Al­ma re­bel­de, al­ma del mun­do

El ejem­plo de Fi­del, de Raúl, de Cu­ba, se man­tie­ne vi­vo en las Na­cio­nes Uni­das. La ver­dad de la Is­la con­ti­núa re­so­nan­do en los sa­lo­nes mul­ti­la­te­ra­les de Nue­va York

Trabajadores - - ESPECIALES - | Le­ti­cia Mar­tí­nez Her­nán­dez, Re­né Ta­ma­yo León y Ali­na Pe­re­ra Rob­bio

NUE­VA YORK.— La dig­ni­dad, la re­bel­día, el ho­nor de Cu­ba, vuel­ve a la ONU en voz de sus prin­ci­pa­les lí­de­res. Es­ta vez Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, su­birá al po­dio de la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das pa­ra de­cir la ver­dad de la Is­la y de los po­bres del mun­do.

La voz li­ber­ta­ria no se apa­ga des­de que Fi­del dio su em­ble­má­ti­co dis­cur­so del 26 de sep­tiem­bre de 1960 en el po­dio de már­mol ver­do­so del Ple­na­rio de la ONU, un día his­tó­ri­co que se re­pi­te nue­va­men­te en el 2018, pues se­rá la jor­na­da en que el Je­fe de Es­ta­do cu­bano ha­ble an­te el Ple­na­rio.

Lo pre­ce­den cua­tro vi­si­tas de Fi­del a es­tas reunio­nes (1960, 1979, 1995 y 2000), y la de Raúl en el 2015. To­das fue­ron pa­ra­dig­má­ti­cas.

A con­ti­nua­ción, una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va des­de hoy has­ta ayer, has­ta aquel le­jano 1960 en que el Co­man­dan­te en Je­fe de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na en­tró en Na­cio­nes Uni­das.

Raúl en Nue­va York

Al me­dio­día del jue­ves 24 de sep­tiem­bre del 2015, un IL 96 de Cu­ba­na de Avia­ción ate­rri­za en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal John F. Ken­nedy de Nue­va York. Lle­ga­ba el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz.

Lu­cía un ele­gan­te tra­je gris y cor­ba­ta azul pla­tea­do. El em­ba­ja­dor Jo­sé Ra­món Ca­ba­ñas y el re­pre­sen­tan­te de Cu­ba an­te la ONU, Ro­dol­fo Re­yes, le ofre­cie­ron el pri­mer abra­zo.

Fue una vi­si­ta car­ga­da de primicias: su pri­me­ra vez en la Gran Man­za­na, su pri­me­ra vez re­co­rrien­do los pa­si­llos de Na­cio­nes Uni­das, su pri­mer dis­cur­so en el lu­gar más re­co­no­ci­ble de la ONU: la tri­bu­na pa­ra un so­lo orador, don­de tan­tas ve­ces el Co­man­dan­te en Je­fe, her­mano de cu­na y lu­cha, con su de­do ín­di­ce en­cen­di­do y el ver­bo en rá­fa­gas pro­fun­das, des­nu­dó aquí la ver­dad de Cu­ba y tam­bién de to­dos los pre­te­ri­dos de la Tie­rra, quie­nes tu­vie­ron en él voz.

Sin mu­chos flas­hes arri­bó el Pre­si­den­te. Una no­ta es­cue­ta, una foto, qui­zás dos, un vi­deo de po­cos mi­nu­tos, siem­pre fiel a su mo­des­tia, más aún en la ciu­dad de los íco­nos y la fa­ma.

Al­gún me­dio di­jo que Nue­va York se ha­bía ren­di­do a sus pies; otro lo in­clu­yó en­tre las fi­gu­ras más des­co­llan­tes del 70.mo Pe­río­do de Se­sio­nes de la Asam­blea Ge­ne­ral, jun­to a Xi Jinping, Vla­di­mir Pu­tin y el Pa­pa Fran­cis­co. Era por­ta­dor de la his­to­ria, y de la le­yen­da.

La pren­sa in­ter­na­cio­nal man­te­nía aún en tin­ta fres­ca el triun­fo del 17D (17 de di­ciem­bre del 2014), cuan­do la te­na­ci­dad del pue­blo cu­bano se con­vir­tió en vic­to­ria. Cuan­do el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma re­co­no­ció que el blo­queo con­tra Cu­ba ha­bía si­do un fra­ca­so.

En la agen­da de Raúl no cu­po un so­lo es­pa­cio en blan­co. Se reunió con el ex­pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Wi­lliam Clin­ton; el al­cal­de y el go­ber­na­dor de la ciu­dad, Bill de Bla­sio y An­drew Cuo­mo, res­pec­ti­va­men­te; el pri­mer mi­nis­tro de Sue­cia, Ste­fan Löf­ven; el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki Moon; los pre­si­den­tes Ni­co­lás Ma­du­ro (Ve­ne­zue­la), Fran­co­is Ho­llan­de (Fran­cia), Vla­di­mir Pu­tin (Ru­sia) y Fi­li­pe Nyu­si (Mo­zam­bi­que).

Con­ver­só con un gru­po bi­par­ti­dis­ta de le­gis­la­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos y con em­pre­sa­rios de al­tí­si­mo ni­vel de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos y de re­co­no­ci­das com­pa­ñías co­mo la Ca­ter­pi­llar, la ca­de­na ho­te­le­ra Star­wood, la ae­ro­lí­nea Ame­ri­can Air­li­nes y la Ge­ne­ral Mo­tors.

Par­ti­ci­pó en el ac­to de acer­ca­mien­to sin­ce­ro de las Is­las Mars­hall y Pa­lau, que tan­tas ve­ces con­di­cio­na­ron su vo­to en la ONU a las as­pi­ra­cio­nes de EE.UU., en fa­vor del blo­queo.

To­da­vía re­sue­nan las pa­la­bras del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to en la ce­re­mo­nia de es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, cuan­do el pre­si­den­te de Pa­lau ha­bló del res­pe­to que Cu­ba sien­te por los paí­ses de me­nor ta­ma­ño: “Mien­tras más pe­que­ño es un país, más hay que res­pe­tar­lo”, di­jo Raúl con el co­ra­zón pues­to, de se­gu­ro, en la Is­la be­lla.

Dos ve­ces ha­bló el man­da­ta­rio cu­bano an­te el Ple­na­rio de la ONU. La pri­me­ra, du­ran­te la Cum­bre so­bre la Agen­da de Desa­rro­llo Post 2015, cuan­do de­nun­ció, li­te­ral­men­te des­de la pri­me­ra ora­ción de su dis­cur­so, la si­tua­ción de sub­de­sa­rro­llo en que vi­ven dos ter­cios de la po­bla­ción mun­dial.

Cu­ba —ase­gu­ró— “cum­plió los ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio y brin­dó su coope­ra­ción a otros paí­ses en desa­rro­llo, lo que con­ti­nua­re­mos ha­cien­do en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des. No re­nun­cia­re­mos ja­más a la dig­ni­dad, a la so­li­da­ri­dad hu­ma­na y a la jus­ti­cia so­cial, con­vic­cio­nes pro­fun­das de nues­tra so­cie­dad so­cia­lis­ta”.

Lue­go, an­te los re­pre­sen­tan­tes de los 193 Es­ta­dos Miem­bros, in­ter­vino en el de­ba­te del 70.mo Pe­río­do de Se­sio­nes de la Asam­blea Ge­ne­ral. Con el arro­jo pe­ren­ne de la Sie­rra Maes­tra —de Cu­ba—, de­man­dó que la ONU fue­ra “de­fen­di­da del uni­la­te­ra­lis­mo y pro­fun­da­men­te re­for­ma­da pa­ra de­mo­cra­ti­zar­la y acer­car­la a los pue­blos”.

A se­gui­do di­ría: “Po­drá con­tar siem­pre la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con la sin­ce­ra voz de Cu­ba fren­te a la in­jus­ti­cia, la de­sigual­dad, el sub­de­sa­rro­llo, la dis­cri­mi­na­ción y la ma­ni­pu­la­ción, y por el es­ta­ble­ci­mien­to de un or­den in­ter­na­cio­nal más jus­to y equi­ta­ti­vo, en cu­yo cen­tro se ubi­que, real­men­te, al ser hu­mano, su dig­ni­dad y bie­nes­tar”.

Nue­ve ve­ces fue in­te­rrum­pi­do su dis­cur­so con aplau­sos: cuan­do de­fen­dió a los paí­ses ca­ri­be­ños y afri­ca­nos; cuan­do ha­bló de la Ce­lac y de Chá­vez; cuan­do de­nun­ció el guion de des­es­ta­bi­li­za­ción apli­ca­do con­tra go­bier­nos pro­gre­sis­tas de la re­gión; cuan­do di­jo que Puer­to Ri­co me­re­cía ser li­bre y que era le­gí­ti­mo el re­cla­mo ar­gen­tino de so­be­ra­nía so­bre las is­las Mal­vi­nas, Sand­wich del Sur y Geor­gias del Sur; cuan­do exi­gió el de­re­cho inalie­na­ble del pue­blo pa­les­tino a cons­truir su pro­pio Es­ta­do den­tro de las fron­te­ras anteriores a 1967 y con su ca­pi­tal en Jerusalén orien­tal; y cuan­do afir­mó que “tras 56 años de he­roi­ca y ab­ne­ga­da re­sis­ten­cia de nues­tro pue­blo, que­da­ron res­ta­ble­ci­das las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca”.

Fue es­tre­me­ce­do­ra la pre­sen­cia de Raúl en la ONU. Pe­ro otra con­mo­ción, qui­zás más ín­ti­ma, hon­da, ocu­rrió cuan­do 180 ami­gos de Cu­ba se reunie­ron en uno de los sa­lo­nes de la Mi­sión Per­ma­nen­te de la Is­la an­te Na­cio­nes Uni­das pa­ra com­par­tir con él la vic­to­ria de esos días. To­dos que­rían abra­zar­lo. Se aglo­me­ra­ban y era im­po­si­ble dar un pa­so allí den­tro. En­ton­ces al­guien gri­tó: ¡Com­pár­tan­lo, com­pa­ñe­ros! Po­co a po­co se or­ga­ni­zó una co­la y to­dos pu­die­ron lle­gar has­ta él.

Al­gu­nos traían fo­tos añe­jas en sus mo­der­nos ce­lu­la­res de cuan­do al­gu­na vez es­tu­vie­ron cer­ca de Fi­del o de él. Otros le con­ta­ban al­gu­na anéc­do­ta con el re­cuer­do de años que fue­ron bien di­fí­ci­les. Hu­bo quien tra­jo un pa­pel o un li­bro pa­ra que el pre­si­den­te cu­bano lo fir­ma­ra.

A Raúl se le vio fe­liz esa no­che. A tan­tos ki­ló­me­tros de ca­sa, le ha­bía na­ci­do a Nue­va York un in­men­so amor por Cu­ba.

Vi­si­tas que fue­ron com­ba­tes

El Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz asis­tió en cua­tro oca­sio­nes a reunio­nes en la se­de de la ONU en Nue­va York. To­das fue­ron mí­ti­cas. El ver­bo en­cen­di­do, el mag­ne­tis­mo de su per­so­na­li­dad, la ver­dad siem-

pre a flor de la­bio —la nues­tra y la del pla­ne­ta— hi­cie­ron de él uno de los más gran­des ora­do­res y ejem­plos que han es­ta­do en Na­cio­nes Uni­das.

La úl­ti­ma de sus vi­si­tas al fo­ro mun­dial fue en el año 2000, pa­ra la Cum­bre del Mi­le­nio, don­de vol­vía a de­nun­ciar que las cau­sas fun­da­men­ta­les de los con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les te­nían en su raíz la po­bre­za y el sub­de­sa­rro­llo que pre­va­le­cen en la in­men­sa ma­yo­ría de los paí­ses y en la de­sigual dis­tri­bu­ción de las ri­que­zas y los co­no­ci­mien­tos.

Cuan­do el Co­man­dan­te en Je­fe de­po­si­tó so­bre el con­ta­dor del tiem­po su pa­ñue­lo, mu­chos se rie­ron y has­ta car­ca­jea­ron, pen­sa­ban que iban a es­cu­char otro lar­go dis­cur­so del ca­ris­má­ti­co lí­der, pe­ro es­te (al pa­re­cer pa­ra re­don­dear la bro­ma), no re­ba­só el tiem­po es­ta­ble­ci­do. No obs­tan­te, fue otra pie­za de ora­to­ria me­du­lar, don­de di­jo to­do lo que ha­bía que de­cir.

En 1995, el je­fe de la Re­vo­lu­ción tam­bién es­ta­ría en la ONU, pa­ra las con­me­mo­ra­cio­nes del 50 ani­ver­sa­rio de la or­ga­ni­za­ción. Co­mo en oca­sio­nes pos­te­rio­res, y anteriores, ade­más de la in­ter­ven­ción en el Ple­na­rio de Na­cio­nes Uni­das, desa­rro­lló un tre­pi­dan­te pro­gra­ma que lo lle­vó a di­sí­mi­les en­cuen­tros de so­li­da­ri­dad y con ami­gos de Cu­ba. Re­gre­só nue­va­men­te a Har­lem, ha­bló an­te con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, dio en­tre­vis­tas a me­dios de co­mu­ni­ca­ción... Se le con­ti­nuó que­rien­do y ad­mi­ran­do.

Unos tres lus­tros an­tes, en 1979, se­ría la se­gun­da vi­si­ta de Fi­del a la ONU, es­ta vez co­mo Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros y del Mo­vi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos. Su dis­cur­so del 12 de oc­tu­bre de 1979 se le ca­li­fi­ca aún co­mo uno de los más po­pu­la­res de los pro­nun­cia­dos allí.

Aquí les de­ja­mos un bre­ve frag­men­to de aque­lla pie­za ora­to­ria:

“Unos paí­ses po­seen, en fin, abun­dan­tes re­cur­sos, otros no po­seen na­da. ¿Cuál es el des­tino de es­tos? ¿Mo­rir­se de ham­bre? ¿Ser eter­na­men­te po­bres? ¿Pa­ra qué sir­ve en­ton­ces la ci­vi­li­za­ción? ¿Pa­ra qué sir­ve la con­cien­cia del hom­bre? ¿Pa­ra qué sir­ven las Na­cio­nes Uni­das? (Aplau­sos) ¿Pa­ra qué sir­ve el mun­do? No se pue­de ha­blar de paz en nom­bre de las de­ce­nas de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que mue­ren ca­da año de ham­bre o en­fer­me­da­des cu­ra­bles en to­do el mun­do. No se pue­de ha­blar de paz en nom­bre de 900 mi­llo­nes de anal­fa­be­tos.

“¡La ex­plo­ta­ción de los paí­ses po­bres por los paí­ses ri­cos de­be ce­sar!

“Sé que en mu­chos paí­ses po­bres hay tam­bién ex­plo­ta­do­res y ex­plo­ta­dos.

“Me di­ri­jo a las na­cio­nes ri­cas pa­ra que con­tri­bu­yan. Me di­ri­jo a los paí­ses po­bres pa­ra que dis­tri­bu­yan.

“¡Bas­ta ya de pa­la­bras! ¡Ha­cen fal­ta he­chos! (Aplau­sos) ¡Bas­ta ya de abs­trac­cio­nes, ha­cen fal­ta ac­cio­nes con­cre­tas! ¡Bas­ta ya de ha­blar de un nue­vo or­den eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal es­pe­cu­la­ti­vo que na­die en­tien­de (Ri­sas y Aplau­sos); hay que ha­blar de un or­den real y ob­je­ti­vo que to­dos com­pren­dan!

“No he ve­ni­do aquí co­mo pro­fe­ta de la re­vo­lu­ción; no he ve­ni­do a pe­dir o desear que el mun­do se con­vul­sio­ne vio­len­ta­men­te. He­mos ve­ni­do a ha­blar de paz y co­la­bo­ra­ción en­tre los pue­blos, y he­mos ve­ni­do a ad­ver­tir que si no re­sol­ve­mos pa­cí­fi­ca y sa­bia­men­te las in­jus­ti­cias y de­sigual­da­des ac­tua­les el fu­tu­ro se­rá apo­ca­líp­ti­co (Aplau­sos)”.

Des­de que Fi­del se dio a co­no­cer co­mo un lu­cha­dor por los de­re­chos de los opri­mi­dos del mun­do, nun­ca más de­jó de ser no­ti­cia. Su mís­ti­ca vie­ne de la Sie­rra Maes­tra, del Triun­fo de 1959, pe­ro tam­bién de su desem­pe­ño en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal des­de los ini­cios de la Re­vo­lu­ción, co­mo aquel 14 de sep­tiem­bre de 1960, cuan­do se su­po que via­ja­ría a Nue­va York y ha­bla­ría en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU.

Sus de­ci­sio­nes se­rían en­ton­ces vór­ti­ces de di­ná­mi­cas ten­sas en­tre un go­bierno im­pe­rial y una Is­la que so­lo que­ría y ha que­ri­do, des­de 1959, sa­bo­rear una so­be­ra­nía real. No más se su­po en el Nor­te que el jo­ven lí­der iría a la ONU, el go­bierno de EE. UU. co­men­zó a to­mar me­di­das pa­ra ais­lar­lo en los lí­mi­tes de la is­la de Man­hat­tan mien­tras es­tu­vie­ra en Nue­va York.

Los acon­te­ci­mien­tos, in­de­te­ni­bles co­mo el agua y mar­ca­dos por múl­ti­ples emo­cio­nes, se fue­ron dan­do an­te los ojos ex­pec­tan­tes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal: el 18 de sep­tiem­bre Fi­del par­tió ha­cia la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se al fren­te de la de­le­ga­ción que par­ti­ci­pa­ría en el 15.to Pe­río­do de Se­sio­nes de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU.

Al lle­gar al ae­ro­puer­to de Nue­va York re­ci­bió un abra­zo mul­ti­tu­di­na­rio a pe­sar de la llu­via, y el sa­lu­do del en­ton­ces de­le­ga­do per­so­nal del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la ONU. Más de un cen­te­nar de au­to­mó­vi­les, más de 20 óm­ni­bus y va­rios ca­mio­nes don­de iban so­bre to­do hi­jos de Nues­tra Amé­ri­ca, si­guie­ron el au­to don­de iba Fi­del rum­bo a la ciu­dad.

Po­co des­pués de las cin­co de la tar­de arri­bó la de­le­ga­ción cu­ba­na al ho­tel Shel­bur­ne. Un fuer­te des­plie­gue po­li­cial y de agen­tes se­cre­tos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do es­tu­vie­ron pre­sen­tes des­de los ins­tan­tes de arri­bo del jo­ven lí­der, dis­pues­tos a so­fo­car, co­mo hi­cie­ron en los al­re­de­do­res del edi­fi­cio, cual­quier ma­ni­fes­ta­ción de sim­pa­tía ha­cia los re­pre­sen­tan­tes de Cu­ba, es­pe­cial­men­te ha­cia el je­fe de la Re­vo­lu­ción.

To­do fue un com­ba­te, una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble de prin­ci­pio a fin: El 19 de sep­tiem­bre la ge­ren­cia del ho­tel Shel­bur­ne no­ti­fi­có a la de­le­ga­ción de la Is­la que, por ins­truc­cio­nes del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de­bían aban­do­nar el edi­fi­cio, ges­to gro­se­ro que in­clu­yó la ne­ga­ti­va de de­vol­ver 5 mil dó­la­res de­po­si­ta­dos por los cu­ba­nos en ca­li­dad de ga­ran­tía, cu­yo re­torno so­lo po­día ser au­to­ri­za­do por ins­truc­cio­nes del De­par­ta­men­to de Es­ta­do en Was­hing­ton.

Mo­men­tos an­tes de aban­do­nar el ho­tel pa­ra di­ri­gir­se a las Na­cio­nes Uni­das, el Co­man­dan­te re­ci­bió al pe­rio­dis­ta Her­bert Matt­hews. A él, y a otros que aguar­da­ban a la sa­li­da, les di­jo que acam­pa­ría en los jar­di­nes de las Na­cio­nes Uni­das o en el Par­que Cen­tral de Nue­va York. Mien­tras, des­de la Ma­yor de las An­ti­llas, el pue­blo se so­li­da­ri­za­ba con su lí­der, ha­cía acam­pa­das pa­ra­le­las y acla­ma­ba que con ho­tel o sin él ten­drían que es­cu­char a Fi­del.

Has­ta la ONU —allí don­de la de­le­ga­ción cu­ba­na y quien la pre­si­día fue­ron pa­ra ex­pre­sar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral Dag Ham­marsk­jold cuán­tas des­cor­te­sías ha­bían re­ci­bi­do— lle­ga­ron des­ta­ca­dos lí­de­res afro­ame­ri­ca­nos pa­ra in­vi­tar a Fi­del y a sus com­pa­ñe­ros a alo­jar­se en el ho­tel The­re­sa, en­cla­va­do en el ba­rrio ne­gro de Har­lem, en Nue­va York.

El The­re­sa se con­ver­ti­ría en “pues­to de man­do” y es­ce­na­rio de una ba­ta­lla por la Re­vo­lu­ción y por las me­jo­res cau­sas del ser hu­mano. Allí Fi­del re­ci­bió al lí­der afro­ame­ri­cano Mal­colm X, quien acu­dió mo­vi­do por la so­li­da­ri­dad y le di­jo al lí­der gue­rri­lle­ro, en aquel en­cuen­tro úni­co, que “mien­tras el Tío Sam es­té con­tra ti, sa­bes que eres un hom­bre bueno”. En al­gún mo­men­to de aquel diá­lo­go lleno de con­fluen­cias en lo fi­lo­só­fi­co y en lo po­lí­ti­co, el lu­cha­dor cu­bano di­jo a Mal­colm X: “Lu­cha­mos por to­da la gen­te opri­mi­da”.

En ese ho­tel hu­mil­de y so­li­da­rio, Fi­del desa­rro­lló una agen­da muy ri­ca: re­ci­bió a pro­mi­nen­tes lí­de­res mun­dia­les; sa­lu­dó en ho­ras noc­tur­nas, des­de su ven­ta­na, a mul­ti­tu­des que lo ova­cio­na­ban; al­mor­zó con los em­plea­dos y el pro­pie­ta­rio del The­re­sa, así co­mo con va­rios pe­rio­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos. El lí­der de la Re­vo­lu­ción lle­gó a ex­pre­sar que la aco­gi­da en ese in­mue­ble lo hi­zo sen­tir co­mo quien va por el de­sier­to y en­cuen­tra, de re­pen­te, un oa­sis.

Días in­ten­sos de in­ter­cam­bios tu­vo la de­le­ga­ción cu­ba­na co­mo par­te de la 15.ta Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU. Pe­ro sin du­da uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de la asis­ten­cia de Fi­del fue su dis­cur­so del 26 de sep­tiem­bre de 1960, el cual du­ró más de cua­tro ho­ras y de­jó pa­ra la his­to­ria hue­llas tras­cen­den­tes de es­pí­ri­tu an­tim­pe­ria­lis­ta y de afán por la jus­ti­cia.

Vis­tien­do su tra­je de cam­pa­ña, ex­po­nien­do ver­da­des so­bre la Re­vo­lu­ción cu­ba­na y las cir­cuns­tan­cias del mun­do, com­par­tió ideas que pro­vo­ca­ban reite­ra­das ova­cio­nes en la sa­la. Una de ellas pa­re­ce he­cha pa­ra las ame­na­zas del pre­sen­te:

“Las gue­rras, des­de el prin­ci­pio de la hu­ma­ni­dad, han sur­gi­do fun­da­men­tal­men­te, por una ra­zón: el de­seo de unos de des­po­jar a otros de sus ri­que­zas. ¡Des­apa­rez­ca la fi­lo­so­fía del des­po­jo, y ha­brá des­apa­re­ci­do la fi­lo­so­fía de la gue­rra!”.

El día si­guien­te en la 15. ta Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU es­tu­vo im­pac­ta­do por las pa­la­bras de Fi­del. El De­par­ta­men­to de Pren­sa de las Na­cio­nes Uni­das dis­tri­buía su dis­cur­so en cin­co idio­mas al tiem­po que la pren­sa era ca­ja de re­so­nan­cia.

El 27 de sep­tiem­bre tam­bién fue muy in­ten­so pa­ra el lí­der de la Re­vo­lu­ción, quien el día 28 re­gre­só a la pa­tria, don­de fue re­ci­bi­do por un pue­blo or­gu­llo­so de los días de Cu­ba en la ONU. En las áreas del Pa­la­cio Pre­si­den­cial el Co­man­dan­te pro­nun­ció un inol­vi­da­ble dis­cur­so en el cual pro­pu­so la crea­ción de los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción lue­go de es­cu­char el es­ta­lli­do de pe­tar­dos du­ran­te ese ac­to de au­tén­ti­ca co­mu­ni­ca­ción con un mar de gen­te.

De aquel pa­so del lu­cha­dor gue­rri­lle­ro por Na­cio­nes Uni­das, de su es­tan­cia en una ciu­dad que pa­re­ce es­ti­rar­se con sus edi­fi­cios de vér­ti­go —pe­ro que des­de lo más hu­mil­de de sí dio aco­gi­da a la de­le­ga­ción cu­ba­na—, aflo­ra­ron cer­te­zas com­par­ti­das por Fi­del en una vi­si­ta que tu­vo pa­ra él el sa­bor de una ba­ta­lla ne­ce­sa­ria:

“Siem­pre ha­brá amor pa­ra el pue­blo de los Es­ta­dos Uni­dos”, afir­mó allá; y ya en la Ma­yor de las An­ti­llas re­co­no­ció que la lu­cha con­tra un enemi­go po­de­ro­so, el im­pe­ria­lis­mo, se­ría lar­ga y de­man­da­ría el áni­mo, la men­te y la cal­ma ne­ce­sa­rios.

El trans­cur­so del tiem­po ha de­ja­do fe de la re­sis­ten­cia cu­ba­na, y guar­da en sí la im­pron­ta re­bel­de, to­da­vía fres­ca, de un re­vo­lu­cio­na­rio que lle­gó a Na­cio­nes Uni­das pa­ra ha­blar en nom­bre de to­dos los opri­mi­dos del mun­do.

En el 2015, du­ran­te la vi­si­ta de Raúl a Na­cio­nes Uni­das, mu­chos me­dios de pren­sa no tu­vie­ron re­pa­ros en afir­mar que Nue­va York se rin­dió a sus pies.

Fi­del reali­zó cua­tro vi­si­tas a la ONU, en 1960, en 1979, en 1995 y en el 2000. | foto: To­ma­da del si­tio Fi­del sol­da­do de las ideas

La voz de Cu­ba, la de los ex­clui­dos del mun­do, siem­pre se es­cu­cha­rá en Nue­va York.| foto: Archivo de Gran­ma

Mi­guel Díaz-Ca­nel lle­gó es­te do­min­go a Nue­va York pa­ra par­ti­ci­par en el 73 Pe­río­do de Se­sio­nes de la Asam­blea Ge­ne­ral.| foto: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.