Es­pec­tácu­los vs. po­lí­ti­ca cul­tu­ral

Trabajadores - - ECONOMÍA -

En nues­tra re­dac­ción re­ci­bi­mos una car­ta de la com­pa­ñe­ra Ro­sa­rio de la Fe Con­tre­ras, quien ex­pre­sa su preo­cu­pa­ción por “el fun­cio­na­mien­to in­dis­cri­mi­na­do de al­gu­nas com­pa­ñías de es­pec­tácu­los di­ri­gi­das por cuen­ta­pro­pis­tas en las que muestran ofer­tas mu­si­ca­les y hu­mo­rís­ti­cas que na­da tie­nen que ver con la po­lí­ti­ca cul­tu­ral es­ta­ble­ci­da por la Re­vo­lu­ción cu­ba­na a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra”.

Agre­ga, ade­más, que ha “te­ni­do la po­si­bi­li­dad de asis­tir a es­pec­tácu­los en los que se pre­sen­tan gru­pos de re­gue­to­ne­ros cu­yas le­tras, ade­más de obs­ce­nas, aten­tan con­tra la for­ma­ción éti­co-es­pi­ri­tual de nues­tros jó­ve­nes, mu­chos de ellos mu­cha­chos que no so­bre­pa­san los 15 años de edad”; en tan­to su­gie­re que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra adop­ta­ra me­di­das “que per­mi­tan el con­trol de los pro­gra­mas ar­tís­ti­cos que se ofer­tan en de­ter­mi­na­dos cen­tros de la ca­pi­tal y de al­gu­na ma­ne­ra fis­ca­li­zar la ven­ta de dis­cos de pro­duc­ción clan­des­ti­na que se ven­den en esos lu­ga­res pro­mo­vien­do tan de­tes­ta­ble mú­si­ca”.

Por úl­ti­mo ex­pre­sa que los go­bier­nos lo­ca­les “de­be­rían pro­gra­mar más es­pec­tácu­los pú­bli­cos di­ri­gi­dos a los jó­ve­nes y a los adul­tos, in­clui­dos los de la ter­ce­ra edad, lo cual iría en de­tri­men­to de los que or­ga­ni­zan al­gu­nos gru­pos pri­va­dos”.

Tra­ta­do es­te asun­to con el com­pa­ñe­ro Gui­ller­mo So­len­zal Mo­ra­les, vi­ce­mi­nis­tro de Cul­tu­ra, afir­mó que cier­ta­men­te existen es­tos fe­nó­me­nos que aten­tan con­tra la po­lí­ti­ca cul­tu­ral del país. Sa­be­mos que hay gru­pos que se de­di­can al arren­da­mien­to de equi­pos de au­dio y lu­ces, y que con­tra­tan a ar­tis­tas pro­fe­sio­na­les, cuer­pos de bai­les y de­ter­mi­nan qué ar­tis­tas con­for­ma­rán sus es­pec­tácu­los, lo cual ha oca­sio­na­do que ac­túan fi­gu­ras re­co­no­ci­das jun­to con otras que cons­ti­tu­yen ver­da­de­ras abe­rra­cio­nes del ar­te.

Ac­tual­men­te di­cho Mi­nis­te­rio tra­ba­ja muy se­ria­men­te pa­ra re­di­rec­cio­nar to­do lo que has­ta aho­ra es ile­gal y que va en per­jui­cio de nues­tra cul­tu­ra.

En cuan­to a la pro­duc­ción de dis­cos con mú­si­ca inade­cua­da, “co­no­ce­mos que existen al­re­de­dor de 50 es­tu­dios de gra­ba­cio­nes pri­va­dos. So­bre es­te asun­to igual­men­te se es­tán adop­tan­do me­di­das pa­ra es­ta­ble­cer has­ta dón­de pue­den lle­gar y qué ti­po de mú­si­ca pue­den gra­bar y lue­go co­mer­cia­li­zar”.

La ma­yo­ría de esos gru­pos de tra­ba­ja­do­res cuen­ta­pro­pis­tas de­di­ca­dos a la rea­li­za­ción de es­pec­tácu­los, así co­mo aque­llos que gra­ban dis­cos de mú­si­ca, a ve­ces de agru­pa­cio­nes o so­lis­tas des­co­no­ci­dos y que no es­tán re­gis­tra­dos en al­gu­na de las em­pre­sas per­te­ne­cien­tes al Ins­ti­tu­to Cu­bano de la Mú­si­ca, ac­túan de for­ma ile­gal, en evi­den­te mues­tra de in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal.

El cuen­ta­pro­pis­mo, se­gún So­len­zal, es una mo­da­li­dad la­bo­ral en la que el MINCULT no in­cur­sio­na abier­ta­men­te. So­lo el Fon­do Cu­bano de Bie­nes Cul­tu­ra­les tra­ba­ja en ese sen­ti­do con ar­tis­tas. Pa­ra desem­pe­ñar­se co­mo crea­dor es im­pres­cin­di­ble po­seer el re­gis­tro ar­tís­ti­co, que es la úni­ca vía que per­mi­te la co­mer­cia­li­za­ción del ar­te en cua­les­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes. Es­ta­mos tra­ba­jan­do, ace­le­ra­da­men­te, pa­ra es­ta­ble­cer un con­jun­to de nor­mas que per­mi­tan el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral.

Un vo­ce­ro del MINCULT afir­mó, asi­mis­mo, que “la fuer­za de la mú­si­ca cu­ba­na y la ca­li­dad de nues­tras agru­pa­cio­nes bai­la­bles no se co­rres­pon­den con sus pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas. Es­ta res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da pues se ne­ce­si­ta el apo­yo de los go­bier­nos en bus­car los es­pa­cios ade­cua­dos pa­ra di­chas ac­tua­cio­nes con sis­te­ma­ti­ci­dad en pla­zas ce­rra­das o abier­tas, en es­pa­cios de­por­ti­vos, en lu­ga­res que per­mi­tan el dis­fru­te de los jó­ve­nes con las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias, pa­ra que ade­más de la mú­si­ca ten­gan otros ser­vi­cios cul­tu­ra­les y gas­tro­nó­mi­cos.

“El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y sus ins­ti­tu­cio­nes bus­can al­ter­na­ti­vas de es­pa­cios mul­ti­fun­cio­na­les sin re­nun­ciar a la la­bor so­cial que rea­li­zan los ar­tis­tas en las gi­ras por los ba­rrios. La in­ten­ción es mul­ti­pli­car las op­cio­nes. De igual for­ma ha­ce va­rios años des­de el Ins­ti­tu­to Cu­bano de la Mú­si­ca se ga­ran­ti­za en ca­da mu­ni­ci­pio del país una agru­pa­ción de mú­si­ca po­pu­lar en sus fes­te­jos que fi­nan­cia la ins­ti­tu­ción: pa­go del ta­len­to ar­tís­ti­co, el trans­por­te y el alo­ja­mien­to. Lo an­tes plan­tea­do de­mues­tra que no es ne­ce­sa­rio ha­cer pa­gos ex­ce­si­vos de dis­tin­tas agru­pa­cio­nes a la vez, pu­dien­do uti­li­zar el pre­su­pues­to en otras ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les que pue­den ser pre­sen­ta­cio­nes de li­bros, de tea­tro, dan­za, cir­co, en­tre otras, pa­ra to­dos los gus­tos y pre­fe­ren­cias ar­tís­ti­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.