El vi­go­ro­so ne­go­cio del ar­te

Trabajadores - - ECONOMÍA - | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

Pa­ra mu­chos, en par­ti­cu­lar los que no per­te­ne­cen al sec­tor, la cul­tu­ra y la eco­no­mía an­dan por ca­mi­nos se­pa­ra­dos, idea tal vez sus­ten­ta­da en las per­cep­cio­nes di­ver­gen­tes so­bre am­bos con­cep­tos y por­que tra­di­cio­nal­men­te se ha en­ten­di­do la cul­tu­ra co­mo al­go im­pro­duc­ti­vo, re­la­cio­na­do con el pla­cer y el con­su­mo, y no con la rea­li­za­ción de bie­nes y la in­ver­sión.

La cul­tu­ra se de­fi­ne por el con­jun­to de sa­be­res, creen­cias, cos­tum­bres, con­duc­ta e idio­sin­cra­sia de un in­di­vi­duo, un gru­po so­cial, una co­mu­ni­dad o un pue­blo; mien­tras que el ar­te se re­ve­la me­dian­te la es­pi­ri­tua­li­dad de ca­da per­so­na, vis­to des­de su ima­gi­na­ción, sen­si­bi­li­dad, pa­ra de­jar su im­pron­ta en al­gu­na de las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, y su gus­to por las be­llas ar­tes y las hu­ma­ni­da­des.

Al tras­cen­der, por la ca­li­dad y buen gus­to, al gru­po, la co­mu­ni­dad, o al pue­blo, ese ar­te —que tam­bién pue­de ser ex­pre­sión co­lec­ti­va, co­mo en la mú­si­ca, la dan­za, el tea­tro…— de­vie­ne un bien de con­su­mo, es de­cir, de ser­vi­cio en be­ne­fi­cio del en­ri­que­ci­mien­to de la vi­da. En­ton­ces, pue­de ha­blar­se de mer­ca­do, de ven­ta del pro­duc­to ge­ne­ra­do por los crea­do­res, ini­cián­do­se un pro­ce­so que in­clu­ye, en­tre otros, la eva­lua­ción de las pro­pues­tas ar­tís­ti­cas, su pro­mo­ción, dis­tri­bu­ción y ne­go­cia­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

La in­dus­tria del ar­te cons­ti­tu­ye hoy en día una de las más vi­go­ro­sas de la eco­no­mía mun­dial, mar­ke­ting apro­ve­cha­do por los gran­des em­pre­sa­rios ca­pi­ta­lis­tas pa­ra in­cen­ti­var e in­tro­du­cir la glo­ba­li­za­ción de la cul­tu­ra im­pe­ria­lis­ta en de­tri­men­to de los va­lo­res au­tóc­to­nos y de las herencias de los de­más paí­ses; en es­pe­cial los del lla­ma­do Ter­cer Mun­do, a los que les ven­den “en­la­ta­dos” de su ideo­lo­gía a tra­vés de la te­le­vi­sión, el ci­ne, los di­se­ños de ves­tua­rio, la li­te­ra­tu­ra y otros me­dios.

En el país, con una só­li­da po­lí­ti­ca orien­ta­da des­de la di­ná­mi­ca del Mi­nis­te­rio del Cul­tu­ra (MINCULT); que ri­ge es­te sec­tor, las ri­que­zas que se mer­ca­dean —jun­to con los de­por­tes— so­bre­pa­san el 4 % del PIB na­cio­nal. Se tra­ta de va­lo­res es­pi­ri­tua­les fun­da­men­tal­men­te di­ri­gi­dos al pue­blo, con én­fa­sis en uno de los más im­por­tan­tes con­su­mi­do­res, los jó­ve­nes. Se­gún la ca­li­dad de esas uti­li­da­des, del ri­gor con que es­tán con­ce­bi­das des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co, con­cep­tual o ge­ne­ra­dor de ideas y co­no­ci­mien­to, en tan­to pro­pi­cien el me­jo­ra­mien­to del gus­to es­té­ti­co de los re­cep­to­res, los au­to­res son re­mu­ne­ra­dos por sus obras.

Por su­pues­to, en nues­tro de­ve­nir ar­tís­ti­co aún per­sis­ten la­ce­ra­cio­nes que aten­tan con­tra esos fi­nes y que co­rres­pon­de a las en­ti­da­des del MINCULT en­ca­rar­las por me­dio de va­lo­ra­cio­nes pe­rió­di­cas, de ma­ne­ra tal que en el co­mer­cio del ar­te no reapa­rez­can las cri­ti­ca­das y da­ñi­nas fi­gu­ri­tas de ye­so, los cua­dros con mo­ti­vos asiá­ti­cos, la mú­si­ca gro­se­ra y agre­si­va ha­cia la mu­jer y la pues­ta de obras es­cé­ni­cas que de­ni­gren las con­quis­tas y los pro­gra­mas de la Re­vo­lu­ción, las­tres que arre­me­ten con­tra la for­ma­ción in­te­gral de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y la pro­tec­ción de los va­lo­res que tan­tas ve­ces, de­bi­do a la in­su­fi­cien­te pro­mo­ción, per­ma­ne­cen ocul­tos y ape­nas son co­no­ci­dos en sus ám­bi­tos lo­ca­les.

Esas y otras ad­ver­si­da­des, de las que tie­ne do­mi­nio el MINCULT y que es­tán pre­sen­tes en el pro­ce­so de re­no­va­ción eco­nó­mi­ca y so­cial que im­pul­sa des­de ha­ce va­rios años, en oca­sio­nes obs­ta­cu­li­zan los no­bles ob­je­ti­vos de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral, asun­to en el que mu­cho tie­ne que ver la ca­pa­ci­dad que pue­dan te­ner los es­pe­cia­lis­tas y cua­dros pa­ra asu­mir ese pro­gra­ma, y pro­pi­ciar en­tre los crea­do­res el cam­bio de men­ta­li­dad en re­la­ción con ob­so­le­tas tra­di­cio­nes en el fun­cio­na­mien­to em­pre­sa­rial del sis­te­ma de la cul­tu­ra cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.