“Po­de­mos gas­tar lo que sea­mos ca­pa­ces de in­gre­sar”

Trabajadores - - ECONOMÍA - | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

Afir­ma Gui­ller­mo So­len­zal Mo­ra­les, vi­ce­mi­nis­tro del sec­tor

“Pa­ra ha­blar de la in­dus­tria cul­tu­ral y de la eco­no­mía en la cul­tu­ra, pri­me­ro hay que re­fe­rir­se a las es­cue­las de ar­te, que son las ins­ti­tu­cio­nes que han for­ma­do el pro­duc­to ma­yo­ri­ta­rio con que tra­ba­jan las em­pre­sas per­te­ne­cien­tes al sis­te­ma de cul­tu­ra. En esos plan­te­les se for­man los mú­si­cos, los ar­tis­tas de la plás­ti­ca y de las de­más ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te. Esa es la gran di­fe­ren­cia que nos dis­tin­gue de otros sec­to­res de la eco­no­mía y que tan­ta gen­te no en­tien­de”, ex­pre­só Gui­ller­mo So­len­zal Mo­ra­les, vi­ce­mi­nis­tro de Cul­tu­ra, es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Cu­ba.

“Mu­chos no com­pren­den —aña­dió— el sig­ni­fi­ca­do de in­dus­tria cul­tu­ral. Afir­man que co­no­cen las in­dus­trias del ce­men­to, del azú­car o la tex­til, pe­ro no la cul­tu­ral. No­so­tros atem­pe­ra­mos nues­tra in­dus­tria sin des­vir­tuar la po­lí­ti­ca cul­tu­ral tra­za­da por la Re­vo­lu­ción y por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra (MINCULT), a tra­vés de ac­cio­nes de co­mer­cia­li­za­ción en apo­yo a la eco­no­mía del país y en res­pal­do a la eco­no­mía interna del Mi­nis­te­rio”.

Pun­tua­li­zó que “a par­tir de los años 90 del pa­sa­do si­glo co­men­zó a sur­gir un in­ci­pien­te sis­te­ma em­pre­sa­rial en el MINCULT. En la ac­tua­li­dad con­ta­mos con 25 em­pre­sas que ge­ne­ran sig­ni­fi­ca­ti­vos apor­tes a la eco­no­mía del país, en­tre es­tas el Fon­do Cu­bano de Bie­nes Cul­tu­ra­les (FCBC); Ar­tex; la Em­pre­sa de Gra­ba­cio­nes y Edi­cio­nes Mu­si­ca­les (Egrem); Gé­ne­sis Ga­le­rías; y Tec­noes­ce­na”.

Al re­fe­rir­se a las de­pen­den­cias o ra­mi­fi­ca­cio­nes de al­gu­nas de esas ins­ti­tu­cio­nes ex­pli­có que se tra­ta de pe­que­ñas agen­cias, ta­les co­mo Cla­ve Cu­ba­na y Mu­si­ca­lia, pa­ra la pro­mo­ción y co­mer­cia­li­za­ción de la mú­si­ca cu­ba­na; D’Ar­te, de­di­ca­da a la asis­ten­cia téc­ni­ca en el ex­te­rior con ar­tis­tas cu­ba­nos vin­cu­la­dos al MINCULT; la ca­sa dis­que­ra Bi­sMu­sic; y Pa­ra­di­so, que atien­de el tu­ris­mo cul­tu­ral. El FCBC tie­ne a su car­go la pro­mo­ción y co­mer­cia­li­za­ción de los ar­te­sa­nos ar­tis­tas, a la vez que cuen­ta con un cen­tro en­car­ga­do del mis­mo pro­pó­si­to den­tro de las ar­tes plás­ti­cas, con no­ve­les ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos y con re­co­no­ci­dos maes­tros.

“Las prin­ci­pa­les em­pre­sas so­por­tan el sis­te­ma de cul­tu­ra. To­da la di­vi­sa con que ope­ran los cen­tros per­te­ne­cien­tes al MINCULT, in­clui­da la en­se­ñan­za ar­tís­ti­ca, se ge­ne­ra por me­dio de es­tas fir­mas, las que asi­mis­mo, con sus apor­tes y los que ema­nan de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes y con­se­jos na­cio­na­les, co­mo el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes y el Ins­ti­tu­to Cu­bano de la Mú­si­ca, per­mi­ten eje­cu­tar las com­pras y pa­gar los ser­vi­cios en mo­ne­da du­ra que ne­ce­si­ta­mos. A eso le de­no­mi­na­mos ca­pa­ci­dad de li­qui­dez”, di­jo el di­rec­ti­vo.

En tal sen­ti­do, So­len­zal Mo­ra­les apun­tó que la eco­no­mía en la cul­tu­ra fun­cio­na con “un es­que­ma ce­rra­do, es de­cir, que po­de­mos gas­tar lo que sea­mos ca­pa­ces de in­gre­sar. De las en­tra­das en mo­ne­da du­ra que re­ci­bi­mos del ex­te­rior le apor­ta­mos al país el 39 por cien­to”.

Sub­ra­yó que las com­pras de re­cur­sos en di­vi­sas des­ti­na­dos al desa­rro­llo de la cul­tu­ra, ya sean úti­les pa­ra el ba­llet —za­pa­ti­llas, leo­tards, ma­llas y otros—, los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les pa­ra las es­cue­las de ar­te; y los sis­te­mas de au­dio y de lu­ces pa­ra las sa­las de tea­tro; se efec­túan a tra­vés de un pre­su­pues­to que no hay que pe­dír­se­lo al Es­ta­do, sino que se ate­so­ra me­dian­te la ges­tión eco­nó­mi­ca de las em­pre­sas del MINCULT. “Esa es una po­si­bi­li­dad que nos da el país, ma­ne­jar las fi­nan­zas, siem­pre con la su­per­vi­sión y con­trol del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción”.

A es­tos be­ne­fi­cios mo­ne­ta­rios “se in­cor­po­ran los que per­ci­bi­mos en las ges­tio­nes de otras dos en­ti­da­des muy im­por­tan­tes: Ar­tri, que aco­me­te los pro­yec­tos de obras; y Eseo, la cual los eje­cu­ta con ser­vi­cios co­mo los de la re­pa­ra­ción del Gran Tea­tro de La Ha­ba­na Ali­cia Alon­so, don­de jun­to al FCBC rea­li­za­ron la re­cons­truc­ción y reha­bi­li­ta­ción de ese cen­tro de vi­tal re­le­van­cia en el de­ve­nir ar­tís­ti­co de la ca­pi­tal. Eseo tam­bién la­bo­ra con igua­les fi­nes en la ma­yo­ría de las en­ti­da­des per­te­ne­cien­tes a Cul­tu­ra, y pa­ra ello po­see tres su­cur­sa­les dis­tri­bui­das en La Ha­ba­na, Vi­lla Cla­ra y San­tia­go de Cu­ba”.

Ar­gu­men­tó que to­do el di­ne­ro que pro­du­cen las em­pre­sas del MINCULT, “des­pués de di­lu­ci­da­dos los com­pro­mi­sos con la Ca­ja Cen­tral del Es­ta­do, la que de­ter­mi­na en dón­de lo va a em­plear, el res­to en­tra en una cuen­ta de Te­so­re­ría de nues­tro or­ga­nis­mo, que se uti­li­za pa­ra sa­tis­fa­cer las de­man­das en pe­sos cu­ba­nos con­ver­ti­bles (CUC) y en mo­ne­da na­cio­nal (CUP) de los pla­nes de desa­rro­llo que tie­nen las pro­vin­cias y las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor”.

Ad­vir­tió, ade­más, que “las dis­tin­tas pro­vin­cias del país re­ci­ben un pre­su­pues­to en CUC pa­ra la ad­qui­si­ción de equi­pos y re­cur­sos; por ejem­plo, si se re­pa­ra un tea­tro, lo que se eje­cu­ta con los fon­dos de los go­bier­nos te­rri­to­ria­les co­rres­pon­dien­tes, el MINCULT se ocu­pa de su equi­pa­mien­to en mo­ne­da du­ra y el res­pal­do del CUC. Por eso no so­lo nos en­car­ga­mos me­to­do­ló­gi­ca­men­te de los te­rri­to­rios, sino que igual­men­te so­mos un en­te ac­ti­vo en su pro­gre­so cul­tu­ral, se­gún las con­di­cio­nes que exis­tan en ca­da opor­tu­ni­dad, so­bre to­do en lo con­cer­nien­te a la dis­po­ni­bi­li­dad de mo­ne­da du­ra, asun­to en el que nos gol­pea con fuer­za el blo­queo im­pues­to a Cu­ba por Es­ta­dos Uni­dos y los da­ños que en el sec­tor oca­sio­nó en gran par­te del país el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma.

“Gra­cias a esas ges­tio­nes eco­nó­mi­cas el MINCULT ha he­cho po­si­ble, en los úl­ti­mos tiem­pos, po­ner a dis­po­si­ción del pú­bli­co el con­for­ta­ble Cen­tro Cul­tu­ral de 31 y 2, en la ba­rria­da de La Tim­ba, en Pla­za de la Re­vo­lu­ción; cu­ya cons­truc­ción se hi­zo con fi­nan­cia­mien­to to­tal de Cul­tu­ra, es de­cir, del ge­ne­ra­do por es­te sis­te­ma em­pre­sa­rial. Se tra­ta de una ca­sa de la mú­si­ca de nue­vo ti­po, per­te­ne­cien­te a la Egrem, con­ce­bi­da con el apo­yo del Go­bierno y del Par­ti­do, y don­de tam­bién se pro­gra­man ta­lle­res pa­ra ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos so­bre ar­te y cul­tu­ra”.

Asi­mis­mo, men­cio­nó la re­cien­te aper­tu­ra de los cen­tros cul­tu­ra­les de Fon­ta­nar y El Sau­ce, es­te úl­ti­mo con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res clu­bes noc­tur­nos de la ca­pi­tal. “En to­das es­tas ins­ta­la­cio­nes se han crea­do es­tre­chos víncu­los con la co­mu­ni­dad, la cual es­tá re­pre­sen­ta­da en ca­da uno de sus equi­pos de di­rec­ción. Cuan­do los ve­ci­nos de la zo­na don­de ra­di­can es­ta­ble­cen ne­xos con las ins­ti­tu­cio­nes de es­te ti­po, se be­ne­fi­cia el tra­ba­jo. Pe­ro cuan­do hay re­cha­zo de la gen­te de esos ba­rrios el fun­cio­na­mien­to de di­chos cen­tros es un desas­tre.

“Es­pe­cial aten­ción brin­da­mos en la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos al desa­rro­llo de la en­se­ñan­za ar­tís­ti­ca. Con­ta­mos con 37 es­cue­las de ar­te, de las cua­les seis tie­nen ca­rác­ter na­cio­nal y las de­más pro­vin­cial. Esos lu­ga­res son aten­di­dos me­to­do­ló­gi­ca­men­te por el Cen­tro Na­cio­nal de Es­cue­las de Ar­te (CNEART). En es­tos se for­ma el ta­len­to ar­tís­ti­co de la na­ción, en­tre ellos los ar­te­sa­nos ar­tis­tas que es un po­ten­cial muy fuer­te, y que de­be­mos aten­der me­jor”.

El Vi­ce­mi­nis­tro apun­tó que en los in­gre­sos en di­vi­sas y mo­ne­da na­cio­nal re­gis­tra­dos en el MINCULT existen otras ac­ti­vi­da­des que tie­nen un pa­pel muy im­por­tan­te, tal es el ca­so de “las fe­rias de ar­te­sa­nía, co­mo Fiart, en la que ade­más de la pre­sen­cia de nu­me­ro­sos crea­do­res ex­tran­je­ros —con sig­ni­fi­ca­ti­vos tri­bu­tos de mo­ne­da du­ra— se su­ma la de más de 250 na­cio­na­les en ca­da una de sus edi­cio­nes. A es­to se aña­de la par­ti­ci­pa­ción de ar­tis­tas cu­ba­nos en even­tos que se rea­li­zan en el ex­te­rior, al­gu­nos no lo­gran gran­des be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, pe­ro sí cons­ti­tu­yen va­lio­sos es­ce­na­rios pa­ra la pro­mo­ción del ar­te na­cio­nal, co­mo re­cien­te­men­te pu­di­mos apre­ciar en el fes­ti­val Ar­tes de Cu­ba: De la Is­la pa­ra el Mun­do, or­ga­ni­za­do por el co­no­ci­do Cen­tro John F. Ken­nedy pa­ra las Ar­tes Es­cé­ni­cas, en Was­hing­ton”.

Con res­pec­to al fo­men­to de em­pre­sas mix­tas, en­tre com­pa­ñías fo­rá­neas y na­cio­na­les, des­ti­na­das al desa­rro­llo de la cul­tu­ra cu­ba­na, en­fa­ti­zó: “En ese sen­ti­do tra­ba­ja­mos pa­so a pa­so, sin apu­ros y, so­bre to­do, sin pro­pi­ciar bre­chas que po­si­bi­li­ten res­que­bra­jar nues­tra so­be­ra­nía e in­de­pen­den­cia, y sin afec­tar, en lo más mí­ni­mo, la po­lí­ti­ca cul­tu­ral del país. So­bre esas pre­mi­sas, po­de­mos ac­ce­der a la in­ver­sión ex­tran­je­ra y crear aso­cia­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les. Ac­tual­men­te la­bo­ra­mos en un pro­yec­to que ya es­tá muy avan­za­do, el cual nos va a fa­ci­li­tar el me­jo­ra­mien­to de los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos en un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes de La Ha­ba­na, en las que con­ta­mos con un me­ri­to­rio ta­len­to ar­tís­ti­co, fun­da­men­tal­men­te en lo re­la­cio­na­do con la mú­si­ca”.

El Vi­ce­mi­nis­tro de Cul­tu­ra afir­mó que “hay que pro­pi­ciar el desa­rro­llo del buen ar­te, pa­ra de tal mo­do es­ti­mu­lar el buen gus­to en­tre nues­tro pue­blo”, y en­tre las nu­me­ro­sas ges­tio­nes que en tal sen­ti­do aco­me­te el MINCULT men­cio­nó la ven­ta de re­pro­duc­cio­nes de obras de ar­te, ca­si to­tal­men­te sub­si­dia­das, de las que en Fiart se han ven­di­do más de 30 mil re­pro­duc­cio­nes”. | foto: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.