Ma­gias so­bre el Toa

Trabajadores - - NACIONALES - Adria­na Ro­jas Pre­val

Cuen­tan po­bla­do­res de Ba­ra­coa, en Guan­tá­na­mo, que el ver­da­de­ro nom­bre del río más cau­da­lo­so de Cu­ba no es Toa, sino Toar, voz in­dia de ori­gen arua­co, que sig­ni­fi­ca ra­na o dios de las aguas, con la que nues­tros ame­rin­dios alu­dían tam­bién el so­ni­do que pro­du­cen esos an­fi­bios cuan­do los es­cu­cha­mos “croar”.

Na­rran his­to­ria­do­res y es­tu­dio­sos que esas már­ge­nes hoy ins­pi­ra­do­ras de poe­tas y artistas de la plás­ti­ca na­ti­vos, po­si­bi­li­ta­ron asi­mis­mo el na­ci­mien­to del tres, ins­tru­men­to mu­si­cal ori­gi­na­rio de es­ta zo­na del orien­te cu­bano.

De igual ma­ne­ra mo­dos lin­güís­ti­cos, cos­tum­bres cu­li­na­rias y has­ta vi­nos y li­co­res de la po­ma­rro­sa —to­da­vía cul­ti­va­dos por quie­nes ha­bi­tan sus ori­llas— tie­nen la mís­ti­ca del pro­pio río. In­clu­so, el Dia­rio de Cam­pa­ña de Jo­sé Mar­tí por es­tas tie­rras, lue­go de su desembarco en Pla­yi­tas de Ca­jo­ba­bo el 11 de abril de 1895, na­rra su­ce­sos de con­tac­tos pin­to­res­cos con los ha­bi­tan­tes de aque­llos la­res.

Pe­ro el sim­bo­lis­mo del Toa tras­cien­de vo­ca­blos, há­bi­tos, tra­di­cio­nes y el pro­pio de­ve­nir de quien vi­ve en sus ri­be­ras, mu­cho más hoy que el ma­yor de sus puen­tes en­tre­la­za una his­to­ria fra­gua­da por la fra­ter­ni­dad in­ter­na­cio­nal, y por la amis­tad del pue­blo cu­bano con la República Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la.

La ma­gia tras lo des­he­cho

Era sep­tiem­bre del 2016 y el puen­te de ma­de­ra su­cum­bió al em­ba­te del hu­ra­cán Matt­hew. Al otro la­do del de­cli­ve, a 224,83 me­tros de lon­gi­tud que­da­ron la bo­de­ga, el res­to de la fa­mi­lia, tie­rras, ani­ma­les y has­ta la pro­pia ca­sa, el des­am­pa­ro pa­ra 26 asen­ta­mien­tos po­bla­cio­na­les en­tre am­bas ori­llas con ca­si 90 mil ha­bi­tan­tes.

La en­ver­ga­du­ra de la obra y su dis­tan­te ubi­ca­ción de las in­dus­trias cons­truc­to­ras en las dos pro­vin­cias afec­ta­das de­ter­mi­na­ron la ins­ta­la­ción en el en­torno de la ca­rre­te­ra de una plan­ta de as­fal­to y un mo­lino de ári­dos, en aras de fa­ci­li­tar la re­cons­truc­ción de ca­si la to­ta­li­dad de los rús­ti­cos pa­sa­de­ros so­bre el río.

Has­ta ese lu­gar acudieron miem­bros de la Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal Cí­vi­co Mi­li­tar de Res­ca­te y Asis­ten­cia Hu­ma­ni­ta­ria Si­món Bo­lí­var, de Ve­ne­zue­la, así co­mo fuer­zas y es­pe­cia­lis­tas cu­ba­nos del Mi­nis­te­rio de la Cons­truc­ción, la Em­pre­sa Cons­truc­to­ra In­te­gral 17 per­te­ne­cien­te a Hol­guín, y otras fuer­zas de San­tia­go de Cu­ba, Gran­ma, Guan­tá­na­mo, Las Tu­nas y Ma­tan­zas.

Pa­vi­men­to, dre­na­je so­te­rra­do, re­ves­ti­mien­to de ta­lud, ca­pas de ro­da­mien­to y otras la­bo­res se re­qui­rie­ron pa­ra vol­ver a le­van­tar la es­truc­tu­ra de 11 me­tros de an­cho con 11,88 me­tros so­bre el ni­vel del mar, pe­ro aho­ra con 4,5 me­tros más res­pec­to a la ar­ma­zón de ma­de­ra an­te­rior y el do­ble de dis­tan­cia en­tre sus apo­yos.

Una ti­po­lo­gía de cons­truc­ción in­ge­nia­da por los ve­ne­zo­la­nos a fin de ter­mi­nar la obra aguas aden­tro con pro­ba­da re­sis­ten­cia a la acu­mu­la­ción de res­tos de ve­ge­ta­ción en­tre sus sos­te­nes, fu­sio­nó la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca con las ba­ses de con­cre­to re­for­za­do en la ca­rre­te­ra más no­ro­rien­tal del país.

Pa­re­cían con­fa­bu­lar­se con el hu­ra­cán las in­cle­men­cias del tiem­po con cre­ci­das del río que man­tu­vie­ron a los cons­truc­to­res va­ra­dos por un pe­río­do de has­ta 10 días; de­mo­ras de los bar­cos pa­ra lle­gar al puer­to de Moa; atra­sos de vi­gas y otros ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios.

Sin em­bar­go, la co­lo­sal in­ver­sión es­tu­vo lis­ta en apro­xi­ma­da­men­te un año y me­dio (abril de 2017-ju­lio de 2018). An­te los ojos ató­ni­tos de sus po­bla­do­res se le­van­tó lo que pa­re­cía im­po­si­ble, y que aho­ra disfrutan co­mo “lo más gran­dio­so de la in­fra­es­truc­tu­ra vial guan­ta­na­me­ra”. Cla­ro, sin ol­vi­dar el ma­jes­tuo­so via­duc­to de La Fa­ro­la, ubi­ca­do tam­bién en es­ta zo­na del ar­chi­pié­la­go.

Un mis­te­rio te­je­dor de sue­ños

Re­mem­bran­zas de los más vie­jos ba­ra­coen­ses y moen­ses pa­re­cen con­ser­var pa­ra siem­pre el se­cre­to de to­do aque­llo que se eri­ge so­bre las aguas del Toa. Las mu­chas ve­ces que los po­bla­do­res re­men­da­ron el vie­jo puen­te de ma­de­ra lue­go de la em­bes­ti­da de la na­tu­ra­le­za. Anéc­do­tas de los bal­se­ros tras­la­dan­do per­so­nas y to­do ti­po de pro­duc­tos de un la­do al otro y de aquel día de 1960 cuan­do Fi­del pa­só por allí en di­rec­ción a Moa y ob­se­quió mo­to­res pa­ra las fa­lúas.

Tres dé­ca­das de vi­da hu­bie­ra te­ni­do el más gran­de puen­te so­bre el río Toa de no ha­ber ce­di­do a las fu­rias de Matt­hew. El de hoy no so­lo ayu­da a ol­vi­dar los días tris­tes y di­fí­ci­les, tam­bién con­tri­bu­ye a pro­yec­tar es­tra­te­gias pa­ra po­ten­ciar el de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co de la ciu­dad de Ba­ra­coa y el del Par­que Na­cio­nal Ale­jan­dro de Hum­boldt, Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad des­de el año 2001.

| fo­to: Pe­rió­di­co Ven­ce­re­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.