Su agos­to en sep­tiem­bre

Es na­tu­ral con­cluir que de la con­mo­ción y te­mor cer­cano al pá­ni­co que sue­len acom­pa­ñar a even­tos co­mo los hu­ra­ca­nes, sur­gen gran­des ga­nan­cias

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión Revista Deportes - Gus­ta­vo Vol­mar gvol­mar@dia­rio­li­bre.com

Lar­gas fi­las en los su­per­mer­ca­dos. Es­ca­sez de pi­las, ve­las, fo­cos y ga­lo­nes de agua. Es­ta­cio­nes de ga­so­li­na sin com­bus­ti­ble. Esas y otras es­ce­nas tu­vie­ron lu­gar mien­tras Ir­ma se acer­ca­ba al país, a pe­sar de que no se an­ti­ci­pa­ba un im­pac­to di­rec­to so­bre el te­rri­to­rio na­cio­nal. Por igual, y con ma­yor ra­zón, es­ce­nas si­mi­la­res ocu­rrie­ron en Puer­to Ri­co y la Flo­ri­da.

Te­nien­do en cuen­ta ese com­por­ta­mien­to, es na­tu­ral con­cluir que de la con­mo­ción y te­mor cer­cano al pá­ni­co que sue­len acom­pa­ñar a es­te ti­po de even­tos sur­gen gran­des ga­nan­cias pa­ra al­gu­nos sec­to­res. Ellos no son, por su­pues­to, res­pon­sa­bles por la lle­ga­da del ci­clón, pe­ro pen­sa­mos que sa­len muy be­ne­fi­cia­dos del asun­to. Eva­lua­cio­nes efec­tua­das en los EE.UU., sin em­bar­go, in­di­can que esos be­ne­fi­cios son cier­tos en al­gu­nos ca­sos pe­ro se exa­ge­ran en otros, de­pen­dien­do del pro­duc­to, la lo­ca­li­za­ción del ven­de­dor y la in­ci­den­cia real del fe­nó­meno.

Si el pro­duc­to es ad­qui­ri­do co­mo re­ser­va, pe­ro su con­su­mo con­ti­núa nor­mal, la com- pra ac­túa co­mo un ade­lan­to y se ob­ser­va un de­cli­ve en los días sub­si­guien­tes. En nues­tro ca­so con Ir­ma su­ce­dió así con las com­pras de com­bus­ti­ble pa­ra vehícu­los en la ca­pi­tal, pe­ro no tan­to en las de com­bus­ti­ble pa­ra plan­tas. Igual ocu­rrió con los ali­men­tos que se con­su­men ha­bi­tual­men­te. En la Flo­ri­da, sin em­bar­go, el uso de com­bus­ti­ble au­men­tó, tan­to an­tes co­mo des­pués, ya que mi­llo­nes de per­so­nas se des­pla­za­ron a otros lu­ga­res y lue­go re­tor­na­ron.

Si el ven­de­dor es­tá ubi­ca­do en la zo­na afec­ta­da, los da­ños su­fri­dos por sus ins­ta­la­cio­nes pue­den su­pe­rar las ga­nan­cias ob­te­ni­das por las ma­yo­res ven­tas, co­mo su­ce­dió en va­rias zo­nas de Puer­to Ri­co y la Flo­ri­da.

Por úl­ti­mo, si el ci­clón in­ci­de real­men­te, apa­re­cen be­ne­fi­cios pos­te­rio­res de­ri­va­dos de las la­bo­res de asis­ten­cia y re­cons­truc­ción. Au­men­ta la de­man­da por ma­te­ria­les de cons­truc­ción, ho­te­les, al­ber­gues, trans­por­te de car­ga, equi­pos pe­sa­dos, me­di­ca­men­tos y en­se­res del ho­gar. 

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.