De Odebrecht, éti­ca y ban­ca

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias | Opinión Revista Deportes -

An­drés, un pe­que­ño em­pre­sa­rio, fi­nal­men­te ob­tu­vo el prés­ta­mo que ha­bía es­ta­do re­qui­rien­do a su en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Una vez des­em­bol­sa­do, eso sí, An­drés le sa­có “lo su­yo” a Benito, el ofi­cial de pla­ta­for­ma que le ayu­dó a tra­mi­tar la so­li­ci­tud.

Car­lo­ta se per­ca­tó de que Da­vid, su su­per­vi­sor en el de­par­ta­men­to de co­bros del ban­co don­de tra­ba­ja­ba, les “tum­ba­ba” las mo­ras y pe­na­li­da­des a los deu­do­res de ma­ne­ra to­tal­men­te dis­cre­cio­nal y que a ve­ces se reunía en pri­va­do con esos clien­tes mo­ro­sos pa­ra re­ci­bir­les los pa­gos en pri­va­do, de ma­ne­ra di­rec­ta y en efec­ti­vo.

Elías te­nía que cum­plir con la “cuo­ta” men­sual de nue­vas cuen­tas de aho­rro abier­tas y tar­je­tas ac­ti­va­das asig­na­da a él co­mo ofi­cial de pla­ta­for­ma en un ban­co. Era tan­ta la pre­sión que re­ci­bía de sus su­per­vi­so­res que, co­mo algo nor­mal, Elías abría mu­chas de esas cuen­tas a nom­bre de sus clien­tes sin que ellos real­men­te las so­li­ci­ta­ran y mu­cho me­nos las ne­ce­si­ta­ran.

Fer­nan­do tra­ba­ja en la te­so­re­ría de una en­ti­dad. Su ta­rea es co­lo­car los ex­ce­den­tes de li­qui­dez de de­pó­si­tos que su ban­co no lo­gra pres­tar. Aun­que Ban­co X es­tá dis­pues­to a pa­gar una me­jor ta­sa, Fer­nan­do de­ci­de co­lo­cár­se­lo a Ban­co Y, don­de tra­ba­ja Gil­ber­to, un buen ami­go que re­gu­lar­men­te le pres­ta su ca­sa de pla­ya, con to­dos los gas­tos pa­gos.

Ho­me­ro es ge­ren­te de una su­cur­sal. Por sus tan­tos años de ser­vi­cio (tie­ne más de 10 en la mis­ma ofi­ci­na) go­za de la con­fian­za tan­to de sus su­per­vi­so­res en la principal, co­mo de sus clien­tes y sus su­per­vi­sa­dos.

Ca­da cier­to tiem­po, Ho­me­ro ha­ce re­ti­ros de cuen­tas de clien­tes, sin que es­tos si­quie­ra se den por en­te­ra­dos. Es tan­ta la con­fian­za que le tie­nen esos clien­tes, que le han pe­di­do a Ho­me­ro que les re­ten­ga sus es­ta­dos de cuen­ta en la ofi­ci­na y ni si­quie­ra los re­vi­san por las pla­ta­for­mas de ban­ca elec­tró­ni­ca de la en­ti­dad.

Los ca­je­ros tra­mi­tan es­tos re­ti­ros, con la so­la fir­ma del ge­ren­te, pues es el je­fe, su su­per­vi­sor in­me­dia­to (y ade­más ami­go, a quien le de­ben su em­pleo) y en­tien­den que su au­to­ri­dad es ab­so­lu­ta e in­cues­tio­na­ble.

Lo que ni los su­per­vi­so­res de Ho­me­ro, ni sus em­plea­dos ni mu­cho me­nos sus clien­tes sos­pe­chan, es que por mu­chos años Ho­me­ro ha te­ni­do una re­la­ción com­pul­si­va con los ca­si­nos (es­pe­cí­fi­ca­men­te con la ru­le­ta) y que, en­tre vi­si­ta y vi­si­ta, ha acu­mu­la­do va­rios mi­llo­nes en pér­di­das por apues­tas que hi­zo con el di­ne­ro de los de­po­si­tan­tes.

La pa­ja en el ojo ajeno

Los in­ci­den­tes an­tes des­cri­tos no son pro­duc­to de mi ima­gi­na­ción de es­cri­bi­dor. En el cuar­to de si­glo que lle­vo vin­cu­la­do al sec­tor fi­nan­cie­ro, he si­do tes­ti­go de es­tos lap­sus (y de otros, mu­cho peo­res) en la con­duc­ta éti­ca de ban­que­ros y ban­que­ras con de­ma­sia­da fre­cuen­cia.

De­tes­to pe­car de mo­ra­lis­ta, por­que fa­llas y de­bi­li­da­des te­ne­mos to­dos, pe­ro en un mun­do don­de to­do se re­la­ti­vi­za al ex­tre­mo y don­de la ne­ce­si­dad de “bus­cár­se­la” es algo nor­mal, que has­ta se jus­ti­fi­ca en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pues no ha­cer­lo es pro­pio de “pen­de­jos”, que es­tos “lap­sus” se den, una y otra vez, en to­do ti­po de en­ti­da­des, no de­be sor­pren­der.

Co­rrec­ta­men­te nos in­dig­na­mos con el es­cán­da­lo de Ode­bretch y mu­chos otros que sa­len a la luz pú­bli­ca, con la po­bre no­ta que sa­ca­mos co­mo país en los ín­di­ces de trans­pa­ren­cia a ni­vel mun­dial y con la im­pu­ni­dad que, tris­te­men­te, ca­rac­te­ri­za la dé­bil per­se­cu­ción de es­tos ac­tos de co­rrup­ción y des­via­ción de re­cur­sos pú­bli­cos.

Sin em­bar­go, en nues­tro queha­cer per­so­nal, so­mos los pri­me­ros en pa­sar­le “una pa­pe­le­ta de cien” al po­li­cía que nos de­tie­ne en la ca­rre­te­ra (pa­ra “los re­fres­cos”) o un so­bre­ci­to al co­lec­tor de im­pues­tos que “nos re­suel­ve”. To­ca “de­fen­der­se”, co­mo de­ci­mos en buen do­mi­ni­cano, igual co­mo les en­se­ña­mos a nues­tros pro­pios hi­jos que, sea en la es­cue­la o la uni­ver­si­dad, si con un “chi­vo” o con pla­giar un tex­to o co­piar­se de un com­pa­ñe­ro pue­den “re­sol­ver” o has­ta so­bor­nar a un pro­fe­sor o una maes­tra, ¡que re­suel­van pues!

¿Apren­der a ser éti­co?

Si no que­re­mos des­cen­der aun más en una sel­va del sál­ve­se quien pue­da, co­mo per­so­nas, co­mo pa­dres y co­mo pro­fe­sio­na­les, to­ca ha­cer una pa­ra­da en el tra­jín de nues­tro día a día, ver­nos en el es­pe­jo y cues­tio­nar nues­tra pro­pia con­duc­ta, nues­tros va­lo­res y nues­tras prio­ri­da­des.

No po­de­mos es­pe­rar que hi­jos de pa­dres co­rrup­tos, que en­se­ña­mos en las es­cue­las y las uni­ver­si­da­des a ser tram­po­sos o a “bus­cár­se­las”, lue­go lle­guen a nues­tras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, por ejem­plo, a ser ban­que­ros o ban­que­ras de con­duc­ta éti­ca o irre­pro­cha­ble, cus­to­dios del aho­rro y la con­fian­za de to­da una so­cie­dad.

¿Pa­sos que se pue­den to­mar? Ade­más de dar el ejem­plo, des­de la ins­tan­cia más al­ta, ca­da en­ti­dad fi­nan­cie­ra tie­ne que ela­bo­rar un “có­di­go de éti­ca o con­duc­ta” que va­ya más allá de un sim­ple pan­fle­to que se en­tre­ga a los nue­vos em­plea­dos.

De la sim­ple pres­crip­ción o un abu­rri­do lis­ta­do de “qué ha­cer y no ha­cer”, se de­be pa­sar a ca­sos de es­tu­dio, ca­sos rea­les (¡oja­lá de si­tua­cio­nes que en el pa­sa­do se ha­yan pre­sen­ta­do en la mis­ma or­ga­ni­za­ción!), que co­lo­quen a to­do ban­que­ro o ban­que­ra en la po­si­ción de An­drés, Benito, Car­lo­ta, Da­vid, Elías, Fer­nan­do, Gil­ber­to u Ho­me­ro.

Oja­lá, tam­bién, que a par­tir de la si­mu­la­ción y el es­tu­dio de esos es­ce­na­rios rea­les, que no pue­den li­mi­tar­se al pro­ce­so de in­duc­ción sino que de­ben lle­var­se a ca­bo de ma­ne­ra con­ti­nua, se des­pren­dan de­ba­tes, dis­cu­sio­nes y rea­les con­sen­sos en torno a lo que es (y no es) acep­ta­ble en ca­da una de nues­tras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Mu­chas ve­ces que­re­mos pen­sar que las con­duc­tas de An­drés, Benito, Car­lo­ta, Da­vid, Elías, Fer­nan­do, Gil­ber­to y Ho­me­ro fue­ron ais­la­das. Úni­cas. Par­ti­cu­la­res.

La­men­ta­ble­men­te, por lo me­nos en mi ex­pe­rien­cia, si se iden­ti­fi­can esas con­duc­tas en al­gu­nos es al­ta­men­te pro­ba­ble que es­te­mos fren­te a un pro­ble­ma mu­cho más gra­ve que, de no ser aten­ti­do, nos pue­de aho­gar.

No ha­ga­mos, pues, co­mo el ca­pi­tán del Ti­ta­nic. Abra­mos los ojos, en nues­tros ho­ga­res, nues­tras em­pre­sas, nues­tros ban­cos y sí, en nues­tra so­cie­dad. Lo de Odebrecht, es­te­mos bien cla­ros, es so­lo la pun­ta del ice­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.