Las Amé­ri­cas en­cuen­tran una cau­sa co­mún en con­tra de Ma­du­ro

Do­nald Trump es el pri­mer pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en fal­tar a la Cum­bre de las Amé­ri­cas des­de su ini­cio ha­ce 24 años

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - Gi­deon Long

Amé­ri­ca La­ti­na y EEUU han en­con­tra­do una ra­ra cau­sa co­mún en con­tra de Ni­co­lás Ma­du­ro, el pre­si­den­te de Venezuela, en una con­tro­ver­ti­da Cum­bre de las Amé­ri­cas mar­ca­da por la de­ci­sión de Do­nald Trump de que­dar­se en ca­sa pa­ra li­diar con el con­flic­to en Si­ria.

El Sr. Trump can­ce­ló apenas tres días an­tes del ini­cio de la cum­bre de es­te fin de se­ma­na en Li­ma, con­vir­tién­do­se en el pri­mer pre­si­den­te de EEUU en fal­tar al even­to des­de su ini­cio ha­ce 24 años. Al­gu­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos di­je­ron que su au­sen­cia era una se­ñal de lo po­co que le im­por­ta­ba la re­gión.

El lí­der es­ta­dou­ni­den­se en­vió al vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, en su lu­gar, pe­ro un pa­so en fal­so de la Ca­sa Blan­ca só­lo sir­vió pa­ra en­fu­re­cer aún más a los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. En una no­ta pa­ra pe­rio­dis­tas, la ofi­ci­na del Sr. Pen­ce anun­ció que asis­ti­ría a un ban­que­te ofre­ci­do por Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, quien re­nun­ció el mes pa­sa­do co­mo pre­si­den­te de Pe­rú.

La ten­sión co­mer­cial entre EEUU y Chi­na tam­bién en­som­bre­ció la cum­bre. Las em­pre­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas ex­por­tan mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en ma­te­rias pri­mas a am­bos paí­ses y des­con­fían de cual­quier ame­na­za de aran­ce­les adi­cio­na­les.

Pe­ro la ma­yo­ría de las na­cio­nes de las Amé­ri­cas es­ta­ban de acuer­do con res­pec­to a Venezuela. Con la ex­cep­ción de unos po­cos paí­ses de iz­quier­da, es­pe­cial­men­te Cu­ba, la ma­yo­ría de ellos ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción por el éxo­do de ve­ne­zo­la­nos que hu­yen de la hi­per­in­fla­ción, el ham­bre y el cri­men en su tie­rra na­tal.

“Es in­creí­ble que Ma­du­ro si­ga en un es­ta­do de ne­ga­ción cuan­do es­tá en­fren­tan­do una cri­sis tan cla­ra, cuan­do to­do el mun­do pue­de ver con sus pro­pios ojos có­mo su gen­te se es­tá mu­rien­do fí­si­ca­men­te de ham­bre”, di­jo Juan Ma­nuel San­tos, pre­si­den­te de Co­lom­bia, quien ha car­ga­do con el pe­so del éxo­do. Co­lom­bia, Chi­le y Ar­gen­ti­na di­je­ron que no re­co­no­ce­rían los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Venezuela, ar­gu­men­tan­do que la con­tien­da del 20 de ma­yo no se­ría li­bre ni jus­ta.

“Las elec­cio­nes no son de­mo­crá­ti­cas, no son trans­pa­ren­tes, no cum­plen con los es­tán­da­res mí­ni­mos de una so­cie­dad ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­ca”, di­jo Se­bas­tián Piñera, pre­si­den­te de Chi­le. “Yo pien­so que nin­gún país que real­men­te crea en la de­mo­cra­cia de­be­ría re­co­no­cer es­tas elec­cio­nes”.

El Sr. Pen­ce des­cri­bió a Venezuela co­mo “esen­cial­men­te un es­ta­do fa­lli­do” y al go­bierno de Ca­ra­cas co­mo una “dic­ta­du­ra co­rrup­ta”. “La res­pon­sa­bi­li­dad del su­fri­mien­to del pue­blo ve­ne­zo­lano se pue­de cen­trar en un so­lo hom­bre: Ni­co­lás Ma­du­ro”, di­jo.

Con el Sr. Ma­du­ro ex­clui­do de la cum­bre, la de­fen­sa de Ca­ra­cas re­ca­yó en La Ha­ba­na, y en oca­sio­nes los in­ter­cam­bios entre Bruno Ro­drí­guez, mi­nis­tro de re­la­cio­nes ex­te­rio­res de Cu­ba, y el Sr. Pen­ce fue­ron una re­mi­nis­cen­cia de los días más os­cu­ros de la gue­rra fría.

El Sr. Ro­drí­guez acu­só a la ad­mi­nis­tra­ción Trump de pro­mo­ver “el odio, la di­vi­sión, el egoís­mo, la ca­lum­nia, el racismo, la xe­no­fo­bia y la men­ti­ra”. El des­con­ge­la­mien­to de las re­la­cio­nes entre las dos na­cio­nes ba­jo Ba­rack Oba­ma se ha re­ver­ti­do, di­jo, y Cu­ba “no ce­de­rá un mi­lí­me­tro” en la for­ma en que lle­va a ca­bo sus asun­tos in­ter­nos.

El Sr. Pen­ce des­cri­bió al go­bierno cu­bano co­mo un “ré­gi­men des­pó­ti­co que ha tra­ta­do de ex­por­tar su ideo­lo­gía fa­lli­da en to­da la re­gión”. Su de­le­ga­ción aban­do­nó la sa­la de conferencias mien­tras ha­bla­ba el Sr. Ro­drí­guez.

En cuan­to al co­mer­cio, EEUU in­sis­tió en que no le ha­bía da­do la es­pal­da a Amé­ri­ca La­ti­na. Wil­bur Ross, se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, di­jo que EEUU es­ta­ba dis­pues­to a con­si­de­rar de nue­vo el Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP), el acuer­do de co­mer­cio mul­ti­na­cio­nal del que el Sr. Trump se re­ti­ró po­cos días des­pués de con­ver­tir­se en pre­si­den­te.

“El Sr. Trump es­tá dis­pues­to a lle­gar a un acuer­do so­bre el TPP, ba­jo las cir­cuns­tan­cias ade­cua­das”, di­jo el Sr. Ross.

En un dis­cur­so a los lí­de­res em­pre­sa­ria­les en la ca­pi­tal pe­rua­na, el Sr. Ross hi­zo una referencia ve­la­da a Bei­jing y di­jo que EEUU “no ce­de­rá el li­de­raz­go en nues­tro he­mis­fe­rio a los paí­ses au­to­ri­ta­rios que ex­plo­tan los ri­cos re­cur­sos naturales de la re­gión”. EEUU y Chi­na han es­ta­do en­vuel­tos en una dispu­ta con res­pec­to a las ta­ri­fas co­mer­cia­les en las úl­ti­mas se­ma­nas.

El Sr. Ross le di­jo a su au­dien­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na que só­lo 8 por cien­to de las im­por­ta­cio­nes chi­nas de la re­gión eran pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos, en com­pa­ra­ción con 79 por cien­to de las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. El res­to, di­jo, eran ma­te­rias pri­mas, pro­duc­tos agrí­co­las, mi­ne­ra­les y pe­tró­leo, con po­co va­lor agre­ga­do.

Pe­ro a me­di­da que cre­ce la in­fluen­cia de Bei­jing en Amé­ri­ca La­ti­na, mu­chos em­pre­sa­rios lo­ca­les pa­re­cen op­ti­mis­tas so­bre ha­cer ne­go­cios con Chi­na.

“To­dos es­tos te­mo­res con res­pec­to a Chi­na tie­nen más que ver con mi­tos y pre­jui­cios que reali­da­des”, di­jo Gustavo Gro­bo­co­pa­tel, director eje­cu­ti­vo de Los Gro­bo, un gran pro­duc­tor ar­gen­tino de tri­go y so­ja. “La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad nos mues­tra que las gue­rras co­mer­cia­les pue­den es­ca­lar rá­pi­da­men­te pa­ra con­ver­tir­se en ver­da­de­ras gue­rras”.

La cum­bre lle­gó en un mo­men­to en que la apro­ba­ción del pre­si­den­te de EEUU en Amé­ri­ca La­ti­na es­tá en un mí­ni­mo his­tó­ri­co. Un estudio del Pew Re­search Cen­ter des­cu­brió que 82 por cien­to de las per­so­nas en la re­gión con­si­de­ran que el Sr. Trump es arro­gan­te, 77 por cien­to di­cen que es in­to­le­ran­te y 66 por cien­to con­si­de­ran que es pe­li­gro­so.

AP/ ARIANA CU­BI­LLOS

↑ Mi­ke Pen­ce, vi­ce­pre­si­den­te de EEUU, des­cri­bió a Venezuela co­mo “esen­cial­men­te un es­ta­do fa­lli­do” y al go­bierno de Ca­ra­cas co­mo una “dic­ta­du­ra co­rrup­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.