EN CA­BRAL, TRA­DI­CIÓN QUE EVO­LU­CIO­NA CON EL TIEM­PO

Ca­chúas y Man­tas, tra­di­cio­nes de Ca­bral que se man­tie­nen y re­nue­van en el Sur

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Portada - Pe­dro Ba­zil

CA­BRAL, BARAHONA. El nom­bre Ca­chúa vie­ne da­do por los gran­des ca­chos que lle­van las ca­re­tas usa­das por los es­cla­vos ci­ma­rro­nes que ce­le­bra­ran ri­tos y fies­tas que em­pe­za­ron a ini­cios del si­glo XIX, en la an­ti­gua co­lo­nia Es­pa­ño­la, des­pués de que Es­pa­ña ce­die­ra a Fran­cia la par­te Es­te de la is­la me­dian­te el Tra­ta­do de Ba­si­lea, fir­ma­do en 1795.

La his­to­ria cuenta que esos ri­tos na­cie­ron en El Ma­niel, un gran po­bla­do de es­cla­vos ci­ma­rro­nes li­ber­tos, que ha­cían ri­tua­les pre­ci­sa­men­te en la épo­ca de la Se­ma­na San­ta.

El mé­di­co Te­mís­to­cles Fé­liz Suá­rez, lí­der Ca­chúa Ma­yor y gran co­no­ce­dor de la tra­di­ción, di­jo que se­gún do­cu­men­tos con­ser­va­dos en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral de In­dias es­te pue­blo exis­tió con el nom­bre de San Cris­tó­bal de los Na­ran­jos des­de 1791, épo­ca en la cual se hi­zo el pri­mer re­gis­tro de esa co­mu­ni­dad.

Ex­pli­có que cuan­do Es­pa­ña ce­de a Fran­cia la par­te Es­te de la is­la Es­pa­ño­la, los es­cla­vos te­mie­ron ser do­mi­na­dos otra vez por los fran­ce­ses y se fue­ron ha­cia los mon­tes, de­ja­ron el po­bla­do va­cío, has­ta que Es­pa­ña re­con­quis­tó el te­rri­to­rio. En­ton­ces, los es­cla­vos vol­vie­ron otra vez en 1810 a El Rin­cón, hoy Ca­bral.

Con­tó que de­bi­do a las gue­rras de In­de­pen­den­cia y Res­tau­ra­ción se pro­du­jo un ce­se de la tra­di­ción. De 1875 a 1890 Ireno Fe­rre­ras, acor­deo­nis­ta, se jun­ta con las Ca­chúas y a rit­mo de la man­gu­li­na y el ca­ra­bi­né pa­sean por el pue­blo, bai­lan y ha­cen ri­tua­les, agre­gó.

“Las man­tas”, fru­to de la trans­for­ma­ción

El tiem­po ha ido pa­san­do y han cam­bia­do las tra­di­cio­nes. Del 2005 al 2006 hu­bo una gran trans­for­ma­ción en los ba­rrios y los jó­ve­nes crea­ron un nue­vo disfraz, ha­cien­do man­tas.

Se­gún in­for­man a Dia­rio Li­bre al­gu­nos po­bla­do­res de Ca­bral, las fa­mo­sas “Man­tas Ne­gras” sur­gen en el po­bla­do de Las Pe­ñue­las. Son gru­pos for­ma­dos por jó­ve­nes agre­si­vos, los cua­les in­clu­so ro­ban. Pa­ra re­pe­ler­los, han sur­gi­do otros gru­pos, co­mo las Man­tas de la Ban­de­ra, las Man­tas Ro­jas y las Man­tas Azu­les.

Se pro­du­cen en­fren­ta­mien­tos entre Ca­chúas y Man­tas Ro­jas y Azu­les con­tra las Man­tas Ne­gras. Esas con­fron­ta­cio­nes se de­no­mi­nan pun­teos, y en ellas el per­de­dor sa­le hu­yen­do, por­que no aguan­ta los fue­tes. Es­to ha va­ria­do la ce­le­bra­ción. Los pun­teos tam­bién se rea­li­zan por pu­ra di­ver­sión. En esas con­fron­ta­cio­nes se pro­du­cen he­ri­das en los ojos y le­sio­nes de gra­ve­dad, pe­ro no tie­nen con­se- cuen­cias le­ga­les, pues na­die las con­si­de­ra co­mo al­go per­so­nal.

“Los ni­ños se vis­ten de man­tas y van cre­cien­do, vien­do a sus pa­dres y se ha con­ver­ti­do en al­go tra­di­cio­nal en el pue­blo de Ca­bral, que no di­go que es da­ñino, pe­ro sí per­ju­di­ca un po­co lo que es el ori­gen de nues­tra tra­di­ción”, se­ña­la el lí­der Ca­chúa Ma­yor, Te­mís­to­cles Suá­rez.

“A mí me gus­tó co­ser des­de que yo es­ta­ba chi­ca. Mi pa­pá me com­pró una má­qui­na. Yo no sa­bía ni si­quie­ra en­sar­tar la agu­ja”, di­ce Migdalia Fé­lix Al­cán­ta­ra.

“Los tra­jes han cam­bia­do mu­cho. Aho­ra tie­nen esos tra­jes muy vo­lu­mi­no­sos, bri­llan­tes… Ya eso no es tra­di­ción, ya eso es otra co­sa”, ex­pre­sa Migdalia Al­cán­ta­ra

Vea el reportaje com­ple­to en dia­rio­li­bre.com

PE­DRO BA­ZIL

Las fies­tas de las Ca­chúas se ce­le­bran Sá­ba­do y Do­min­go san­tos y el lu­nes si­guien­te, des­pués de la Se­ma­na Ma­yor.

Ca­chúas y Man­tas sen­ta­das so­bre ni­chos en el ce­men­te­rio.

Te­mís­to­cles Suá­rez du­ran­te la pre­pa­ra­ción de su atuen­do.

Una man­ta da fue­ta­zos en el ce­men­te­rio de Ca­bral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.