La vuel­ta de los co­me­jo­nes

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Eduar­do Gar­cía Mi­chel

Ha­ce mu­chos años es­cri­bí un ar­tícu­lo so­bre el co­me­jón. En esa na­rra­ción, de­cía lo si­guien­te. “Cuan­do el ra­yo par­tió el cielo lleno de ira, na­ció el co­me­jón, hí­bri­do de ani­mal y hu­mano. Su piel es hú­me­da. En la bo­ca re­cir­cu­la una sa­li­va es­pe­sa y pe­ga­jo­sa, ma­lo­lien­te, con la que ad­hie­re las co­sas a su piel. Orejas gran­des, ojos mi­núscu­los. Ra­ma­la­zos de pe­lo en­ca­jan de­ba­jo de su an­cha na­riz. De que es feo, el mal­di­to, lo es, aun­que no de­ja de te­ner su gra­cia. Ese bi­go­ti­to tan ra­lo, al­gún en­can­to ten­drá.”

En aquel en­ton­ces me sen­tía preo­cu­pa­do por la de­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, co­rroí­das ca­da vez más por el gu­sano del clien­te­lis­mo y del con­ti­nuis­mo. Has­ta que me di cuenta que el ver­da­de­ro pe­li­gro es­ta­ba en el co­me­jón, que es el ins­tru­men­to de que se va­len pa­ra tri­tu­rar­las.

Y eso así por­que: “su es­pe­cia­li­dad es co­rroer ins­ti­tu­cio­nes. Le en­can­ta tre­par en las pa­re­des le­gis­la­ti­vas, hus­mear en las ga­ve­tas, re­cos­tar­se en los si­llo­nes. Allí se re­pro­du­ce a mon­to­nes. Tam­bién se es­pe­cia­li­za en los par­ti­dos y, en ge­ne­ral, en las hem­bras cim­brean­tes ata­via­das con el he­chi­zo ins­ti­tu­cio­nal.”

El co­me­jón rea­li­za su ta­rea en for­ma me­ticu­losa. Aca­ta to­das las for­ma­li­da­des, entre ellas la ve­ri­fi­ca­ción del quó­rum par­la­men­ta­rio. Usa el ma­zo pa­ra ini­ciar la se­sión. Y sa­le en for­ma ver­ti­gi­no­sa a cum­plir su mi­sión te­ne­bro­sa.

“Crunch, crunch, crunch, crunch, se es­cu­cha­ba. Crunch, zippp, crunch, zippp. Era un rui­do pa­ra­dó­ji­co, si­len­cio­so, se­pul­cral, de tum­bas pro­fun­das.”

Y el re­sul­ta­do de esa la­bor se ex­pre­sa en al­go muy con­cre­to, co­mo na­rra aque­lla his­to­ria.

“Po­co a po­co ellas fue­ron sien­do pe­ne­tra­das (las ho­jas del tex­to de la car­ta mag­na), sur­ca­das por ca­na­les mi­cros­có­pi­cos, mien­tras re­si­duos di­mi­nu­tos se des­pren­dían. Cien­tos co­rrían ex­ci­ta­dos por los ca­na­les re­cién abier­tos. Al fi­nal de tan ple­tó­ri­co tra­ba­jo, lo ex­tra­or­di­na­rio fue que to­das es­ta­ban in­tac­tas en apa­rien­cia, so­lo que ya no te­nían con­te­ni­do. Los co­me­jo­nes lo ha­bían en­gu­lli­do. Eran le­tra muer­ta. En el pi­so ya­cían por aquí, por allá, des­or­de­na­das. En una, en su par­te su­pe­rior, que­da­ba un te­nue ras­tro, y ca­si po­día leer­se que de­cía Cons­ti­tu­ción.”

Lue­go de na­rra­do el pro­ce­so me­dian­te el cual los co­me­jo­nes se en­gu­lle­ron la cons­ti­tu­ción, sin ni si­quie­ra bos­te­zar ni ex­cla­mar un hi­po, el re­la­to con­ti­núa así: “se ig­no­ra qué ocu­rrió des­pués, cuan­do la con­mo­ción y el es­truen­do lo arra­sa­ron to­do. Al­gu­nos re­cuer­dan el rui­do de la mul­ti­tud enar­de­ci­da, desafian­te, bus­can­do la­var la man­cha del atre­vi­mien­to. Otros, el chas­qui­do de me­ta­les ro­jos y el pi­so­tón tor­pe de la bo­ta, que tri­tu­ró el crá­neo de un in­men­so y em­bru­te­ci­do co­me­jón.”

Es de­cir, sur­gió el te­rror y los sa­bles im­pu­sie­ron el or­den. Al­gún ti­po de or­den.

Y ter­mi­na pre­gun­tán­do­se, des­pués de esa gran tra­ge­dia: “Quién sa­be si to­da­vía que­dan co­me­jo­nes, co­bi­ja­dos a la luz del apa­gón; ex­pec­tan­tes, si­nuo­sos, exa­mi­nan­do va­rian­tes y po­si­bi­li­da­des, a la es­pe­ra de una opor­tu­ni­dad, que cree­rán te­ner­la al al­can­ce de la pal­ma.”

Aho­ra, a mi men­te han vuel­to aque­llas preo­cu­pa­cio­nes. Per­ci­bo el tra­ji­nar in­so­len­te y cí­ni­co de las hor­das bien abas­te­ci­das de los co­me­jo­nes, pre­pa­rán­do­se pa­ra su gran y nue­vo fes­tín.

No se ven, son es­cu­rri­di­zos, pe­ro se sien­ten. Sus vi­bra­cio­nes y ma­las ma­ñas son in­ten­sas. Dis­fru­tan del di­ne­ro y del po­der. Al­can­zan or­gas­mos lar­gos cuan­do se en­cuen­tran en esas cum­bres.

Uno no sa­be si aho­ra, en el pre­sen­te, la re­no­va­da la­bor le­gis­la­ti­va en bus­ca de crear o mo­di­fi­car le­yes con­tra vien­to y ma­rea, es­con­de pro­pó­si­tos ul­te­rio­res. O si el in­ten­to por pe­ne­trar el man­to in­terno de los par­ti­dos es par­te, o no, de una cons­pi­ra­ción pa­ra con­ti­nuar de­bi­li­tan­do el en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal y es­ti­mu­lar la per­ma­nen­cia en el po­der.

No se sa­be. Lo que si se pre­sien­te es que, en es­te ca­so y co­yun­tu­ra his­tó­ri­ca, el ries­go de con­mo­ción es muy al­to.

Mon­tar un ata­que de co­me­jo­nes al mar­co ins­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ci­do, po­dría te­ner con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras pa­ra el sis­te­ma po­lí­ti­co, da­ña­do de por si por los es­cán­da­los de co­rrup­ción y la fal­ta de so­lu­ción a pro­ble­mas sen­si­bles, y afec­ta­do por el can­san­cio na­tu­ral que pro­du­ce la pro­lon­ga­ción en el po­der. Y de­ri­var en tras­tor­nos gra­ves pa­ra la eco­no­mía y so­cie­dad.

No hay que de­jar­se en­ga­ñar por el re­lum­brón de los es­pe­jos. So­lo exis­te una sa­li­da sa­bia. Y con­sis­te en ter­mi­nar bien el pe­río­do de go­bierno, ofre­cien­do so­lu­cio­nes a al­gu­nos pro­ble­mas an­ces­tra­les, y en­tre­gar el po­der al ven­ce­dor en elec­cio­nes ce­le­bra­das en un mar­co de igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Es­to ele­va­ría la es­ti­ma­ción pú­bli­ca del equi­po sa­lien­te, lo cual es de gran va­lor.

En ese es­ce­na­rio, los co­me­jo­nes no ten­drían jus­ti­fi­ca­ción ni ca­bi­da. En el al­ter­na­ti­vo, que lan­za­ría el país ha­cia lo in­cier­to y temible, si la ten­drían, pe­ro a qué pre­cio y a qué um­bral de ries­gos se ex­pon­drían.

Es co­mo pa­ra me­di­tar­lo.

No se ven, son es­cu­rri­di­zos, pe­ro se sien­ten. Sus vi­bra­cio­nes y ma­las ma­ñas son in­ten­sas. Dis­fru­tan del di­ne­ro y del po­der. Al­can­zan or­gas­mos lar­gos cuan­do se en­cuen­tran en esas cum­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.