan bue­nos eje­cu­ti­vos y sec­cio­nes sin­di­ca­les la en­cues­ta arro­jó que no tie­nen pro­ble­mas con los con­tra­tos ni el dis­fru­te y pa­go de va­ca­cio­nes?

En pa­la­da­res y en ca­fe­te­rías es don­de más ocu­rren esas vio­la­cio­nes.

“Se trans­gre­de lo ins­ti­tui­do para los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia en cuan­to a la con­cer­ta­ción de los con­tra­tos y el dis­fru­te y pa­go de las va­ca­cio­nes anua­les”, afir­ma Ro­ber­to Bet­har­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.