El la­do no vi­si­ble del ice­berg

Trabajadores - - NACIONALES - Betty Bea­tón Ruiz

El asom­bro mar­ca a quie­nes vi­si­tan la más ca­ri­be­ña de las pro­vin­cias cu­ba­nas; el or­gu­llo y el tra­ba­jo sig­nan a los que la ha­bi­tan.

Siem­pre fue es­ta una tie­rra sin­gu­lar, her­mo­sa en su esen­cia, pe­ro des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da eso que le vino da­do por na­tu­ra­le­za cre­ció, y me­jor aún, se agi­gan­tó, in­clu­so tras el ta­jo mor­tal que sig­ni­fi­có el pa­so de Sandy (oc­tu­bre del 2012), hu­ra­cán que de­jó en gi­ro­nes a la ciu­dad ca­be­ce­ra y del cual to­da­vía se arras­tran se­cue­las.

Des­de lo pro­fun­do de la de­vas­ta­ción re­na­ció San­tia­go de Cu­ba de­bi­do a mo­dos muy par­ti­cu­la­res de po­ten­ciar el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, la hi­gie­ne, la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar en cual­quier ta­rea ba­jo un prin­ci­pio cier­to: lo que se ha­ce con las ma­nos se quie­re más y se cui­da más.

Dis­tin­guen en la su­ro­rien­tal pro­vin­cia la lim­pie­za, el au­men­to en el nú­me­ro y la ca­li­dad de las ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas y agro­pe­cua­rias, es­tas úl­ti­mas con un en­ca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo que ha he­cho cre­cer los sur­ti­dos de la in­dus­tria ali­men­ta­ria, así co­mo el uso in­te­li­gen­te de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros dis­po­ni­bles, en par­ti­cu­lar el apor­te del 1 % de las em­pre­sas a la con­tri­bu­ción para el desa­rro­llo lo­cal.

Tam­bién so­bre­sa­len la re­cu­pe­ra­ción de lo­ca­les en rui­nas que re­na­cen para la pres­ta­ción de di­ver­sos ser­vi­cios, la cons­truc­ción de vi­vien­das —en es­te 2018, unas 2 mil 494 en los es­pa­cios ur­ba­nos, ade­más de una ci­fra si­mi­lar de las de ti­po­lo­gía IV (mam­pos­te­ría y ma­de­ra, con te­cho de zinc) en zo­nas ru­ra­les— fa­bri­ca­ción lo­cal de ma­te­ria­les de la cons­truc­ción, la siem­bra de ár­bo­les, aten­ción a los jar­di­nes… y mu­chí­si­mo más.

To­do ello es tan­gi­ble y vi­si­ble de ma­ne­ra co­ti­dia­na, lo que des­en­ca­de­na el asom­bro de los vi­si­tan­tes y enal­te­ce el or­gu­llo san­tia­gue­ro.

Dos con­cep­tos, la uni­dad y tra­ba­jar du­ro, de la abs­trac­ción pa­sa­ron a la reali­dad, gra­cias al li­de­raz­go del Par­ti­do y del Go­bierno, no por gus­to en­ca­be­za­do el pri­me­ro de es­tos por un Hé­roe del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca, Lá­za­ro Ex­pó­si­to Can­to, hom­bre tan in­fa­ti­ga­ble co­mo la pro­pia San­tia­go, de­fi­ni­da así por Jo­sé Mar­tí el 30 de no­viem­bre de 1889, en un dis­cur­so en Hard­man Hall, Nue­va York.

De la idea a la ac­ción se asu­men en es­ta pro­vin­cia la de­fi­ni­ción de uni­dad del Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Castro Ruz, “com­par­tir el com­ba­te, los ries­gos, los sa­cri­fi­cios, los ob­je­ti­vos, con­cep­tos y es­tra­te­gias a los que se lle­ga me­dian­te el de­ba­te y el aná­li­sis”, y el con­cep­to de tra­ba­jar du­ro ex­pre­sa­do por el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Castro Ruz: “Sa­ber iden­ti­fi­car los pro­ble­mas, en­fren­tar­los, y dar­les so­lu­ción, de­fen­der las ideas de la Re­vo­lu­ción y el so­cia­lis­mo, ha­cer más, con­tro­lar más, exi­gir más y cri­ti­car me­nos”.

A eso hay que su­mar­le el otro in­gre­dien­te de es­ta fór­mu­la de es­fuer­zos y re­sul­ta­dos, me re­fie­ro al es­pí­ri­tu del san­tia­gue­ro, siem­pre ale­gre, que se re­sis­te a lí­mi­tes, que desecha con­for­mis­mos y re­nue­va me­tas pro­pias.

Con esas for­ta­le­zas co­mo pe­des­tal el mo­vi­mien­to sin­di­cal en San­tia­go de Cu­ba ha sa­bi­do su­mar­se a es­tos mo­dos de im­pul­sar el desa­rro­llo y la ca­li­dad de vi­da del pue­blo, los mis­mos que sir­ven co­mo pa­trón de queha­cer para otras pro­vin­cias, cu­yos prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes han lle­ga­do para pal­par las ex­pe­rien­cias, los métodos y es­ti­los que han re­vo­lu­cio­na­do al in­dó­mi­to te­rru­ño, para, con tra­je he­cho a la me­di­da, re­pro­du­cir cuan­to de bueno y útil acon­te­ce aquí.

Sin per­der la opor­tu­ni­dad la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba y sus sin­di­ca­tos han su­ma­do a sus afi­lia­dos a la vo­rá­gi­ne y la di­ná­mi­ca que se vi­ve en los más di­ver­sos es­ce­na­rios pro­duc­ti­vos y de ser­vi­cios, im­pul­san­do en pri­mer lu­gar el cum­pli­mien­to de los pla­nes, el apor­te ex­tra y el re­na­cer del tra­ba­jo vo­lun­ta­rio.

Sin­gu­lar ma­ne­ra que tam­bién ha pues­to en prác­ti­ca la re­gión para que el es­pí­ri­tu y las ideas del Che, en el año de su 90 cum­plea­ños, per­du­ren, no por lo que se di­ce sino por lo que se ha­ce.

Lo que para mu­chos es co­sa del pa­sa­do en San­tia­go de Cu­ba se tor­na pre­sen­te, ejem­plo de ello son los Do­min­gos Ro­jos, ¿lo re­cuer­dan? Aho­ra se les su­man con igual con­cep­ción de tra­ba­jo y coope­ra­ción lo que acá se ha da­do en lla­mar No­ches Blan­cas y Sá­ba­dos Azu­les, atem­pe­ra­dos a la ne­ce­si­dad de im­pul­sar los cien­tos de obras que es­pe­ran con­cluir an­tes del 26 de Ju­lio, Día de la Re­bel­día Na­cio­nal, cu­yo ac­to cen­tral ten­drá lu­gar aquí, ya se sa­be que por his­to­ria, y na­die du­de que por re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.