Cul­tu­ra, eco­no­mía y co­mu­ni­dad: un mis­mo fin

Trabajadores - - ECONOMÍA -

La Ha­ba­na cuen­ta con dos em­ble­má­ti­cos cen­tros cul­tu­ra­les de Ar­tex, es­te año re­cons­trui­dos de for­ma ca­pi­tal, que se ca­rac­te­ri­zan, an­te to­do, por un nue­vo es­ti­lo de tra­ba­jo en el que los pla­nes eco­nó­mi­cos y la pro­gra­ma­ción ar­tís­ti­ca de ca­da uno dis­po­nen, ade­más de los cri­te­rios de sus di­rec­ti­vos, con los de los re­pre­sen­tan­tes de las co­mu­ni­da­des don­de ra­di­can. Me re­fie­ro a El Sau­ce, ubi­ca­do en la ca­lle 9.a, en­tre 120 y 130, Playa; y Fon­ta­nar, en la par­te fi­nal de esa ba­rria­da del mu­ni­ci­pio de Bo­ye­ros.

Es­tos dos es­pa­cios tie­nen asi­mis­mo en co­mún el ha­ber si­do re­di­se­ña­dos so­bre la ba­se de sus ar­qui­tec­tu­ras ori­gi­na­les pa­ra des­de es­tas es­ta­ble­cer ar­mo­nio­sos con­jun­tos de re­ani­ma­ción es­té­ti­ca con ten­den­cias van­guar­dis­tas; amén de con­tar con avan­za­das tec­no­lo­gías en los equi­pa­mien­tos de au­dio y lu­ces, res­pec­ti­va­men­te, ubi­ca­dos en áreas que pro­vo­can mí­ni­mos per­jui­cios so­no­ros a las per­so­nas que ha­bi­tan cer­ca.

Cuan­tio­sa in­ver­sión no so­la­men­te pen­sa­da pa­ra me­jo­rar los ser­vi­cios —tan­to cul­tu­ra­les co­mo gas­tro­nó­mi­cos— que en ellas se ofer­tan, sino ade­más ser­vir de es­ce­na­rios po­li­va­len­tes que be­ne­fi­cian a los po­bla­do­res de los ba­rrios don­de se en­cuen­tran, par­ti­cu­lar­men­te a los ni­ños y a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad, con una va­ria­da pro­gra­ma­ción cul­tu­ral; mien­tras que los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios tam­bién son fa­vo­re­ci­dos en sus vi­si­tas.

El Sau­ce re­abrió sus puer­tas el día 12 de agos­to, en ho­me­na­je al cum­plea­ños del Co­man­dan­te No. 7 / eco­no­mia@tra­ba­ja­do­res.cu en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz, y tie­ne en­tre otras zo­nas de es­par­ci­mien­to una sa­la pa­ra es­pec­tácu­los de­no­mi­na­da Juan For­mell, una pla­za con pla­ta­for­ma —am­bas te­cha­das— pa­ra con­cier­tos al ai­re li­bre, una tien­da, tres ba­res, una aca­de­mia de bai­les di­ri­gi­da por Pa­ra­di­so, un ba­zar ca­fe­te­ría, ocho pun­tos de wi­fi y un ci­ne 3D. Allí con­cu­rren al­re­de­dor de 800 per­so­nas los fi­nes de se­ma­na, las cua­les dis­fru­tan de di­fe­ren­tes gé­ne­ros mu­si­ca­les, en­tre ellos pop fu­sión, tro­va, mú­si­ca al­ter­na­ti­va y po­pu­lar bai­la­ble, así co­mo la dis­co­te­ca La Má­qui­na de la Me­lan­co­lía (dis­co tem­ba) los do­min­gos a las 5:00 p.m. “Es­ta nue­va con­cep­ción ha per­mi­ti­do in­cre­men­tar los in­gre­sos de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble”, di­jo su jo­ven y aten­ta di­rec­to­ra Ara­zay del Río Gue­rra, quien es­tu­vo al fren­te del cen­tro du­ran­te to­do el pro­ce­so de re­pa­ra­ción ca­pi­tal.

El de Fon­ta­nar, inau­gu­ra­do el 29 de enero en oca­sión del ani­ver­sa­rio 165 del na­ta­li­cio del Hé­roe Na­cio­nal Jo­sé Mar­tí, ade­más de los ser­vi­cios cul­tu­ra­les po­see va­rias ofer­tas de re­crea­ción de­por­ti­va: can­chas de balonmano, vo­lei­bol, te­nis y gim­na­sio; y dos pis­ci­nas —una pa­ra adul­tos y otra pa­ra ni­ños, en las que se ofre­cen cla­ses de na­ta­ción—, hoy ce­rra­das por fal­ta de clo­ro.

La ins­ta­la­ción, ra­di­ca­da en un club so­cial fun­da­do en el año 1957, aho­ra es­tá es­pe­cial­men­te con­ce­bi­da pa­ra los po­bla­do­res del mu­ni­ci­pio de Bo­ye­ros, en­tre los que se pro­mue­ve y co­mer­cia­li­za par­te de lo me­jor del pro­duc­to cul­tu­ral cu­bano. Dis­po­ne igual­men­te de un sun­tuo­so res­tau­ran­te con di­se­ño de lu­jo, en el que se ex­pen­den cer­ca de 20 pla­tos y más de 30 coc­te­les crio­llos e in­ter­na­cio­na­les; una tien­da, un au­la mul­ti­usos pa­ra con­fe­ren­cias, reunio­nes y otros even­tos —tam­bién se im­par­ten cla­ses de mú­si­ca—, y cua­tro pun­tos de wi­fi. En cons­truc­ción es­tá una gi­gan­tes­ca pla­za pa­ra aco­ger a más de mil 500 bai­la­do­res y un am­plio es­ce­na­rio pa­ra gran­des es­pec­tácu­los.

No obs­tan­te te­ner una ex­ten­sión mu­cho ma­yor y con­tar con más ofer­tas que las de El Sau­ce, “las ga­nan­cias del cen­tro de Fon­ta­nar no pue­den com­pa­rar­se con las de aquel, ya que el en­go­rro­so sis­te­ma de trans­por­te ha­cia esa zo­na di­fi­cul­ta no­ta­ble­men­te la asis­ten­cia de pú­bli­co”, di­jo Juan Bo­rrell Pé­rez, ca­pi­tán del sa­lón.

Ex­cep­to cuan­do hay con­cier­tos de gru­pos muy co­no­ci­dos —opor­tu­ni­dad en que la con­cu­rren­cia ape­nas so­bre­pa­sa las 400 per­so­nas—, los de­más días es­te lu­gar se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te va­cío. El com­ple­jo re­crea­ti­vo cul­tu­ral fue en­tre­ga­do el pa­sa­do año por la di­rec­ción del go­bierno de La Ha­ba­na a la em­pre­sa Pro­mo­cio­nes Ar­tís­ti­cas y Li­te­ra­rias Ar­tex, con la fi­na­li­dad de cam­biar el con­cep­to cul­tu­ral y re­crea­ti­vo de un es­pa­cio de­te­rio­ra­do por el tiem­po. Por tal mo­ti­vo, val­dría la pe­na rea­li­zar se­rios es­tu­dios de mer­ca­do que per­mi­tan in­cre­men­tar el nú­me­ro de vi­si­tan­tes a es­te her­mo­so com­ple­jo. | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

En la foto, el con­for­ta­ble res­tau­ran­te del Cen­tro Cul­tu­ral de Fon­ta­nar, per­te­ne­cien­te a Ar­tex, don­de se han crea­do fuer­tes víncu­los con la co­mu­ni­dad, la cual es­tá re­pre­sen­ta­da en ca­da uno de sus equi­pos de di­rec­ción. | foto: Del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.