Tri­ples mo­nar­cas en ju­do: ¡una cu­ba­na!

Trabajadores - - DEPORTES - Joel Gar­cía

Es­ta se­ma­na, a po­co más de dos me­ses del Campeonato Mun­dial de Ju­do en Ba­kú, la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal de la dis­ci­pli­na di­vul­gó una in­for­ma­ción que ti­tu­ló: Del ta­len­to mun­dial a la me­da­lla olím­pi­ca, en la que se re­co­gían los úni­cos 16 nom­bres que han po­di­do ga­nar la tri­ple co­ro­na, es de­cir, ser cam­peón mun­dial ju­ve­nil, lue­go de ma­yo­res, y fi­nal­men­te de los Jue­gos Olím­pi­cos.

Pe­ro la no­ti­cia cu­rio­sa y ex­clu­si­va tie­ne ma­yor re­per­cu­sión en­tre no­so­tros por­que den­tro del se­lec­to gru­po (ocho hom­bres e igual can­ti­dad de mu­je­res) el acen­to cu­bano apa­re­ce con una hol­gui­ne­ra, son­rien­te siem­pre den­tro de un ta­ta­mi y con nom­bre de án­gel: Leg­na Ver­de­cia, se­gun­da mu­jer en con­se­guir­lo, pri­me­ra en Amé­ri­ca y quin­ta en la lis­ta ge­ne­ral.

Para aqui­la­tar el va­lor de es­ta ha­za­ña de­be­mos ha­cer no­tar que la nues­tra com­ple­tó es­te trío de má­xi­mos lau­ros an­tes que una ja­po­ne­sa, cu­na de es­te de­por­te. So­lo la sud­co­rea­na Min-Sun Cho se le ade­lan­tó en­tre las da­mas, pues aun­que se co­ro­na­ron en las mis­mas li­des uni­ver­sa­les para bi­so­ños (Di­jón, Fran­cia 1990) y éli­te (Ha­mil­ton, Ca­na­dá 1993), la asiá­ti­ca mar­có la do­ra­da olím­pi­ca en Atlan­ta 1996, mien­tras la an­ti­lla­na lo hi­zo en Síd­ney 2000.

(Ver ta­bla)

De los nue­ve paí­ses con al me­nos una ju­do­ca en la lis­ta de lo que bien pu­die­ra de­fi­nir­se co­mo “ip­po­nes com­ple­tos”, so­lo pue­den ex­hi­bir más de un re­pre­sen­tan­te Ja­pón (1F y 4H), Sud­co­rea (1F y 2H) y Fran­cia (1F y 1H). De he­cho, Leg­na era la úni­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na has­ta los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro 2016 cuan­do com­ple­tó el bo­tín Ra­fae­la Sil­va.

Por cier­to, nin­gu­na na­ción cuen­ta con más de una mu­jer, lo que ha­bla de lo di­fí­cil de con­se­guir es­te tri­ple­te, al cual no han po­di­do ac­ce­der es­tre­llas de la ta­lla de la ja­po­ne­sa Ryo­ko Ta­ni (no fue ti­tu­lar del or­be ju­ve­nil), la ru­ma­na Ali­na Du­mi­tru (le re­sul­tó es­qui­vo el mun­dial de ma­yo­res con tres bron­ces) o las cu­ba­nas Yu­ris­lei­dis Lu­pe­tey, Dai­ma Bel­trán y Yanet Ber­moy (se les es­ca­pa­ron el oro olím­pi­co), por so­lo men­cio­nar al­gu­nas de las más de 20 as­pi­ran­tes.

Leg­na fue la pri­me­ra mo­nar­ca uni­ver­sal ju­ve­nil de nues­tra se­lec­ción fe­me­ni­na —en la pro­pia jus­ta de 1990 Dai­ma tam­bién subió a lo más al­to del po­dio—, la se­gun­da cam­peo­na del or­be del pro­pio con­jun­to en la ca­te­go­ría se­nior (de­trás de Es­te­la Ro­drí­guez, que rom­pió el hie­lo en 1989), y la ter­ce­ra cu­ba­na con la dia­de­ma más al­ta de los cin­co aros, so­lo an­te­ce­di­da por Odalys Re­vés (1992) y Driu­lis Gon­zá­lez (1996).

Con­sul­ta­da por es­te re­co­no­ci­mien­to, vía In­ter­net, la otro­ra ca­pi­ta­na y en­tre­na­do­ra del equi­po na­cio­nal ex­pre­só: “Nun­ca me ha­bía de­te­ni­do en esa es­ta­dís­ti­ca, pues han com­pe­ti­do mi­les de ju­do­cas en to­dos esos tor­neos. Ser la úni­ca den­tro de mis com­pa­ñe­ras tam­bién me sor­pren­dió, aun­que a ellas les de­bo mu­cho, al igual que a to­dos los en­tre­na­do­res que tra­ba­ja­ron con­mi­go des­de pe­que­ña”.

Vol­vien­do a la lis­ta, el ni­pón Ya­suhi­ro Ya­mas­hi­ta, uno de los ído­los vi­vos de es­te ar­te mar­cial, fue el pio­ne­ro en acu­mu­lar los tres ga­lar­do­nes; en tan­to la es­ta­dou­ni­den­se Kay­la Ha­rri­son y otro na­ci­do en la Tie­rra del Sol Na­cien­te, Ma­ki Tsu­ka­da, los con­quis­ta­ron más rá­pi­do que na­die, ya que ape­nas ne­ce­si­ta­ron cua­tro años. El fran­cés Teddy Ri­ner es una re­fe­ren­cia obli­ga­da por su do­blón de oro ju­ve­nil y olím­pi­co, así co­mo por su de­ce­na de co­ro­nas mun­dia­les, lo cual ha va­li­do su nom­bra­mien­to de me­jor ju­do­ca del si­glo XXI.

Den­tro de los 16 en­cum­bra­dos, Cu­ba vuel­ve a po­ner su nom­bre co­mo ex­pre­sión de res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Para Leg­na, otro pre­mio in­cues­tio­na­ble, fru­to de su en­tre­ga, pa­sión y ese enor­me ta­len­to que la hi­zo en­tre las im­pres­cin­di­bles de cual­quier épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.