Con­ti­nua­do­res

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Me pre­gun­to en qué otro país se pue­de pro­du­cir un he­cho tan tras­cen­den­tal co­mo es­te, del que he­mos si­do tes­ti­gos ha­ce unos días y nos con­vo­ca a la re­fle­xión: el men­sa­je de op­ti­mis­mo es­cri­to por los pa­trio­tas cu­ba­nos en los ini­cios de una dé­ca­da que pa­re­cía ame­na­zar la exis­ten­cia mis­ma de la Re­vo­lu­ción, que vio con­fir­ma­da la con­fian­za de sus au­to­res en que, 28 años des­pués, esas pa­la­bras se­rían leídas en una Cu­ba so­cia­lis­ta y re­vo­lu­cio­na­ria, y en el seno de una so­cie­dad ca­paz de per­fec­cio­nar­se.

¿Y en qué se ba­sa­ba esa cer­te­za? En la fe en el porvenir, en la que nos edu­có ma­gis­tral­men­te Fi­del, aun en las cir­cuns­tan­cias más com­ple­jas; y en que an­te los nue­vos desafíos ha­brá cu­ba­nos “apa­sio­na­dos, im­per­fec­tos, pe­ro lea­les sin va­ci­la­ción a la cau­sa que lle­na el sen­ti­do de nues­tras vi­das”, co­mo se­ña­la el men­sa­je.

Ha co­rres­pon­di­do a los con­ti­nua­do­res de hoy man­te­ner los idea­les de si­glo y me­dio de lu­cha, que mu­chos han de­fen­di­do sin de­jar­se ven­cer por la ad­ver­si­dad.

Los ini­cia­do­res de es­ta ba­ta­lla en­con­tra­ron pi­nos nue­vos en quie­nes, ba­jo la guía de Martí, reanu­da­ron la gue­rra ne­ce­sa­ria; cuan­do los idea­les pa­re­cían ha­ber si­do aplas­ta­dos por la bo­ta im­pe­ria­lis­ta, sur­gie­ron Me­lla, Villena, el pe­que­ño pe­ro ague­rri­do des­ta­ca­men­to del pri­mer Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba y nues­tra pri­me­ra y com­ba­ti­va cen­tral sin­di­cal con fi­gu­ras de la ta­lla de Al­fre­do Ló­pez. Más tar­de emer­gió el em­pe­ño de jus­ti­cia so­cial y de li­be­ra­ción na­cio­nal de Gui­te­ras; y del des­ca­la­bro pro­vo­ca­do por la ofen­si­va reac­cio­na­ria de los años 30, fue sur­gien­do has­ta con­ver­tir­se en una fuer­za po­de­ro­sa, la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba, nues­tra CTC, que pron­to cum­pli­rá ocho dé­ca­das de exis­ten­cia, con li­de­raz­gos co­mo los de Lá­za­ro Pe­ña, Ara­ce­lio Igle­sias, Je­sús Me­nén­dez…

Fue un ca­mino lleno de obs­tácu­los en el que, sin em­bar­go, nun­ca se arria­ron las ban­de­ras y re­ca­yó en la lla­ma­da Ge­ne­ra­ción del Cen­te­na­rio del na­ta­li­cio de Jo­sé Martí, la mi­sión his­tó­ri­ca de llevar esos idea­les a su ma­te­ria­li­za­ción, ba­jo la guía de Fi­del.

Tan ri­ca his­to­ria nos es­tá exi­gien­do re­pa­sos y apren­di­za­jes, in­dis­pen­sa­bles pa­ra el trán­si­to ha­cia una nue­va eta­pa de la mis­ma Re­vo­lu­ción que no ha ce­sa­do 150 años des­pués, co­mo ex­pre­só el Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros, Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez.

Los desafíos ac­tua­les no son me­no­res, co­mo él sub­ra­yó: un ase­dio im­pe­rial des­de afue­ra; una vo­ca­ción ane­xio­nis­ta de unos po­cos des­de den­tro —de los que no creen que la pa­tria pue­da le­van­tar­se con sus pro­pias fuer­zas— y co­mo úni­ca sal­va­ción: la uni­dad.

La his­to­ria nos de­mues­tra que la desunión ha si­do la cau­sa de los fra­ca­sos; por el con­tra­rio, ar­ma­do de la uni­dad es­te país ha lo­gra­do avan­ces que cons­ti­tu­yen qui­me­ras pa­ra otros pue­blos del mun­do.

No por ca­sua­li­dad el enemi­go quie­re que ol­vi­de­mos el pa­sa­do pa­ra que sus lec­cio­nes no fer­ti­li­cen el lar­go ca­mino que nos que­da por an­dar. Mu­chas ve­ces se ha re­pe­ti­do y ha­brá que se­guir­lo ha­cien­do: quien ol­vi­da la his­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir sus erro­res, lo que sig­ni­fi­ca pa­ra los cu­ba­nos re­tro­ce­der, clau­di­car, y vol­ver a caer ba­jo la égi­da im­pe­rial que nos so­me­tió du­ran­te cin­co dé­ca­das.

Al referirse a la con­ti­nui­dad de las ge­ne­ra­cio­nes, Fi­del, en un me­mo­ra­ble dis­cur­so, la ca­rac­te­ri­zó así: ¡No­so­tros en­ton­ces ha­bría­mos si­do co­mo ellos, ellos hoy ha­brían si­do co­mo no­so­tros!, por­que lo que de­ter­mi­nó en ca­da épo­ca fue el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio de nues­tro pue­blo, la ta­rea en ca­da mo­men­to. Tam­bién aler­tó el Co­man­dan­te en Jefe que la Re­vo­lu­ción po­día au­to­des­truir­se y se­ría cul­pa nues­tra si no ac­tua­mos de ma­ne­ra enér­gi­ca fren­te a to­do aque­llo que pue­da mi­nar­la des­de aden­tro.

Las com­ple­ji­da­des del ac­tual con­tex­to la­bo­ral pue­den llevar a al­gu­nos a pen­sar que el em­pren­di­mien­to in­di­vi­dual o de gru­pos es el ca­mino ha­cia la pros­pe­ri­dad y no la ges­tión co­lec­ti­va de una so­cie­dad que siem­pre ha te­ni­do su cen­tro de aten­ción en el ser humano. De­fen­der el so­cia­lis­mo co­mo la op­ción irre­vo­ca­ble de es­te pue­blo es una de las prin­ci­pa­les mi­sio­nes de los con­ti­nua­do­res.

En una so­cie­dad de tra­ba­ja­do­res co­mo la nues­tra, ca­da cual ha de eri­gir­se, en su co­lec­ti­vo la­bo­ral, en un se­ve­ro y ce­lo­so vi­gi­lan­te an­te fe­nó­me­nos co­rro­si­vos co­mo la co­rrup­ción y el de­li­to.

Si has­ta aho­ra no ha po­di­do do­ble­gar­nos el blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro más pro­lon­ga­do de la his­to­ria im­pues­to a Cu­ba por Es­ta­dos Uni­dos; ni han pros­pe­ra­do las ac­ti­tu­des de los sie­te­me­si­nos, co­mo ca­li­fi­có Martí a quie­nes no tie­nen fe en su tie­rra; y es­ta­mos dis­pues­tos a li­brar una ba­ta­lla sin tre­gua pa­ra ce­rrar­les el pa­so a de­lin­cuen­tes y co­rrup­tos, na­da po­drá de­te­ner a los cu­ba­nos de hoy, apa­sio­na­dos e im­per­fec­tos pe­ro lea­les sin va­ci­la­ción a es­ta cau­sa, aban­de­ra­dos de la uni­dad y com­pro­me­ti­dos con el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.