La ley y el himno na­cio­nal cu­bano

Trabajadores - - CULTURA - Pe­dro de Je­sús1

“Los sím­bo­los na­cio­na­les son la ban­de­ra de la es­tre­lla so­li­ta­ria, el himno de Ba­ya­mo y el es­cu­do de la pal­ma real”. Así di­ce el Ar­tícu­lo 4 del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción que se dis­cu­te en Cu­ba. En él la mar­cha com­pues­ta por Pe­ru­cho se de­sig­na a tra­vés de una cons­truc­ción que sig­ni­fi­ca al­go así co­mo ‘el himno que na­ció en Ba­ya­mo’, ‘el himno que por vez pri­me­ra se can­tó en Ba­ya­mo’, et­cé­te­ra. No cons­ti­tu­ye un tí­tu­lo. Si lo fue­ra, se ha­bría in­di­ca­do a tra­vés de co­mi­llas o cur­si­vas, ade­más de la ma­yús­cu­la ini­cial en la pri­me­ra palabra: “Himno de Ba­ya­mo” o Himno de Ba­ya­mo.

En con­tras­te, si re­vi­sa­mos el anexo a la Ley 42 de 1983, De los Sím­bo­los Na­cio­na­les —en vi­gor—, ve­re­mos que la par­ti­tu­ra de la pie­za apa­re­ce en­ca­be­za­da por la ex­pre­sión HIMNO DE BA­YA­MO, to­da en ma­yús­cu­las, con las cua­les pa­re­ce re­co­no­cér­se­le la con­di­ción de tí­tu­lo.

Ca­be en­ton­ces la pre­gun­ta: ¿es o no es un tí­tu­lo?

Aun­que Fi­gue­re­do bau­ti­zó el himno co­mo La ba­ya­me­sa, hay abun­dan­tes prue­bas do­cu­men­ta­les de que en la dé­ca­da de los no­ven­ta del si­glo XIX los cu­ba­nos se re­fe­rían a él, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, con las ex­pre­sio­nes “el himno ba­ya­més” o “el himno de Ba­ya­mo”, y de que am­bas tras­cen­die­ron al si­glo XX, has­ta que la úl­ti­ma aca­bó im­po­nién­do­se, en de­tri­men­to, in­clu­so, del nom­bre ori­gi­nal.

Siem­pre hu­bo, no obs­tan­te, una mar­ca­da re­sis­ten­cia a que la de­no­mi­na­ción po­pu­lar “himno de Ba­ya­mo” al­can­za­ra la con­di­ción de nom­bre pro­pio, equi­pa­ra­ble a La ba­ya­me­sa. En con­se­cuen­cia, en li­bros, pe­rió­di­cos y do­cu­men­tos le­ga­les so­lo se acep­tó, co­mo re­sal­te grá­fi­co, la ma­yús­cu­la ini­cial en la palabra himno. Pe­ro le fue­ron sis­te­má­ti­ca­men­te ne­ga­das las cur­si­vas o las co­mi­llas, ver­da­de­ros re­cur­sos pa­ra la de­li­mi­ta­ción del tí­tu­lo de una crea­ción mu­si­cal.

Es de­cir: se acep­ta­ba el mo­do po­pu­lar de lla­mar­lo, pe­ro so­lo se te­nía por au­tén­ti­co el nom­bre con que su au­tor lo ha­bía crea­do, La ba­ya­me­sa, el cual, sin em­bar­go, se evi­ta­ba por ser idén­ti­co al de la can­ción de Cés­pe­des, Cas­ti­llo y For­na­ris es­tre­na­da en 1851 (¿No re­cuer­das, gen­til ba­ya­me­sa…?).

Aho­ra nues­tros le­gis­la­do­res tie­nen la opor­tu­ni­dad de zanjar de una vez por to­das es­te di­le­ma, he­re­da­do des­de el mis­mo si­glo

En pri­mer lu­gar, de­be­rían in­cluir La ba­ya­me­sa en el Ar­tícu­lo 4, por­que es el tí­tu­lo ori­gi­nal de la com­po­si­ción, y así re­za en la úni­ca par­ti­tu­ra au­tó­gra­fa de Pe­ru­cho que se con­ser­va. Con­ti­nuar des­es­ti­man­do ese nom­bre en nues­tros tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les nos ha­ce po­bre fa­vor, por­que se enaje­na una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la his­to­ria del himno y de la his­to­ria de nues­tra na­ción, la que ata­ñe, so­bre to­do, a los víncu­los de los cons­pi­ra­do­res in­de­pen­den­tis­tas del Co­mi­té Re­vo­lu­cio­na­rio de Ba­ya­mo con los idea­les po­lí­ti­cos de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y la can­ción pa­trió­ti­ca La mar­se­lle­sa.

En se­gun­do lu­gar, es pre­ci­so que asu­ma­mos, tam­bién, el nom­bre que la obra ad­qui­rió por con­ven­ción. Pe­ro su tra­ta­mien­to or­to­ti­po­grá­fi­co de­be ser cohe­ren­te y evi­den­ciar, sin mar­gen a du­da, que se tra­ta de un tí­tu­lo. No es el ori­gi­nal, en efec­to; pe­ro es el que los cu­ba­nos le di­mos. ¿Por qué sen­tir pru­ri­to de re­co­no­cer­lo en cuan­to tal? De mo­do que, se­gún las nor­mas editoriales con­tem­po­rá­neas, lo idó­neo se­rá es­cri­bir en cur­si­vas la ex­pre­sión ín­te­gra y con ma­yús­cu­la ini­cial su pri­me­ra palabra: Himno de Ba­ya­mo.

De re­sul­tas, el Ar­tícu­lo 4 de la nue­va Cons­ti­tu­ción que­da­ría: “Los sím­bo­los na­cio­na­les son la ban­de­ra de la es­tre­lla so­li­ta­ria, La ba­ya­me­sa o Himno de Ba­ya­mo y el es­cu­do de la pal­ma real”.

Una vez rea­li­za­dos es­tos cam­bios, ha­brá que em­pren­der otros en la pro­pia Ley 42/1983, De los Sím­bo­los Na­cio­na­les, so­bre to­do en el anexo con que se pu­bli­có en la Ga­ce­ta Ofi­cial de la Re­pú­bli­ca.2

Es­te do­cu­men­to no ofre­ce una re­pre­sen­ta­ción en ver­so de nues­tro himno, sino úni­ca­men­te su le­tra in­ser­ta en par­ti­tu­ra. Aun cuan­do el fin pri­mor­dial de La ba­ya­me­sa o Himno de Ba­ya­mo es el can­to y/o la eje­cu­ción ins­tru­men­tal, ha de te­ner­se una pau­ta ver­bal ofi­cial pa­ra su edi­ción en li­bros de tex­to, fo­lle­tos di­vul­ga­ti­vos, pren­sa pe­rió­di­ca, et­cé­te­ra. De lo con­tra­rio, se­gui­ría ocu­rrien­do lo que has­ta hoy: unas ve­ces —la ma­yo­ría— ve­mos es­cri­ta la le­tra en dos cuar­te­tos, y otras en una oc­ta­va.

Lo co­rrec­to se­rá in­te­grar los ocho ver­sos en una so­la es­tro­fa. Ajus­tán­do­se a mol­des poé­ti­cos y mu­si­ca­les de am­plio uso en la tra­di­ción pa­trió­ti­ca cu­ba­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na del XIX, nues­tro himno fue con­ce­bi­do en oc­ta­vas, co­mo los de Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Chile, Uru­guay, Pa­ra­guay, Ecua­dor, Pe­rú o Bo­li­via. Cons­ti­tu­ye una prue­ba irre­fu­ta­ble de ello la dis­po­si­ción que, en el au­tó­gra­fo, Pe­ru­cho da a los ver­sos es­cri­tos fue­ra del pen­ta­gra­ma.

Otra cues­tión que ur­ge en­men­dar­se en la re­pre­sen­ta­ción ofi­cial de la mar­cha es la es­cri­tu­ra de ba­ya­me­ses con ma­yús­cu­la ini­cial, uso des­au­to­ri­za­do pa­ra los gen­ti­li­cios en las nor­mas or­to­grá­fi­cas con­tem­po­rá­neas de la len­gua es­pa­ño­la.

Por otra par­te, mien­tras el sus­tan­ti­vo pa­tria se es­cri­be con mi­nús­cu­la ini­cial en el se­gun­do ver­so de la re­pre­sen­ta­ción le­gal, en el cuar­to apa­re­ce con ma­yús­cu­la de re­le­van­cia.

En­tre las ra­zo­nes que mo­ti­van la asun­ción de es­ta ma­yús­cu­la, la Or­to­gra­fía de la len­gua es­pa­ño­la re­co­ge la es­ti­ma a cier­tos tér­mi­nos “sa­gra­dos o dig­nos de es­pe­cial ve­ne­ra­ción por ra­zo­nes re­li­gio­sas o ideo­ló­gi­cas”. Aun­que se re­co­mien­de “res­trin­gir al má­xi­mo su em­pleo”, no re­sul­ta cen­su­ra­ble en el sus­tan­ti­vo pa­tria, tra­tán­do­se de que nues­tro himno es un tex­to de con­te­ni­do pa­trió­ti­co. Pe­ro si se op­ta por ella, de­be man­te­ner­se en am­bas rea­li­za­cio­nes del vo­ca­blo.

Otras pe­cu­lia­ri­da­des de la re­pre­sen­ta­ción ofi­cial de la le­tra del himno que es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car se re­la­cio­nan con su pun­tua­ción.

En las pri­me­ras cua­tro lí­neas en­con­tra­mos un par de enun­cia­dos im­pe­ra­ti­vos (Al com­ba­te, co­rred, Ba­ya­me­ses; No te­máis una muer­te glo­rio­sa), su­ce­di­dos por sen­das ex­pre­sio­nes de­cla­ra­ti­vas que se les su­bor­di­nan (que la pa­tria os con­tem­pla or­gu­llo­sa; que mo­rir por la Pa­tria es vi­vir).

A las ora­cio­nes del se­gun­do y cuar­to ver­sos se les lla­ma cau­sa­les ex­pli­ca­ti­vas, en vir­tud de que con ellas se ar­gu­men­ta la ra­zón de lo ex­pre­sa­do en las res­pec­ti­vas que les an­te­ce­den. Se­gún las nor­mas or­to­grá­fi­cas vi­gen­tes, es­te ti­po de ora­cio­nes pre­ci­san ais­lar­se me­dian­te comas. Es lo que, por for­tu­na, se cons­ta­ta en el anexo le­gal al cie­rre del pri­mer ver­so, tras la palabra ba­ya­me­ses. No se to­ma, sin em­bar­go, igual de­ci­sión al fi­nal del ter­ce­ro, a se­gui­da de glo­rio­sa, po­si­ción en la cual tam­bién, co­mo que­da di­cho, ha de co­lo­car­se el signo.

Las lí­neas quin­ta y sex­ta son, sin lu­gar a du­das, las más com­ple­jas del tex­to. En la sin­gu­la­rí­si­ma es­truc­tu­ra ora­cio­nal que allí se ve­ri­fi­ca —y que en el cor­to es­pa­cio de es­te tra­ba­jo no po­de­mos ana­li­zar— el pri­mer seg­men­to (en ca­de­nas vi­vir) fun­cio­na co­mo su­je­to, y el se­gun­do (es vi­vir en afren­ta y opro­bio su­mi­do) cons­ti­tu­ye el pre­di­ca­do o atri­bu­to. En el anexo a la Ley 42/1983 am­bos miem­bros se se­pa­ran me­dian­te co­ma (En ca­de­nas vi­vir, es vi­vir…), en fran­ca trans­gre­sión de las nor­mas or­to­grá­fi­cas vi­gen­tes, que pros­cri­ben es­te uso su­per­fluo del signo.

Con­su­ma­dos los cam­bios, la le­tra que­da­ría co­mo la re­la­cio­na­mos a con­ti­nua­ción: Al com­ba­te co­rred, ba­ya­me­ses, / que la pa­tria os con­tem­pla or­gu­llo­sa. / No te­máis una muer­te glo­rio­sa, / que mo­rir por la pa­tria es vi­vir. / En ca­de­nas vi­vir es vi­vir / en afren­ta y opro­bio su­mi­do. / Del cla­rín es­cu­chad el so­ni­do. / ¡A las ar­mas, va­lien­tes, co­rred! (Ha­ce­mos la sal­ve­dad de que igual­men­te vá­li­da se­ría la op­ción de es­cri­bir am­bas rea­li­za­cio­nes del sus­tan­ti­vo pa­tria con gra­fía ini­cial ma­yús­cu­la.)

Pe­ro, de na­da val­drían es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes si no se ga­ran­ti­zan me­ca­nis­mos acer­ta­dos de di­vul­ga­ción del nue­vo cuer­po ju­rí­di­co, úni­ca for­ma de eli­mi­nar la mul­ti­pli­ci­dad de va­rian­tes grá­fi­cas en la reproducción de la le­tra del himno, la­men­ta­ble prác­ti­ca que es hoy muy co­mún. Tam­bién en el uso de nues­tros sím­bo­los na­cio­na­les de­be­mos ase­gu­rar­nos de que im­pe­re la ley.

En la ima­gen el ma­nus­cri­to de Pe­ru­cho Fi­gue­re­do, do­cu­men­to más an­ti­guo que se con­ser­va de La ba­ya­me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.