Sal­va­dor Allen­de: un re­cor­da­to­rio y una en­se­ñan­za

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Ati­lio A. Bo­ron

Si mi­ra­mos el pa­no­ra­ma ac­tual de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be ve­re­mos que po­co o na­da ha cam­bia­do. Por eso es ne­ce­sa­rio vol­ver a es­tu­diar mi­nu­cio­sa­men­te lo ocu­rri­do en el Chi­le de Allen­de

Días atrás, el 4 de sep­tiem­bre, pa­ra ser más pre­ci­sos, se cum­plie­ron 48 años del triun­fo de Sal­va­dor Allen­de en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Chi­le de 1970. Con el pa­so de los años se com­prue­ba, con do­lor, que su fi­gu­ra no ha co­se­cha­do la va­lo­ra­ción que me­re­ce den­tro de sec­to­res de la iz­quier­da, den­tro y fue­ra de Chi­le. En vez de hon­rar al pre­si­den­te-már­tir y a su obra, mu­chos se ple­ga­ron irre­fle­xi­ble­men­te a las crí­ti­cas que el con­sen­so neo­li­be­ral do­mi­nan­te for­mu­ló a su ges­tión, sin ofre­cer un aná­li­sis al­ter­na­ti­vo que tu­vie­se en cuen­ta las di­fi­ci­lí­si­mas, ex­tre­ma­da­men­te ad­ver­sas con­di­cio­nes que ro­dea­ron su ac­ce­so a La Mo­ne­da y to­da su la­bor de Go­bierno.

El ad­ve­ni­mien­to de la “de­mo­cra­cia de ba­ja in­ten­si­dad” en el Chi­le pos-Pi­no­chet co­rri­gió so­lo en par­te la sub­es­ti­ma­ción que ha­bía su­fri­do Allen­de y el Go­bierno de la Uni­dad Po­pu­lar (UP). No obs­tan­te, lue­go de ca­si trein­ta años de una de­cep­cio­nan­te tran­si­ción que acen­tuó las inequi­da­des de la so­cie­dad chi­le­na y su de­pen­den­cia ex­ter­na, las co­sas co­mien­zan a cam­biar y se no­tan nu­me­ro­sas ten­ta­ti­vas de re­va­lo­ri­zar su fér­til le­ga­do. Se tra­ta de un ac­to de es­tric­ta jus­ti­cia por­que Allen­de fue el pre­cur­sor del “ci­clo de iz­quier­da” que con­mo­vió Amé­ri­ca La­ti­na (y al sis­te­ma in­te­ra­me­ri­cano) has­ta sus ci­mien­tos a par­tir de fi­na­les del si­glo pa­sa­do.

Las ex­pe­rien­cias vi­vi­das en Ve­ne­zue­la con Hugo Chávez, en Ecua­dor con Ra­fael Co­rrea, y en Bo­li­via con Evo Mo­ra­les, don­de se re­cu­pe­ra­ron los re­cur­sos na­tu­ra­les, tie­nen en el Go­bierno de Allen­de un lu­mi­no­so pre­ce­den­te: la na­cio­na­li­za­ción de la gran mi­ne­ría del co­bre en ma­nos de oli­go­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos, la na­cio­na­li­za­ción de la ban­ca, la ex­pro­pia­ción de los prin­ci­pa­les con­glo­me­ra­dos in­dus­tria­les y la re­for­ma agra­ria.

Te­nien­do en cuen­ta las con­di­cio­nes de esa épo­ca —co­mien­zos de los años se­ten­ta— lo que hi­zo el Go­bierno de la UP fue una proeza. Allen­de fue un hom­bre ex­tra­or­di­na­rio de Nues­tra Amé­ri­ca. Un so­cia­lis­ta sin re­nun­cios, un an­tim­pe­ria­lis­ta sin con­ce­sio­nes, un la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta ejem­plar. Cuan­do Cu­ba pa­de­cía de un ais­la­mien­to ca­si com­ple­to y el Che ini­cia­ba su úl­ti­ma cam­pa­ña en Bo­li­via, asu­mió na­da me­nos que la pre­si­den­cia de la Or­ga­ni­za­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de So­li­da­ri­dad (OLAS) pa­ra apoyar a la Is­la re­bel­de y al Co­man­dan­te He­roi­co.

Por en­ton­ces era Se­na­dor y fue­ron mu­chas las vo­ces que se al­za­ron pa­ra re­pro­char­le. (…). El dia­rio El Mer­cu­rio, una de las ex­pre­sio­nes más in­dig­nas del pe­rio­dis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, lo ata­ca­ba en sus pá­gi­nas po­lí­ti­cas y en sus opi­nio­nes edi­to­ria­les (…).

Do­cu­men­tos re­cien­te­men­te des­cla­si­fi­ca­dos de­mues­tran que (la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia, CIA) des­ti­nó 2,6 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña de Eduar­do Frei, pa­la­dín de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na y la mal­ha­da­da “Re­vo­lu­ción en Li­ber­tad”, que se pro­po­nía co­mo al­ter­na­ti­va a la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na. Y que (gas­tó) otros 3 mi­llo­nes en una cam­pa­ña de te­rror don­de la fi­gu­ra de Allen­de era pre­sen­ta­da co­mo un mons­truo que en­via­ría niños chilenos a es­tu­diar a Cu­ba o a la URSS.

Se­gún la do­cu­men­ta­ción, el 15 de sep­tiem­bre de 1970, po­cos días des­pués de las elec­cio­nes, el pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon con­vo­có a su des­pa­cho a Henry Kis­sin­ger, con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal; a Ri­chard Helms, di­rec­tor de la CIA; a Wi­lliam Colby, su di­rec­tor ad­jun­to; y al fiscal ge­ne­ral John Mit­chell, a una reunión pa­ra ela­bo­rar la po­lí­ti­ca a se­guir (…).

En sus notas Colby es­cri­bió que “Ni­xon es­ta­ba fu­rio­so” por­que la pre­si­den­cia de Allen­de po­ten­cia­ría la di­se­mi­na­ción de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta pre­go­na­da por Fi­del Cas­tro, mien­tras que el men­sa­je to­ma­do por Helms ex­pre­sa­ba con cla­ri­dad la vis­ce­ral mez­cla de odio y ra­bia que el triun­fo de Allen­de pro­vo­ca­ba: “En lo in­me­dia­to, ha­gan que la eco­no­mía gri­te. Ni una tuer­ca ni un tor­ni­llo pa­ra Chi­le”, anotó.

Y eso fue lo que ocu­rrió (…). Pe­ro la in­ter­ven­ción de Es­ta­dos Uni­dos con­tem­pla­ba tam­bién pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas, el des­abas­te­ci­mien­to pro­gra­ma­do de ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad pa­ra fo­men­tar el mal­hu­mor de la po­bla­ción, la or­ga­ni­za­ción de sec­to­res me­dios pa­ra lu­char con­tra el go­bierno (ca­so del gre­mio de ca­mio­ne­ros, en­tre los más im­por­tan­tes) y la ca­na­li­za­ción de enor­mes re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar a los re­vol­to­sos y atraer a la ofi­cia­li­dad mi­li­tar a la cau­sa del gol­pe.

Si mi­ra­mos el pa­no­ra­ma ac­tual de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be ve­re­mos que po­co o na­da ha cam­bia­do. La ac­tua­ción del im­pe­ria­lis­mo en los paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca, y es­pe­cial­men­te en la van­guar­dia for­ma­da por los paí­ses del ALBATCP, no di­fie­re hoy de los mis­mos li­nea­mien­tos que la CIA y las otras agencias del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se apli­ca­ron con bru­tal sal­va­jis­mo en el Chi­le de Allen­de.

In­for­ma­cio­nes in­cues­tio­na­bles de­mues­tran la es­tre­cha vin­cu­la­ción en­tre los li­de­raz­gos de la opo­si­ción de Ve­ne­zue­la y Nicaragua y los más sór­di­dos re­pre­sen­tan­tes de la de­re­cha neo­fas­cis­ta en Es­ta­dos Uni­dos. Que quie­nes se opo­nen al san­di­nis­mo no ten­gan em­pa­cho al­guno en fo­to­gra­fiar­se con per­so­na­jes co­mo Ted Cruz, Mar­co Rubio e Ileana Ros-Leh­ti­nen, per­so­ne­ros de la ma­fia an­ti­cas­tris­ta de Miami, arro­ja un bal­dón in­sa­na­ble so­bre los su­pues­tos de­mó­cra­tas ni­ca­ra­güen­ses. Co­mo lo de­cía el can­to de Violeta Pa­rra, “el león es san­gui­na­rio en to­da ge­ne­ra­ción”. El im­pe­rio no cam­bia.

De­ta­lle de una de las úl­ti­mas imá­ge­nes to­ma­das al pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de por su fo­tó­gra­fo ofi­cial, Luis Or­lan­do La­gos. La ins­tan­tá­nea ga­nó el pre­mio World Press Photo of the Year, en 1973, y fue in­clui­da por la re­vis­ta Ti­me en su lis­ta de las 100 imá­ge­nes más in­flu­yen­tes de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.