Emer­gen­cia en la clí­ni­ca

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

NO SIN con­mo­cio­nes y dis­gus­tos pa­ra la po­bla­ción y sus tra­ba­ja­do­res, la in­te­rrup­ción par­cial de los ser­vi­cios en la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria Jo­sé Luis Ca­lle­jas Ochoa, des­de el pa­sa­do vier­nes 26 de oc­tu­bre, du­ró me­nos de una se­ma­na, y des­de el jue­ves úl­ti­mo ya fun­cio­nan to­das sus ins­ta­la­cio­nes.

La pa­ra­li­za­ción tem­po­ral en es­ta co­no­ci­da y añe­ja ins­ta­la­ción de la ave­ni­da Car­los III, en La Ha­ba­na, por una ins­pec­ción de Hi­gie­ne, pro­vo­có du­das so­bre la ca­li­dad de las re­pa­ra­cio­nes que allí con­clu­ye­ron en di­ciem­bre del 2017, y

acu­dió dos ve­ces pa­ra es­cla­re­cer los mo­ti­vos de la apa­ren­te cri­sis.

Ed­gar Agui­le­ra Fer­nán­dez, di­rec­tor de la em­pre­sa agro­pe­cua­ria Ba­cu­ra­nao, a cu­ya uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se (UEB) Clí­ni­cas y Con­sul­to­rios de Ve­te­ri­na­ria per­te­ne­ce es­ta en­ti­dad ca­pi­ta­li­na, ex­pli­có fi­nal­men­te que las fil­tra­cio­nes de agua y acu­mu­la­ción de hu­me­dad ba­jo las man­tas pro­tec­to­ras de la cu­bier­ta de la edi­fi­ca­ción pro­du­je­ron un pe­li­gro­so hongo en pa­re­des y te­chos de va­rios de sus lo­ca­les, lo que de­ter­mi­nó la clau­su­ra del lu­gar.

Tra­ba­ja­do­res Me­di­das ur­gen­tes e in­sa­tis­fac­cio­nes

En cuan­to re­ci­bi­mos la no­ti­fi­ca­ción de cie­rre ha­bi­li­ta­mos tres con­sul­to­rios ve­te­ri­na­rios pró­xi­mos, el de Pi­co­ta, en La Ha­ba­na Vie­ja; y los de Man­ri­que y San Rafael, y Va­lle y Hos­pi­tal, en Cen­tro Ha­ba­na, pa­ra brin­dar aten­ción y tra­tar de dis­mi­nuir el im­pac­to en el pú­bli­co, pe­ro ello no evi­tó mo­les­tias de mu­chas per­so­nas que en me­dio de las di­fi­cul­ta­des de trans­por­te acu­den con sus mas­co­tas en­fer­mas, ar­gu­men­tó Odalys Cas­ti­lle­ro Tri­gou­ra, ad­mi­nis­tra­do­ra de la clí­ni­ca.

Fren­te a los re­cla­mos, al día si­guien­te de la pa­ra­li­za­ción las au­to­ri­da­des de Sa­lud Pú­bli­ca au­to­ri­za­ron la apertura par­cial de una con­sul­ta de ur­gen­cias en un ala del edi­fi­cio que no su­frió afec­ta­cio­nes, con lo que se man­tu­vo el ser­vi­cio ac­ti­vo mien­tras una bri­ga­da tra­ba­ja­ba en un sa­nea­mien­to muy bá­si­co del pro­ble­ma.

Ese fue el pa­no­ra­ma que nues­tro pe­rió­di­co ha­lló en una primera vi­si­ta a Car­los III en la ma­ña­na del miér­co­les 31 de oc­tu­bre, du­ran­te la cual con­ver­sa­mos con al­gu­nos de sus ca­si 40 tra­ba­ja­do­res, quie­nes nos plan­tea­ron otras in­sa­tis­fac­cio­nes con los su­mi­nis­tros de me­di­ca­men­tos, ins­tru­men­ta­les y equi­pos pa­ra aten­der a los ani­ma­les, así co­mo con la hi­gie­ni­za­ción sis­te­má­ti­ca del cen­tro asis­ten­cial, so­bre lo que bus­ca­mos res­pues­ta en una se­gun­da oca­sión.

Ras­par las zo­nas con hongo, apli­car pin­tu­ras im­per­mea­bi­li­zan­tes y tra­tar en lo po­si­ble de ven­ti­lar la hu­me­dad acu­mu­la­da fue­ron las me­di­das ele­men­ta­les que per­mi­tie­ron re­abrir la clí­ni­ca al sex­to día, aun­que es­tas no son las so­lu­cio­nes de­fi­ni­ti­vas pa­ra la edi­fi­ca­ción que es de prin­ci­pios del si­glo XX.

En las ve­ni­de­ras se­ma­nas la UEB de Cons­truc­cio­nes y Ser­vi­cios, de la pro­pia en­ti­dad per­te­ne­cien­te al gru­po em­pre­sa­rial ga­na­de­ro del Mi­nis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra, de­be re­gre­sar a Car­los III, se­gún su di­rec­tor, pa­ra aco­me­ter ta­reas de ma­yor en­ver­ga­du­ra en la azo­tea, con el le­van­ta­mien­to de las man­tas, la lo­ca­li­za­ción de po­si­bles sa­li­de­ros o grie­tas, y la co­lo­ca­ción otra vez de la cu­bier­ta.

An­te nues­tras du­das so­bre la ca­li­dad del tra­ba­jo que allí rea­li­za­ra esa mis­ma UEB pa­ra la rei­nau­gu­ra­ción en di­ciem­bre pa­sa­do, Agui­le­ra Fer­nán­dez no res­pon­sa­bi­li­za a sus cons­truc­to­res, sino que atri­bu­ye los pro­ble­mas ac­tua­les al ca­rác­ter par­cial que tu­vo la im­per­mea­bi­li­za­ción de los te­chos y a la an­ti­güe­dad del edi­fi­cio.

Oja­lá que en esa anun­cia­da se­gun­da vuel­ta sus re­sul­ta­dos sean más du­ra­de­ros.

Bue­nos diag­nós­ti­cos y po­cos re­cur­sos

So­mos los me­jo­res en brin­dar un diag­nós­ti­co ve­te­ri­na­rio a una mas­co­ta, pe­ro lue­go su due­ño sa­le de aquí con una lis­ta de me­di­ca­men­tos que de­be con­se­guir por su cuen­ta, por­que no los te­ne­mos, ex­pre­sa con pa­sión y do­lor la doc­to­ra Ma­ría del Car­men Mi­lián, ve­te­ri­na­ria en la con­sul­ta no. 1 de Car­los III, quien tie­ne más de 15 años de ex­pe­rien­cia.

Al­re­de­dor de 200 o 300 ani­ma­les re­ci­ben en esa clí­ni­ca aten­ción ve­te­ri­na­ria ca­da día del año, en tres tur­nos que cu­bren las 24 ho­ras. Ba­jo las con­di­cio­nes de un sis­te­ma em­pre­sa­rial, la UEB en su con­jun­to, con 31 con­sul­to­rios, in­gre­sa anual­men­te al­re­de­dor de 1 mi­llón 700 mil pe­sos, con uti­li­da­des que has­ta sep­tiem­bre úl­ti­mo ron­da­ban ya los 275 mil pe­sos, se­gún el di­rec­tor de la em­pre­sa agro­pe­cua­ria Ba­cu­ra­nao.

Es una la­bor de gran sen­si­bi­li­dad que ade­más pro­du­ce in­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos, por lo cual hay una in­ten­ción de me­jo­rar e in­cre­men­tar sus ser­vi­cios, aun­que to­da­vía fal­tan mu­chos re­cur­sos.

La doc­to­ra Mi­lián, por ejem­plo, pro­me­te que ella va a ha­cer un le­van­ta­mien­to de ca­da hos­pi­tal y po­li­clí­ni­co del país, pa­ra es­cri­bir­les a los res­pec­ti­vos mi­nis­tros de Agri­cul­tu­ra y Sa­lud Pú­bli­ca, pues no con­ci­be que no exis­tan un equi­po de Ra­yos X y de ul­tra­so­ni­do ya en desuso pa­ra los se­res hu­ma­nos que pue­dan des­ti­nar a la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria más pres­ti­gio­sa de Cu­ba.

Dos equi­pos de ul­tra­so­ni­do en muy ma­las con­di­cio­nes que ha­cen ca­si uno, di­ce el doc­tor So­to Me­de­ros.

Doc­to­ra Ma­ría del Car­men Mi­lián.

Ya fun­cio­nan to­das las ins­ta­la­cio­nes de la clí­ni­ca. | fotos: Isa­bel Agui­le­ra Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.