Ves­tir un san­to y…

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

Lo que na­rra en su mi­si­va a Bu­zón abier­to la ar­te­mi­se­ña Ki­re­nia Ro­sas Ro­drí­guez muy bien que se ape­ga al co­no­ci­do re­frán.

Ella par­te de que, an­te las li­mi­ta­cio­nes ma­te­ria­les y eco­nó­mi­cas, siem­pre son vá­li­das las bue­nas ini­cia­ti­vas y mu­cho más cuan­do se tra­ta de apor­tar op­cio­nes re­crea­ti­vas pa­ra el ve­rano, so­bre to­do los que disfrutan de un me­re­ci­do des­can­so.

Pe­ro lo que no com­pren­de la lec­to­ra es que quie­nes en ese tiem­po se man­tie­nen la­bo­ran­do co­mo le ocu­rre a ella en Bahía Hon­da, su mu­ni­ci­pio de re­si­den­cia, por el plan va­ca­cio­nal tu­vie­ron que su­frir des­de ju­nio las afec­ta­cio­nes en el trans­por­te y ejem­pli­fi­ca con la lí­nea has­ta Ca­ba­ñas.

Por via­jes al Par­que Le­nin, el zoológico, Ex­po­cu­ba, pla­yas, ríos, y pis­ci­nas, en­tre otros des­ti­nos, dis­mi­nu­ye­ron o de­ja­ron de cum­plir­se servicios que afec­tan a quie­nes van pa­ra su cen­tro de tra­ba­jo, el hos­pi­tal u otra ges­tión, ex­po­ne.

En su ca­so par­ti­cu­lar se­ña­la que se tras­la­da des­de el Con­se­jo Po­pu­lar (CP) Sil­vio Ca­ro ha­cia Bahía Hon­da, cer­ca de unos 30 km, “y ca­si siem­pre de­mo­ro has­ta cua­tro ho­ras pa­ra lle­gar al tra­ba­jo”. A es­te CP se le apro­bó una ru­ta des­de Ca­ba­ñas —la úni­ca que exis­te—, con en­tra­da a la lo­ca­li­dad don­de ella vi­ve, pres­ta­ción “que des­apa­re­ció ha­ce me­ses, la gua­gua su­pues­ta­men­te es­tá ro­ta y sin em­bar­go cu­bre otros iti­ne­ra­rios”, así co­mo brin­da las op­cio­nes men­cio­na­das an­te­rior­men­te.

Ki­re­nia es­pe­ci­fi­ca que ese trans­por­te de­be en­trar a las 6:10 a.m. y es el úni­co que les re­suel­ve a to­dos los que ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que sa­lir tem­prano.

Su que­ja tam­bién abar­ca a otros CP, pues, por ejem­plo, el día 28 de agos­to, fe­cha en la que re­ci­bi­mos su es­cri­to, ha­cía re­fe­ren­cia a la semana an­te­rior cuan­do cua­tro ru­tas “ha­bían fa­lla­do”, por­que los equi­pos es­ta­ban al­qui­la­dos pa­ra el plan va­ca­cio­nal.

Por eso con­clu­ye con va­rias in­te­rro­gan­tes co­mo el si­len­cio de las autoridades an­te las re­cla­ma­cio­nes al res­pec­to, por qué no al­qui­lan las gua­guas de los or­ga­nis­mos o las es­co­la­res pa­ra dar co­ber­tu­ra a las op­cio­nes de es­par­ci­mien­to del ve­rano o, sim­ple­men­te, de­cla­ran va­ca­cio­nes ma­si­vas en la lo­ca­li­dad.

Por nues­tra par­te se­ría sa­lu­da­ble que las autoridades va­lo­ren en el mu­ni­ci­pio las ex­pe­rien­cias de la eta­pa ve­ra­nie­ga pa­ra que co­sas co­mo las de­nun­cia­das por Ki­re­nia no se re­pi­tan.

En cuan­to a la úl­ti­ma op­ción que ella su­gie­re con­si­de­ra­mos que na­die la to­ma­ría co­mo vá­li­da, por­que sig­ni­fi­ca­ría la pa­ra­li­za­ción to­tal de la pro­duc­ción y los servicios. Aun­que per­ci­bi­mos que su enun­cia­do so­lo evi­den­cia el gra­do de in­sa­tis­fac­ción y de­ses­pe­ra­ción de al­guien que de­ci­dió en­viar su que­ja por­que quie­re una so­lu­ción via­ble pa­ra to­dos, y no “des­ves­tir un san­to pa­ra ves­tir otro”. | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.