Ar­te y eco­no­mía

Trabajadores - - ECONOMÍA -

¿Se pue­de ha­cer ar­te ig­no­ran­do la eco­no­mía de la cul­tu­ra? En prin­ci­pio, asu­mien­do una vi­sión ro­mán­ti­ca y ele­men­tal de los pro­ce­sos crea­ti­vos, pu­die­ra pa­re­cer que sí. Si se asu­me al ar­tis­ta co­mo el ha­ce­dor ab­so­lu­to, que se bas­ta a sí mis­mo pa­ra con­ce­bir y “pro­du­cir” una obra, es po­si­ble que no ha­ya que con­tar —más allá de las con­di­cio­nes mí­ni­mas que po­si­bi­li­tan y ga­ran­ti­zan la exis­ten­cia— con un en­tra­ma­do eco­nó­mi­co que sus­ten­te y con­tri­bu­ya efec­ti­va­men­te a la so­cia­li­za­ción.

Pe­ro des­de ha­ce tiem­po el ar­te es mu­cho más que el im­pul­so crea­ti­vo pri­mi­ge­nio. Lo fue siem­pre, de he­cho, aun­que aho­ra las in­ter­re­la­cio­nes con otros ám­bi­tos de la so­cie­dad, la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca re­sul­ten más ex­plí­ci­tas.

El ar­ma­zón de la ins­ti­tu­ción Ar­te pre­ci­sa de un an­da­mia­je que le otor­gue cuer­po y con­sis­ten­cia… y co­mo to­da ac­ti­vi­dad hu­ma­na or­ga­ni­za­da, las di­ná­mi­cas ar­tís­ti­cas se in­ser­tan, se en­tre­cru­zan, de­pen­den, se nu­tren y se con­cre­tan en un con­tex­to más in­te­gra­dor.

En po­cas pa­la­bras: el ar­te no pue­de dar­le la es­pal­da a la eco­no­mía, por más que sus ló­gi­cas pa­rez­can mu­chas ve­ces con­tra­pues­tas. Hay, hu­bo, tie­ne que ha­ber una eco­no­mía de la cul­tu­ra, aun­que el tér­mino y la con­so­li­da­ción del con­cep­to re­sul­ten re­la­ti­va­men­te no­ve­do­sos.

La po­lí­ti­ca cul­tu­ral de la na­ción no pue­de ser rehén de con­cep­cio­nes eco­no­mi­cis­tas y mer­can­ti­lis­tas, si bien tie­ne que as­pi­rar a la efi­cien­cia en el uso de los re­cur­sos que es­tán a su dis­po­si­ción. En cul­tu­ra, co­mo en to­do, no se pue­de bo­tar el di­ne­ro.

Por su­pues­to que así di­cho pa­re­ce sim­ple, sin em­bar­go en el fon­do hay una cir­cuns­tan­cia de­fi­ni­to­ria: no to­do el ar­te re­sul­ta “ren­ta­ble”, o sea, no to­do el ar­te es ca­paz de ge­ne­rar in­gre­sos por en­ci­ma de lo que “cues­ta” con­cre­tar­lo.

Una so­lu­ción “sen­ci­lla”, en un país sub­de­sa­rro­lla­do y ba­jo ase­dio eco­nó­mi­co, se­ría apo­yar so­lo las ma­ni­fes­ta­cio­nes que cuen­ten con un mer­ca­do só­li­do. La gran in­dus­tria cul­tu­ral (cu­yos cen­tros he­ge­mó­ni­cos son no por ca­sua­li­dad los cen­tros he­ge­mó­ni­cos de la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca glo­ba­les) “de­pen­de” de un gran mer­ca­do cul­tu­ral.

No se pue­de sub­es­ti­mar ese mer­ca­do: mue­ve anual­men­te mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, por en­ci­ma, in­clu­so, de otras ac­ti­vi­da­des que pu­die­ran pa­re­cer más vi­ta­les pa­ra la exis­ten­cia hu­ma­na.

Pe­ro el ba­sa­men­to de esa es­truc­tu­ra es el con­su­mo. Sin con­su­mo no hay mer­ca­do. Y pa­ra es­ti­mu­lar el con­su­mo hay que asu­mir el ar­te co­mo mer­can­cía. Cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas no tie­nen a es­tas al­tu­ras la me­nor no­ción de cier­tas ex­pre­sio­nes “eli­tis­tas” de la cul­tu­ra ar­tís­ti­ca, no obs­tan­te to­do ser hu­mano, por muy ele­men­tal que sea su for­ma­ción, tie­ne ne­ce­si­dad del ar­te. El ca­pi­tal “sa­tis­fa­ce” esas ne­ce­si­da­des con “pro­duc­tos” se­ria­li­za­dos y ho­mo­gé­neos, pen­sa­dos pa­ra fun­cio­nar.

La so­cie­dad cu­ba­na con­tem­po­rá­nea (que no pue­de es­ca­par de las ló­gi­cas de ese mer­ca­do) tie­ne que ga­ran­ti­zar es­pa­cios pa­ra el ar­te más au­tén­ti­co, re­no­va­dor, cues­tio­na­dor, con de­ci­di­das vocaciones éti­cas y es­té­ti­cas. El ar­te co­mo ga­ran­tía de li­ber­tad y eman­ci­pa­ción. El ar­te (el me­jor) co­mo de­re­cho inalie­na­ble de la ciu­da­da­nía. Y tam­bién co­mo trin­che­ra y afian­za­mien­to de iden­ti­dad en tiem­pos de ga­lo­pan­te glo­ba­li­za­ción.

De ahí la im­por­tan­cia de una eco­no­mía que sus­ten­te y acom­pa­ñe el po­ten­cial crea­ti­vo de la na­ción.

La ecua­ción tie­ne mu­chas va­ria­bles, pe­ro no de­ben plan­tear­se nun­ca co­mo las de una fá­bri­ca de la­dri­llos. El ar­te “pro­du­ce” ideas. Y de ideas es la ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.