Il Vo­lo ofre­ce con­cier­ta­zo en Pa­la­cio de los De­por­tes

“Not­te Ma­gi­ca: A Tri­bu­te To The Th­ree Te­nors” es una pro­pues­ta ale­gre pa­ra que ca­da uno bri­lle con su voz

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Revista - Al­fon­so Qui­ño­nes

SAN­TO DO­MIN­GO. Lo de Il Vo­lo el miér­co­les, en el Pa­la­cio de los De­por­tes, de la mano de Cé­sar Suá­rez Pi­zano, fue al­go más pa­re­ci­do a un con­cier­to de rock, por mu­cho que es­tu­vie­se pa­sa­do por las aguas li­ge­ras de la can­ción na­po­li­ta­na, ro­man­zas, zar­zue­las y arias de ópe­ras.

Las mu­cha­chas da­ban gri­ti­tos que no lle­ga­ban a la his­te­ria, en o des­pués de las ova­cio­nes, cuan­do ya los aplau­sos se van ca­llan­do. El es­ce­na­rio es­ta­ba en­ga­la­na­do co­mo nun­ca es­tu­vo en el Pa­la­cio de De­por­tes, in­clu­yen­do gran­des te­lo­nes de bo­ca, que con el efec­to de las lu­ces imi­ta­ban ter­cio­pe­lo.

Buen pú­bli­co, aplau­di­dor y sen­si­ble, que no re­ple­tó el afo­ro, co­mo era me­re­ci­do. Pe­ro pa­ra ser miér­co­les es­tu­vo bien. El so­ni­do fun­cio­nó efec­ti­vo, has­ta el mo­men­to de las dos can­cio­nes fi­na­les en que subie­ron el vo­lu­men.

En­tró Dar­win Aquino a di­ri­gir la or­ques­ta sin­fó­ni­ca y tras él, rau­dos, los can­tan­tes. El co­mien­zo fue se­co, ro­tun­do, un gol­pe a tres vo­ces: Ne­sum Dor­ma, aria del ac­to fi­nal de Tu­ran­dot, de Puc­ci­ni, que era im­po­si­ble no re­cor­dar a los tres te­no­res: Pa­va­rot­ti, Ca­rre­ras y Plá­ci­do Do­min­go (Di­le­gua, o not­te! Tra­mon­ta­te, ste­lle! / Tra­mon­ta­te, ste­le! All´alba vin­ce­ró!); al ini­cio fue­ron los aplau­sos y al ce­rrar la ova­ción, que se con­vir­tió en se­gui­di­lla de la no­che.

Lue­go el sue­ño de Agus­tín La­ra, Gra­na­da, tam­bién jun­tos Gian­luc­ca, Ig­na­zio y Pie­ro. Tras la ova­ción sa­lu­dan “Ho­la san­to Do­min­go, buon­na se­ra”, pre­sen­ta­ron la or­ques­ta Ba­tu­ta: “Es­ta no­che va a ser un con­cier­to clá­si­co por­que va­mos a can­tar las can­cio­nes más be­llas del re­per­to­rio de los tres te­no­res”. Y tras ala­bar la par­ti­ci­pa­ción de Plá­ci­do Do­min­go en el pri­mer con­cier­to, en Flo­ren­cia, Pie­ro ex­pre­só que traer es­te ti­po de mú­si­ca acá es un pri­vi­le­gio.

Gian­luc­ca y Pie­ro de­ja­ron a Ig­na­zio en so­li­ta­rio. La gen­te se­guía lle­gan­do. Una fur­ti­va la­gri­ma, ro­man­za de la ópe­ra L’eli­sir d’amo­re,

de Do­ni­zet­ti. Gian­luc­ca re­gre­só en so­li­ta­rio y can­tó La dan­za, can­ción có­mi­ca de Ros­si­ni. Pie­ro Ba­ro­ne E lu­ce­van le ste­lle fa­mo­sa aria ro­man­za de Tos­ca, com­pues­ta por Puc­ci­ni. En­se­gui­da se su­ma­ron Ig­na­zio y Gian­luc­ca pa­ra en­to­nar la can­ción na­po­li­ta­na Tor­na a Su­rrien­to, de los her­ma­nos De Cur­tis. Al fi­nal mu­tis del trío pa­ra que la or­ques­ta hi­cie­ra el Pre­lu­dio de Car­men, la ópe­ra de Bi­zet. Al re­gre­so otra can­ción na­po­li­ta­na Co­re ‘ngra­to, de Salvatore Car­di­llo.

Pie­ro e Ig­na­zio cons­tru­ye­ron un Pae­se d’o So­le,

can­ción de Vin­cen­zo D’an­ni­ba­le e Li­be­ro Bo­vio, que im­pac­tó mu­cho en las no­tas fi­na­les, por un sos­te­ni­do bien re­suel­to a dos vo­ces. Dos dúos más Ma­ría (de West Si­de Story) por Ig­na­zio y Gian­luc­ca, y My Way, ori­gi­nal del fran­cés Clau­de Fran­co­is, ver­sio­na­da en in­glés por Paul An­ka de la cual fue tra­du­ci­da al es­pa­ñol, y don­de Gian­luc­ca bri­lla con su voz gra­ve muy se­gu­ra. Mien­tras Ig­na­zio Bos­chet­to pro­pu­so tam­bién de West Si­de Story, de Berns­tein, su ver­sión de To­night.

Tras la cla­se de En­glish Spag­het­ti que die­ron, re­tor­na­ron a los orí­ge­nes con

Sur­da­to ´nam­mu­ra­to, can­ción na­po­li­ta­na de En­ri­co Can­nio. Peor en­se­gui­da fue­ron al es­pa­ñol con Cie­li­to lin­do, del me­xi­cano Qui­rino Men­do­za y Cortés, en una ver­sión muy aplau­di­da y co­rea­da, ju­gue­te co­mu­ni­ca­cio­nal con el pú­bli­co don­de el di­rec­tor Aquino de­mos­tró no so­lo ba­tu­ta efec­ti­va, sino tam­bién ac­ti­tud an­te las fre­cuen­tes bro­mas en­tre los jó­ve­nes can­tan­tes (por mo­men­tos de­ma­sia­das), que les ser­vían de co­mo­di­nes pa­ra avan­zar el tiem­po y des­can­sar la voz.

Vol­vió una ron­da de so­li­ta­rias con Gian­luc­ca en

Aran­juez con tu amor, de Joa­quín Ro­dri­go; Pie­ro con

No pue­de ser, de la zar­zue­la

La Ta­ber­ne­ra del puer­to, de Pablo So­ro­zá­bal, has­ta el cli­max de So­le mio, de Eduar­do Di Ca­pua y en el aria de La Tra­via­ta de Ver­di, Li­bia­mo ne´lie­ti ca­li­ci.

Gian­luc­ca ba­jó del es­ce­na­rio en Mas que amor (Edgar Cortázar/mark Port­man), cuan­do los tres se que­da­ron en man­gas de ca­mi­sa pa­ra el fi­nal más pop.

Si me fal­ta tu mi­ra­da (Clau­dia Brandt/marco Ma­ri­nan­ge­li), Vo­la­re (Do­me­ni­co Mo­dugno), ya to­dos de pie, en fal­so fi­nal y en la ña­pa, en­se­gui­di­ta, Gran­de amo­re (Fran­ces­co Boc­cia, Ci­ro “Tommy” Es­po­si­to, Jo­sé Luis Pa­gán). Y arri­ve­der­ci, bam­bi­ni. 

AL­FON­SO QUI­ÑO­NES

Pie­ro, Gian­luc­ca e Ig­na­zio, al fi­nal del con­cier­to, dan­do la úl­ti­ma no­ta de “Gran­de amo­re”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.