El ejem­plo em­pie­za por ca­sa

Trabajadores - - DEPORTES - | As­drú­bal Mar­tí­nez Ruiz | Ye­za­bel del Car­men Sar­di­ñas

Pu­bli­ca­mos los otros tex­tos ga­na­do­res de la XII edi­ción del Con­cur­so Cu­ba De­por­ti­va

Es una fa­mi­lia co­mún de la Cu­ba de hoy, con sus ava­ta­res, ale­grías y cos­tum­bres, pe­ro lo diferente es­tá en el amor al de­por­te y la de­di­ca­ción de sus in­te­gran­tes por desa­rro­llar­lo en el mu­ni­ci­pio.

Pre­gun­tar por “los Cos­ta­les” es in­da­gar por par­te de la his­to­ria del de­por­te en Ca­ma­jua­ní y más es­pe­cí­fi­ca­men­te de la Edu­ca­ción Fí­si­ca. Lle­gar a su ca­sa es fá­cil: cén­tri­ca, an­ti­gua, mo­des­ta y allí hoy en­con­tra­mos tres ge­ne­ra­cio­nes de­di­ca­das en cuer­po y al­ma a la ac­ti­vi­dad, aun­que se pue­de con­tar des­de mu­cho an­tes el in­te­rés por es­ta prác­ti­ca.

Luis Alberto Cos­ta­les Gon­zá­lez ocu­pa el es­ca­lón in­ter­me­dio de es­ta tría­da, pe­ro re­co­no­ce que en reali­dad la ma­yor par­te de los mé­ri­tos los tie­ne Luis Alberto Cos­ta­les Bo­rro­to, o sim­ple­men­te el Vie­jo Cos­ta­les, el pa­dre de la fa­mi­lia, con una fas­ci­nan­te y lar­ga his­to­ria en el mun­do del múscu­lo. Por eso co­men­ta:

“A mi pa­dre le de­bo to­do lo que soy en la vi­da, él me en­se­ñó des­de ni­ño el amor al de­por­te, fí­ja­te si es así que yo de­jé la ca­rre­ra de Me­di­ci­na en ter­cer año y me fui a es­tu­diar Cul­tu­ra Fí­si­ca. Re­cuer­do que cuan­do era mu­cha­cho me lle­va­ba con él pa­ra la Se­cun­da­ria Bá­si­ca Jo­sé Mar­tí y allí yo lo vi dar mu­chas cla­ses, su in­te­rés por es­te mun­do le ha­bía na­ci­do des­de la cu­na, pues en su ca­sa, se­gún me cuen­ta, mi abue­lo era adic­to al de­por­te y re­ci­bía vi­si­tas de atle­tas re­le­van­tes de la épo­ca co­mo Aga­pi­to Ma­yor, el Po­llo Ro­drí­guez, En­ri­que Terry, y otros más.

“Fue vo­lei­bo­lis­ta, jun­to a Mar­ce­lo Sa­la­do y Juan Pe­dro Car­bó, en el Ins­ti­tu­to de Se­gun­da En­se­ñan­za, pe­ro la cri­sis eco­nó­mi­ca lo obli­gó a de­jar los es­tu­dios y co­men­zar a tra­ba­jar en el Des­pa­li­llo, aun­que su amor por el de­por­te nun­ca que­dó atrás y ha­cía fun­cio­nes de ár­bi­tro”.

En los años 60 tra­ba­jó de for­ma gra­tui­ta en la Di­rec­ción de De­por­tes has­ta que ob­tu­vo por opo­si­ción una pla­za fi­ja y lo mis­mo es­ta­ba en­tre­nan­do equi­pos que for­man­do pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Fí­si­ca.

“Mi pa­pá ha si­do un hom­bre recto to­da la vi­da —aña­de Lui­si­to— nun­ca lo he vis­to dar­se un tra­go ni fu­mar, lo úni­co que ha he­cho ha si­do tra­ba­jar y for­mar ge­ne­ra­cio­nes, yo oi­go a mu­chos ha­blar de él con ad­mi­ra­ción, me ha ser­vi­do de pa­ra­dig­ma co­mo pa­dre y pro­fe­sio­nal del de­por­te.

“Cuan­do fue mi pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca me exi­gía más que a los de­más alum­nos, un día le pre­gun­té por qué lo ha­cía a lo que res­pon­dió: ‘El ejem­plo em­pie­za por ca­sa’ y ya gra­dua­do, un día fue a vi­si­tar una cla­se que yo im­par­tía, por po­co de­jo el tra­ba­jo, de­tec­tó más de 20 pro­ble­mas y la eva­luó de mal, lue­go es­tu­vo ex­pli­cán­do­me có­mo ha­cer­lo bien co­mo tres días, era una en­ci­clo­pe­dia en la Edu­ca­ción Fí­si­ca.

“Siem­pre ha si­do un ejem­plo en to­do, muy de­di­ca­do a la fa­mi­lia y al tra­ba­jo, es una gen­te muy or­ga­ni­za­da, es con­si­de­ra­da la per­so­na que aglu­ti­nó fuer­zas y abrió el ca­mino de lo que hoy es la Edu­ca­ción Fí­si­ca en Ca­ma­jua­ní.

“Fue en es­to in­can­sa­ble; no ha­bía una vi­si­ta na­cio­nal que no man­da­ran pa­ra Ca­ma­jua­ní y ca­si nun­ca le de­tec­ta­ban un pro­ble­ma. Las es­tre­llas del de­por­te ca­ma­jua­nen­se han re­ci­bi­do su in­fluen­cia y tres de sus alum­nos me­re­cie­ron el pre­mio al me­jor pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca en Cu­ba: Luis An­to­nio García (Yu­yo), Clau­dio Marcos Val­dés, y la más jo­ven, Ma­yu­mi San Jo­sé.

“To­da su vi­da ha pre­di­ca­do con el ejem­plo y es in­can­sa­ble en la su­pe­ra­ción, fí­ja­te si es así que ma­tri­cu­la la Li­cen­cia­tu­ra en Cul­tu­ra Fí­si­ca y ob­tie­ne es­te tí­tu­lo a la edad de 58 años. Fue el es­tu­dian­te de ma­yor edad en Cu­ba que cur­só es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en aquel en­ton­ces, con­vir­tién­do­se en un ejem­plo pa­ra las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes de es­tu­dian­tes”.

Lo in­te­rrum­po pa­ra pre­gun­tar­le su in­fluen­cia en otros miem­bros de la fa­mi­lia, a lo que res­pon­de:

“Su nie­to ma­yor, Luis Ja­vier Cos­ta­les, ya es­tá cur­san­do cuar­to año de la Li­cen­cia­tu­ra en Cul­tu­ra Fí­si­ca. A él le in­cul­co el mis­mo es­pí­ri­tu que apren­do de mi pa­dre ca­da día con su má­xi­ma en al­to, esa que ha acom­pa­ña­do a ‘los Cos­ta­les’ siem­pre, pe­ro que tie­ne la au­to­ría del vie­jo cuan­do me di­jo: ‘En­se­ña to­do lo que sa­bes, apren­de to­do lo que pue­das, en­tré­ga­te al tra­ba­jo co­mo la ra­zón fun­da­men­tal de tu vi­da’”. La vi­da de Ja­vier Cas­tro Navarro sin un sil­ba­to, al­gún ba­lón, cro­nó­me­tro, o no po­der es­cu­char to­das las ma­ña­nas an­tes de los buenos días a las pe­que­ñas An­gé­li­ca, Ana Lau­ra, Bea­triz, Ju­liet, Stef­fi, de­cir Pro­fe, ¿hoy nos to­ca?, se­ría prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Por ca­si 32 años, es­te cru­cen­se que na­ció el 10 de mar­zo de 1966 pa­ra ser pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca ha co­se­cha­do pre­mios, re­co­no­ci­mien­tos y con­de­co­ra­cio­nes a to­dos los ni­ve­les, los cua­les dis­fru­ta pe­ro asume con pas­mo­sa nor­ma­li­dad.

Van­guar­dia na­cio­nal en el 2003, se­lec­cio­na­do me­jor pro­fe­sor de la pro­vin­cia en los años 2009, 2010 y 2011, ga­na­dor de los con­cur­sos mu­ni­ci­pa­les en múl­ti­ples oca­sio­nes, su opinión so­bre la Edu­ca­ción Fí­si­ca en el país es una de las más va­lo­ra­das.

“An­tes del triun­fo de la Re­vo­lu­ción, la Edu­ca­ción Fí­si­ca fue un lu­jo del que no po­dían dis­fru­tar los niños y jó­ve­nes pobres, ya fue­ra por es­tar ma­tri­cu­la­dos en es­cue­las pú­bli­cas o sim­ple­men­te por­que la ne­ce­si­dad los obli­ga­ba a aban­do­nar los es­tu­dios des­de muy tem­prano y bus­car su sus­ten­to e in­clu­so el de su fa­mi­lia, exis­tían po­cos te­rre­nos y ca­si to­dos eran acon­di­cio­na­dos por los pro­pios maes­tros, pre­do­mi­na­ba una ba­ja ca­li­fi­ca­ción o pre­pa­ra­ción, ya que la mis­ma era im­par­ti­da por el úni­co pro­fe­sor que aten­día el gru­po, li­mi­ta­da por la fal­ta de re­cur­sos ma­te­ria­les, que en al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes in­clu­so re­sul­ta­ba im­po­si­ble su rea­li­za­ción.

“En mu­chas de es­tas es­cue­las no exis­tían pla­zas pa­ra pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Fí­si­ca. Es­ta épo­ca se ca­rac­te­ri­za­ba ade­más por la au­sen­cia de un sis­te­ma de edu­ca­ción cien­tí­fi­co y cohe­ren­te, ade­más no eran ob­je­to de aten­ción la edu­ca­ción prees­co­lar, la es­pe­cial, ni la de adulto.

“Hoy en día a pe­sar de los con­ti­nuos cam­bios que se pro­du­cen en nues­tro sis­te­ma de en­se­ñan­za, la Edu­ca­ción Fí­si­ca no ha per­di­do su esen­cia pues po­see ca­rac­te­rís­ti­cas muy pe­cu­lia­res que la ha­cen di­fe­ren­ciar­se del res­to de las asig­na­tu­ras que se im­par­ten en los di­ver­sos ni­ve­les ya que las mis­mas apor­tan ele­men­tos de gran re­le­van­cia, co­mo son las ha­bi­li­da­des motrices, ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, va­lo­res mo­ra­les y es­pi­ri­tua­les”.

Pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia obre­ra, tras el fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre tu­vo que asu­mir las fun­cio­nes de hi­jo ma­yor y co­la­bo­rar con su ma­má, una mo­des­ta tra­ba­ja­do­ra del sec­tor del co­mer­cio, pa­ra echar ha­cia ade­lan­te el ho­gar y los es­tu­dios de su her­mano.

“La Edu­ca­ción Fí­si­ca me ‘en­gan­chó’ des­de bien jo­ven, le pro­me­tí a mi fa­mi­lia y a mi mo­ti­va­dor Omar Gas­tón que se­ría pro­fe­sor y lo cum­plí, hoy no pue­do vi­vir sin im­par­tir cla­ses, es­tar ro­dea­do de niños y mos­trar­les to­dos mis co­no­ci­mien­tos.

“Pa­ra en­ten­der bien y com­pren­der con cla­ri­dad el con­cep­to de Edu­ca­ción Fí­si­ca de­be­mos re­mi­tir­nos al dis­cur­so que pro­nun­ció el Co­man­dan­te Fi­del Cas­tro Ruz en la inauguración de la Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de Edu­ca­ción Fí­si­ca y De­por­tes en el 2001 pues en él se re­su­me to­do.

“Ha­blar de edu­ca­ción fí­si­ca y de­por­tes no es ha­blar de campeones olím­pi­cos y mun­dia­les, es ha­blar de ple­ni­tud de sa­lud, de ca­pa­ci­dad de es­tu­dio y de tra­ba­jo, es una vi­ven­cia uni­ver­sal. Es la an­tí­te­sis de las dro­gas, del al­coho­lis­mo, es el re­me­dio pre­ven­ti­vo de nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des que ma­tan. Es ha­blar de ca­li­dad de vi­da”.

Gra­dua­do del Fa­jar­do, Li­cen­cia­do en Cul­tu­ra Fí­si­ca, Más­ter en Cien­cias, mi­li­tan­te del Par­ti­do, miem­bro de la Lo­gia La­zo de Unión, no obs­tan­te to­dos los re­co­no­ci­mien­tos re­ci­bi­dos, las mi­sio­nes en Ve­ne­zue­la, las pro­pues­tas pa­ra ocu­par me­jo­res pues­tos de tra­ba­jo, Ja­vier Cas­tro Navarro pre­fie­re con­ti­nuar es­cu­chan­do a sus alum­nas Pro­fe, ¿hoy nos to­ca? to­dos los días al lle­gar a la es­cue­la pri­ma­ria Co­ri­na Ro­drí­guez Mo­re­ra lu­gar don­de ha la­bo­ra­do ca­si to­da su vi­da.

Alum­nos par­ti­ci­pan­tes en la Com­po­si­ción Gim­nás­ti­ca, ac­to por el Día de la Cul­tu­ra Fí­si­ca y el De­por­te, cur­so 2010-2011. | fo­to: Cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Luis Alberto Cos­ta­les (pa­dre) y su nie­to Luis Ja­vier. | fo­to: Cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.