¿Qué es la in­su­fi­cien­cia o fa­llo car­día­co?

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Planeta - La au­to­ra es car­dió­lo­ga clau­diaal­mon­te@hot­mail.com Dra. Clau­dia Almonte ¡Cui­da de ti y los tu­yos!

La in­su­fi­cien­cia car­día­ca se pro­du­ce cuan­do hay un des­equi­li­brio en­tre la ca­pa­ci­dad del co­ra­zón pa­ra bom­bear san­gre y las ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo. Es­to sig­ni­fi­ca que la san­gre no pue­de lle­var su­fi­cien­te oxí­geno y nu­trien­tes al or­ga­nis­mo pa­ra que fun­cio­ne nor­mal­men­te. Los sín­to­mas de in­su­fi­cien­cia car­día­ca ge­ne­ral­men­te se desa­rro­llan con el tiem­po a me­di­da que su co­ra­zón se de­bi­li­ta y no pue­de bom­bear la san­gre que su cuer­po ne­ce­si­ta. La in­su­fi­cien­cia car­día­ca ge­ne­ral­men­te re­sul­ta en un co­ra­zón agran­da­do (ven­trícu­lo iz­quier­do).

¿Cuá­les son los sín­to­mas de la in­su­fi­cien­cia car­día­ca?

Fal­ta de ai­re, so­bre to­do cuan­do la per­so­na se acues­ta Sen­sa­ción de can­san­cio, ago­ta­mien­to Tos o sil­bi­dos, es­pe­cial­men­te cuan­do la per­so­na ha­ce ejer­ci­cios o se acues­ta Hin­cha­zón en los pies, to­bi­llos y pier­nas Au­men­to de pe­so de­bi­do a la re­ten­ción Con­fu­sión o fal­ta de cla­ri­dad men­tal

¿Cuá­les son las cau­sas?

La cau­sa más co­mún de in­su­fi­cien­cia car­día­ca es la en­fer­me­dad de ar­te­ria co­ro­na­ria. La en­fer­me­dad de ar­te­ria co­ro­na­ria se ma­ni­fies­ta cuan­do las ar­te­rias que pro­veen de san­gre al co­ra­zón, se es­tre­chan por la acu­mu­la­ción de de­pó­si­tos gra­sos de­no­mi­na­dos pla­cas. Al­gu­nas per­so­nas son más pro­pen­sas que otras a su­frir in­su­fi­cien­cia car­día­ca. En oca­sio­nes no se pue­de pre­de­cir, pe­ro exis­ten fac­to­res de ries­go co­no­ci­dos. Re­co­no­cer­los y ver a un mé­di­co pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­to tem­prano es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra un buen tra­ta­mien­to. En­tre los fac­to­res de ries­go se in­clu­yen los si­guien­tes: Un ata­que al co­ra­zón an­te­rior que ha da­ña­do el múscu­lo car­día­co. De­fec­tos car­día­cos de na­ci­mien­to. Pre­sión ar­te­rial al­ta (Hi­per­ten­sión ar­te­rial) En­fer­me­dad de las vál­vu­las car­día­cas En­fer­me­da­des del múscu­lo car­día­co In­fec­ción del co­ra­zón y/o de las vál­vu­las car­día­cas. Rit­mo car­día­co anor­mal (arrit­mias) Te­ner so­bre­pe­so Dia­be­tes Pro­ble­mas de ti­roi­des Abu­so de dro­gas o al­cohol Al­gu­nos ti­pos de qui­mio­te­ra­pia Con tra­ta­mien­to el pro­nós­ti­co di­fie­re en gran me­di­da de la cau­sa que la mo­ti­va. Por es­ta ra­zón, re­sul­ta tan im­por­tan­te el pre­ve­nir su apa­ri­ción y el se­gui­mien­to co­rrec­to de las in­di­ca­cio­nes y con­tro­les. So­lo tu mé­di­co pue­de de­cir si tie­nes in­su­fi­cien­cia car­día­ca y cuán­to ha pro­gre­sa­do la pa­to­lo­gía. Tu mé­di­co re­vi­sa­rá tus an­te­ce­den­tes mé­di­cos (in­clui­das en­fer­me­da­des pre­sen­tes y pa­sa­das), tus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res y tu es­ti­lo de vi­da. Co­mo par­te de tu exa­men fí­si­co, se re­vi­sa­rá, ade­más del co­ra­zón, los pul­mo­nes, el ab­do­men y las pier­nas, pa­ra ver si hay sig­nos de in­su­fi­cien­cia car­día­ca. Aun­que la pa­la­bra in­su­fi­cien­cia su­gie­re un pro­ce­so be­nigno, la in­su­fi­cien­cia car­día­ca, sin tra­ta­mien­to, tie­ne un pro­nós­ti­co peor que mu­chos cán­ce­res. Con tra­ta­mien­to el pro­nós­ti­co di­fie­re en gran me­di­da de la cau­sa que la mo­ti­va. Por es­ta ra­zón, re­sul­ta tan im­por­tan­te el pre­ve­nir su apa­ri­ción y el se­gui­mien­to co­rrec­to de las in­di­ca­cio­nes y con­tro­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.